ESCENAS

Paolo Agazzi: “Somos aves de paso; lo que queda es la obra”


El personaje ligado al cine y a la televisión nacional en las últimas cuatro décadas recibió el premio Patrimonio Audiovisual 2018 por parte de la Cinemateca Boliviana. Agazzi valora los aspectos más importantes del oficio de director

Paolo Agazzi augura que pronto se cuente con la tan postergada ley del cine en Bolivia
Escuchar el artículo Pausar Lectura

16/07/2018

Al momento de referirse a la historia del cine boliviano, su nombre no puede quedar de lado. Con películas como Mi Socio, Los hermanos Cartagena, El día que murió el silencio y El atraco se ha ganado un lugar entre los referentes de este arte en el país. Por esa razón, la Fundación Cinemateca Boliviana, como parte de la celebración de su aniversario 42, entregó el premio Patrimonio Audiovisual 2018 al cineasta ítalo-boliviano Paolo Agazzi, en reconocimiento a su aporte cinematográfico. 

“Siempre un premio es bienvenido, pero, en este caso, lo importante es que el reconocimiento va más a la obra, porque la cinemateca es el repositorio de la actividad visual de Bolivia; nosotros somos aves de paso, finalmente. Porque se supone que estas películas quedarán y en el futuro adquirirán otro interés para las nuevas generaciones”, expresa Agazzi. 

Su marca

Paolo, que ha sido también protagonista del auge de la televisión privada desde mediados de los años 80, con varias producciones en su haber, confiesa que al cine le guarda un cariño especial porque le ha permitido “formarse como artista y como persona”.

Sin duda, gran responsable de ese cariño es Mi Socio, la película de 1981, que se convirtió en pionera del cine folclórico o popular en Bolivia.
“La importancia de Mi Socio es que ha roto esquemas, al incursionar en otro tipo de cine, alejado de la temática política y social, que hasta entonces caracterizaba a las películas nacionales. Y ha sido valioso, sobre todo, por el gran éxito que le ha dado el público, al punto que hasta ahora me sigue persiguiendo”, añade. 

Agazzi resalta los intentos de acercar al público al cine nacional, los cuales han dado buenos resultados, luego de lo que él califica como un periodo de desenamoramiento. 

Al respecto, valora el impulso que han generado cintas como Viejo Calavera, además del intento de incursionar en otros géneros, como el western, el cual le gusta mucho. 

El cineasta dijo que está trabajando en dos guiones, pero prefiere no adelantar nada  hasta no tener algo concreto. 

Gran trayectoria

Italiano que amó Bolivia
Agazzi nació en Cremona, Italia. Estudió Guion y Dirección en Milán. Llegó a Bolivia en 1976 y se unió a la productora Ukamau. 

Algunas de sus películas
Mi Socio, Los hermanos Cartagena, El día que murió el silencio, Sena Quina/La inmortalidad del cangrejo y El atraco.



 




En esta nota