ENTREVISTA

Alcides Parejas Moreno: “Para hacer una biografía tenés que enamorarte del biografiado”


El padre José Andrés Salvatierra y su tiempo es la biografía que el historiador ha escrito acerca del sacerdote clave en las luchas por la independencia. Hoy lo presenta  

Parejas Moreno con el libro que esta noche presenta y con el que aporta a la historiografía no solo cruceña, sino también del país

11/10/2017

El historiador cruceño Alcides Parejas  presenta hoy la biografía de uno de los protagonistas fundamentales en las luchas independentistas de Santa Cruz. Un personaje apasionante, pero poco conocido. La presentación del libro se realizará a las 20:00 en la sede de la fraternidad Haraganes (calle Chuquisaca, esquina Ñuflo de Chávez). Conversamos con él para conocer detalles de su nueva publicación.

¿Por qué le surgió la inquietud de escribir acerca del padre José Andrés Salvatierra?
Me encontré con él cuando me metí a escribir una obra de teatro para rescatar a otra figura importante de ese periodo, que fue Ana Barba. Como estaba escribiendo ficción acerca de personajes históricos  junté  la figura de ella y la del padre  José Andrés Salvatierra, porque me pareció interesante que Ana Barba tuviera una idea libertaria a través de él. A partir de ese momento me entró curiosidad por el personaje y empecé a investigar;  y me di cuenta de que había muy pocas fuentes primarias. Las principales están en el archivo del padre Adrián Melgar I. Montaño, pero muy pocas.

Entonces recurrí a los archivos de Sucre, a través de un colega de la Academia Boliviana de Historia Eclesiástica, y él me buscó documentos, pero no tuvo mucho éxito. Se sabe lo que hizo, pero los documentos no están disponibles. Entonces el desafío se hizo mayor. Al no tener una abundante documentación sobre él abordé su  tiempo y a partir de ahí su biografía. Pero una  de las cosas que más me enamoró (porque para escribir una biografía tenés que enamorarte del biografiado, porque si no no podés hacer nada) es lo que escribió Alcide d'Orbigny  cuando lo conoció: “Al día siguiente fui a ver al prefecto, exmilitar y muy buen hombre, y al cura Salvatierra, a quien no se puede ver sin amar".
Eso me llenó de curiosidad, porque debió ser un hombre al que vos lo mirás de frente y te llena de confianza.

¿Cuáles fueron sus orígenes?
Él era de una familia muy cruceña, de padre militar. Es más,  tenía un hermano que también era cura, José Rafael, pero por esas cosas de la vida, mientras José Andrés era patriota, su hermano, que recibe la misma formación, era realista.  Mientras José Andrés era un hombre piadoso, entregado a la Iglesia, un filántropo, su hermano disfrutaba de la buena vida. Es uno de los que Humberto Vásquez Machicado menciona como uno de los  'canónigos tahúres' en su famoso texto Obispos y canónigos tahúres, Crónica de la Santa Cruz Colonial. Hay también un tercer Salvatierra que ha causado confusión.

En la Junta de Gobierno del 24 de septiembre de 1810 se menciona a una persona con ese apellido y durante muchísimo tiempo se creyó que era José Andrés, pero él en esa época estaba en Membiray, donde hace el levantamiento de las tropas. Varios historiadores repitieron ese dato equivocado. Pero eso no le quita ningún merito, porque además de haber sido el mentor de Cañoto (es él quien le mete las ideas revolucionarias), va a Membiray y adoctrina a  los soldados en favor de la libertad.

¿Esa inclinación hacia las ideas independentistas tiene que ver con su educación en Chuquisaca?
Sin lugar a dudas. No todos los que fueron a Chuquisaca se volvieron patriotas, también estudió allá su hermano, pero él parece que se impregnó de todas esas ideas, se entusiasmó con ellas y fue más un transmisor que un activista; igual va a sufrir las consecuencias. Por sus ideas la pasó muy mal. Fue exilado, tuvo que huir, estuvo de cura en un pueblito de Potosí, luego estuvo en Buenos Aires y Montevideo, donde también la pasó mal, pero fijate como son las cosas, en el año 1823 la santa sede mandó una comisión a Santiago de Chile, era la Misión Muzi, que pasó por Montevideo y dentro de esa misión venía un sacerdote, que luego se convirtió en el  papa Pío IX. El padre Salvatierra lo conoció y muchos años después, cuando lo propusieron para que fuera arzobispo de Chuquisaca, es Pío IX el que dijo que no podía ser él por su avanzada edad. Sin duda alguna lo impresionó. Imaginate la cantidad de gente que debió toparse en ese viaje, pero recordaba a ese curita de Montevideo.

¿Qué otros aspectos de la personalidad de Salvatierra usted pudo encontrar?
Era un hombre que se lo puede catalogar como un humanista, que predicaba la libertad, cosas que eran poco ortodoxas políticamente; sin embargo, era piadoso y un filántropo, porque mientras vivió en Chuquisaca ayudó a todos sus paisanos. Su fortuna, que no era poca,  la donó en su totalidad, por eso cuando muere lo único de él era lo que llevaba  puesto. No hay que olvidar que  donó lo que actualmente es la iglesia San Roque, también influyó para que lleguen los franciscanos y dio plata para que se arregle la iglesia de San Andrés. Era  uno de esos cruceños que hacía las cosas no por figurar, sin alardear. Es que los personajes apasionantes son los corrientes. O sea, ser héroe cada día hace al personaje y lo hace muy recio, un  héroe permanente, y ese es el caso de Salvatierra.



En esta nota



e-planning ad