Una boliviana en la meca el cine

Natalia, la sonidista que triunfa en Hollywood


Con solo 24 años, Natalia Saavedra Brychcy tiene más de 70 créditos en largometrajes, cortometrajes y documentales. Uno de sus trabajos está actualmente en cartelera

La joven Natalia tiene 24 años y conoce el éxito en Hollywood

11/09/2017

Natalia Saavedra Brychcy sabe de sonidos, sabe de silencios y sabe la fórmula para que la combinación de ambos se convierta en un estímulo que atrape al espectador en una sala de cine. Su especialidad es el género de horror y uno de sus trabajos puede verse (más propiamente escucharse) por estos días en los cines cruceños que difunde la película Diabólico, dirigida por Alistair Legrand y con la actuación de Patrick Fischler, Joe Egender y Tom Wright.

Este filme es uno de los más de 70 a los que Saavedra (24) ha puesto el sonido. Su experiencia en la industria del cine independiente en Estados Unidos le ha valido llegar hasta Hollywood. La cruceña empezó su carrera como diseñadora de sonido en 2013. Después de graduarse de Full Sail University, en Orlando (Florida) con un título en Recording Arts, y tras ganar el premio de mejor alumna de su clase, Natalia decidió mudarse a Los Ángeles para seguir su carrera como diseñadora de sonido. Al poco tiempo fue contratada por el estudio boutique de posproducción Sonic Magic Studios. Su primer largometraje, como parte del equipo sonoro, fue la película del director Renny Harlin, La leyenda de Hércules, protagonizada por Kellan Lutz. 


A partir de ese momento, su talento fue reconocido y comenzó a trabajar como editora de efectos de sonido para largometrajes y cortometrajes independientes. A pesar de tener poca experiencia en aquella época, su creatividad, talento y arduo trabajo la llevó a ser supervisora de sonido de diversas películas.

En pleno trabajo. Natalia se encargó del sonido de más 70 filmes

Percepción
“Haber aprovechado las oportunidades que se me presentaron me ayudó a conseguir contactos y me permitió ganar más experiencia”, dice la joven, que se encuentra por estos días en Santa Cruz de la Sierra, visitando a su familia y trabajando, pues la tecnología digital en el cine permite hoy poder trabajar desde cualquier lugar. 

“En el cine de horror el sonido informa a la audiencia de cómo se debe sentir y cómo prestar atención a la escena. Es muy importante saber escoger los momentos para que el sonido se vuelva protagonista”, añade la experta, que está convencida de que en el cine boliviano hace falta más educación respecto a esta área. “Muchos se concentran en la parte de producción, pero, una vez que se monta la película, se olvidan del sonido como parte esencial para contar una historia”, finaliza Saavedra.  



En esta nota