CULTURA

Stabat mater muestra la violencia contra la mujer desde la danza


Hoy, a las 20:00, es la premier de la obra trabajada durante tres meses por la coreógrafa Camila Rocha Scardino, producto de su residencia en el Centro Artístico Fases y en la que participaron 12 bailarines de Santa Cruz  

Rocha exigió que más que alumnos, sean intérpretes de la danza

20/06/2017

Esta noche se pone en escena en Santa Cruz la obra de danza contemporánea Stabat mater, que es el resultado del programa de Coreógrafo Residente que el Centro Artístico Fases implementó este año, y del que participó en este primer semestre la cochabambina Camila Rocha Scardino.
La residencia de Rocha (y la de Andrea Scotta, que estará en el segundo semestre) surgió por una invitación de Fases, luego de buenas relaciones que se entablaron en el festival Danzénica del año pasado.

La residencia se inició en marzo, cuando audicionaron más de 50 bailarines para lo que sería Stabat mater; luego quedaron 21, y finalmente las 12 personas que danzarán hoy, en la premier de la obra, a las 20:00, en el Centro de la Cultura Plurinacional (René Moreno #369).

Rocha tenía como meta crear la obra, las coreografías y la dirección de la misma, sin ninguna condición más que la de conformar un elenco con los bailarines que se presentaran a la audición. 

Resultados positivos
Camila Rocha Scardino, intérprete, docente y coreógrafa, dijo que fue una sorpresa para ella encontrarse con un movimiento de danza en esta ciudad, lo que de alguna forma reafirma una percepción que ella tenía, de que hay muchos grupos interesantes independientes que van construyendo su proyecto de danza contemporáneo pero que no tienen un frente común y tampoco una misma mirada. 

En estos tres meses, lo que Rocha quiso hacer fue ir cambiando la idea de la danza contemporánea como mero hecho estético. “Quería que la vean como un lenguaje que comunica. La danza es un lenguaje y si vas a hacer arte es porque necesitás decirle algo a la sociedad”, expuso Rocha, que se formó en el instituto Laredo de Cochabamba, y también estuvo en Unearte (Caracas-Venezuela) como intérprete escénica.
Formó durante algún tiempo en la compañía de teatro Kiknteatr, de Diego Aramburo.  

Experiencia positiva
Diego Guantay, director artístico de Fases, señaló que el resultado de esta experiencia con la residencia es positivo, teniendo en cuenta las dificultades que tiene el sector de la danza  contemporánea.
Guantay dijo además que en este trabajo se demuestra la importancia de que los colectivos artísticos sepan articularse con instituciones. 



 




En esta nota