EJTI STIH

Ejti Stih: “Que al año mueran 500 mujeres por aborto en el país es algo terrible”


La artista presenta desde hoy, a las 20:00, en Manzana 1 su nueva exposición Rojo y Oro. Desde una mirada crítica, Stih pone el dedo en la llaga acerca del aborto 

La artista junto a uno de sus cuadros que expone desde hoy, la mayoría de ellos son de grandes dimensiones
Escuchar el artículo Pausar Lectura

08/03/2018

 ¿Qué te animó a abordar un tema tan polémico como el del aborto?
Ya en el 2000 hice un cuadro en homenaje a una niña violada de 11 años que quedó embarazada y una jueza decidió que tenga el hijo. Fue un escándalo mediático  que se discutió mucho. Después una entidad cívica condecoró a esa jueza por lo que había hecho, como un gran logro, pero nadie se puso en los zapatos de esa niña que estaba obligada a ser madre,  una cosa tremenda. El otro día en la televisión hablaban de un caso de una chica que se desangraba en un alojamiento, porque quería abortar. Que al año mueran 500 mujeres  por aborto en el país es terrible. Es un tema del que vale la pena hablar, porque es un problema. 

 ¿La intención es visibilizar el problema?
No pinto para llamar la atención, creo  que mi trabajo como artista es generar reflexiones, más que nada, pero bueno el trabajo de un artista debe ser sincero y al final tienes que tener una posición. Como mis temas son temas que nos incumben como sociedad por eso llaman la atención, pero esa no es mi intención. Solo trato de reflexionar acerca de temas que me duelen, como este, o el de la  migración, el humo y otras cosas que nos afectan.

Son pinturas inquietantes  y críticas a ciertos personajes de la sociedad ¿No crees que pueden generar polémicas? 
No las hice con ese propósito. No es tampoco el de hacer un panfleto o una manifestación,  simplemente tocar los corazones de las personas y que piensen de una manera sincera. Yo no hago manifiestos. Mi propósito siempre es escarbar un poquito debajo para lograr ese sinceramiento. Yo me sincero conmigo misma cuando expongo estos trabajos y la gente que los mire ojalá les pase lo mismo. Yo pienso que ninguna mujer es pro aborto, sino que hay situaciones en la vida que son insostenibles. Personalmente considero, que la decisión de tener o no tener un hijo es el derecho de cada mujer. 

Hay cuadros en los que muestras  dos caras de una misma situación y desvela su lado más oscuro ¿Crees que hay hipocresía en la sociedad cuando se aborda el tema del embarazo no deseado?

La hipocresía es algo que domina no solo a esta sociedad, sino a muchas, porque enfrentar los hechos y mirar la vida de una manera sincera y tolerante siempre es difícil.  La vida no es perfecta y es más fácil esconderse detrás de un panfleto, de una teoría y no enfrentarla como en realidad son en la vida cotidiana. Generalmente gana la hipocresía. Nos tapamos los ojos y todos decimos que el culpable es otro y que no es parte de lo que uno puede influenciar. 

Por la temática y por las dimensiones grandes que tienen no son cuadros que puedan ser fácilmente vendidos o que se los pueda lucir en la sala de una casa 

Yo sé que estos cuadros no los va a querer nadie (risas). Para lo vendible hago cajitas, almohadones, otro tipo de cuadros de lo cual me alimento y vivo. 

¿Es la Ejti Stih más provocativa de la última época?
No sé, eso lo dirá la gente. Yo pienso que es un intento sincero de hablar sobre un tema que es más que nada acerca de mujeres. 

Hay ciertas personas que te critican y dicen que te has vuelto muy comercial ¿Qué opinas de esos comentarios? 

Yo sé que muchos  me achacan de que soy una 'vendedora  de souvenirs', lo que pasa es que soy una mujer que me han educado con la idea de que no tengo que vivir a costa de mi marido. He crecido con esa mentalidad, entonces mi marido no me mantiene, me mantengo yo.

Un cuadro grande con estas temáticas  no lo va a comprar nadie, yo me sostengo vendiendo estos souvenirs y te voy a decir que me siento muy honrada si hay alguien que por la mañana toma café en una taza con un cuadro mío. Me parece una cosa hermosa.

Yo no lo veo como un michi souvenir, para mí es un honor. Ahora cuando uno hace un cuadro grande tiene que ser atrevido. Asumir desafíos, como el de dejar superficies vacías, de no llenarlos de muñequitos de colores ahí está el desafío cuando uno trabaja en formatos grandes. 

¿Llevarás esta exposición a otros lugares? 
No lo sé, una vez acabo una pintura no me preocupo tanto por su futuro ni de ellas. En otras palabras  nunca vuelvo al lugar del crimen (risas).



 




En esta nota