ESCENAS

Pintura de Diego Rivera, la obra latinoamericana más cara de la historia


El cuadro del artista mexicano alcanzó los 9,76 millones de dólares durante la subasta de la colección Rockefeller. Supera a Frida Kahlo


'The Rivals' del artista Diego Rivera durante la subasta de la casa Christie's
Escuchar el artículo Pausar Lectura

09/05/2018

 La pintura "Los Rivales" del artista mexicano Diego Rivera arrebató a una obra de Frida Kahlo el récord de la obra latinoamericana más cara jamás vendida en una subasta, al venderse en Christie's de Nueva York en 9.762.500 millones de dólares.

Rivera (1886-1957) superó así a su pareja, la también mexicana Frida Kahlo, cuyo "Dos desnudos en el bosque (La tierra misma)", de 1939, fue vendido por 8,5 millones de dólares en 2016, también en Christie's de Nueva York.

 "Hace tiempo esperábamos esto y ahora Frida y Diego están finalmente cuello a cuello", dijo Virgilio Garza, director de arte latinoamericano de Chriestie's, citado por el sitio especializado artnews. Pero "Los Rivales", cuya venta era estimada antes de la subasta en un máximo de siete millones de dólares, no es la pintura más cara de Latinoamérica, aunque ese honor le cabe también a Rivera.

La pintura más valiosa jamás vendida de un artista latinoamericano es "Baile en Tehuantepec", que Rivera culminó en 1928. Fue comprada por el empresario y coleccionista de arte argentino Eduardo Constantini a una colección privada fuera de México por 15,7 millones de dólares en 2016.

No obstante, la exitosa venta de "Los Rivales" estableció un récord de ventas en subastas para el artista mexicano "y en el proceso se convirtió en la obra de arte de mayor valor en la historia de las subastas", dijo Christie's.

Encargada por Abby Aldrich Rockefeller, esposa de John D. Rockefeller Jr., "Los Rivales" fue terminado por Rivera a bordo del barco 'Morro Castle' en noviembre de 1931, cuando viajaba desde México a Nueva York para su retrospectiva en el Museo de Arte Moderno (MoMA), que se inauguró en diciembre de ese año.

Diez años después, la colorida pintura de dos rivales en una fiesta tradicional mexicana, fue ofrecida por Abby Aldrich Rockefeller como regalo a su hijo David y a su esposa Peggy, y pasó años exhibida en el salón de la pareja en Maine (este), informó la casa de subastas.

Integraba la subasta de obras de la colección de Peggy y David Rockefeller que en solo dos días de ventas ya ha recaudado 765,3 millones de dólares. Según el sitio especializado artnews, fue vendido a un coleccionista que participó telefónicamente, tras unos pocos minutos de puja.

Solo la subasta de arte latinoamericano de la colección, realizada este miércoles, recaudó 106,88 millones de dólares, el remate de arte latinoamericano más exitoso jamás realizado en Christie's.

Todas las ganancias serán destinadas a causas filantrópicas apoyadas por los Rockefeller, incluidos el MoMA, la Universidad de Harvard y el Consejo de Relaciones Exteriores (Council of Foreign Relations).



 




En esta nota