CULTURA

Quieren a Chiquitos en las rutas internacionales de turismo religioso


Ayer se inició la XIII versión del Congreso Internacional de Turismo Religioso y Sustentable en San José de Chiquitos. Autoridades esperan que ayude a posicionar a las Misiones Jesuíticas a escala internacional 

Las personas aprovecharon para visitar y fotografiarse en los lugares más llamativos.

04/10/2017

Desde ayer se lleva a cabo en San José de Chiquitos el XIII Congreso Internacional de Turismo Religioso y Sustentable, con representantes de Argentina, Paraguay, Brasil y Honduras, así como también de departamentos y municipios de Bolivia, que exponen el trabajo que efectúan para hacer del turismo un instrumento que permita el desarrollo social y económico de sus regiones.

En la primera jornada del congreso, que se realiza en el Conjunto Misional de San José y finaliza hoy, tomó la palabra Germaín Caballero, alcalde de San José, y llamó la atención la ausencia de la ministra de Culturas, Wilma Alanoca, que tenía que hablar de la experiencia del turismo religioso en Bolivia. Tampoco pudo  asistir el alcalde de Tarija, Rodrigo Paz Pereira, y estaba prevista la llegada del alcalde de La Paz, Luis Revilla,  para ayer por la noche. 

Caballero habló de lo que significan las Misiones de Chiquitos en Bolivia, y la importancia de ser una cultura viva que cada año atrae la atención de más turistas. “Ya está posicionada como el primer destino turístico de Santa Cruz y el segundo más importante del país, después del salar de Uyuni”, explicó el burgomaestre a EL DEBER. “Este congreso, y el que viene de Misiones Jesuíticas en noviembre, nos permite a los municipios chiquitanos buscar la proyección internacional”, agregó el alcalde.

Uno de los expositores de ayer fue Rubén Moyano, de Brasil, que creó este congreso que ya lleva 13 ediciones y es el director de Turismo y Cultura del municipio de Farol. Moyano habló del éxito de algunas rutas religiosas y cómo se puede reproducir esto en otros lugares. “En el turismo religioso entra el atractivo religioso y lo sustentablemente viable, o sea, tiene que dejar recursos en la región donde se realiza y ser socialmente justo, es decir, que no se pierdan las costumbres de la gente del lugar”, dijo Moyano, que también mencionó lo “ambientalmente adecuado”, que significa que a veces puede ser económicamente viable y socialmente justo, pero se puede perjudicar el medioambiente. “El ambiente, no solo de Chiquitos, sino de todo Santa Cruz y Bolivia, todavía se mantiene  muy lindo, con mucha agua y muchos árboles, y es importante conservar eso”.

Cecilia Chiuchich, coordinadora de turismo religioso del Ministerio de Turismo de Argentina, resaltó que en su país hace años que se viene trabajando con este turismo, ya que hay muchos eventos, manifestaciones, sitios y santuarios, y cada una de las provincias empezó a darle importancia a lo que es el turismo religioso.  “Vimos que era un producto que estaba muy desorganizado. Hay mucha información que no está sistematizada y no sabemos hasta dónde provoca este desarrollo que estamos queriendo pregonar”, explicó  Chiuchich y dijo además que después de sistematizar todo esto sabrán hacia dónde encarar de una mejor manera el tema del turismo religioso. 

Finalmente, Paola Parada, secretaria departamental de Desarrollo Humano del Gobierno de Santa Cruz, indicó que lo que su institución quiere es consolidar el turismo religioso  local en el mapa mundial, y en este congreso buscan intercambiar experiencias con los países vecinos, que tienen una mayor trayectoria en esta área, y a la vez desarrollar estrategias en conjunto. Parada y  Caballero coincidieron en señalar la importancia de que las Misiones Jesuíticas de Chiquitos se incorporen a la ruta de turismo religioso del Vaticano, de la que fueron excluidas a comienzos de año. 



En esta nota



e-planning ad