ESCENAS

Mägo de Oz acusa a Gustavo Tobar de soborno, pero el productor lo niega


La banda asegura que el productor boliviano sobornó a policías para que arresten a los músicos. Tobar dice que tergiversan una charla con su mánager

El recital en La Paz se hizo el domingo, con entradas a mitad de precio, pero el show en Potosí no se realizó
Escuchar el artículo Pausar Lectura

13/06/2018

La banda española de folk metal Mägo de Oz afirmó ayer, mediante un comunicado en su página oficial, que el gerente de la empresa FM Rock Producciones, Gustavo Tobar, organizador de los shows de la banda en Bolivia, sobornó a cuatro policías bolivianos para encarcelar a tres de los miembros del grupo musical. 

“Aquí tenéis la primera de las muchas pruebas que tenemos de lo mafioso que es este individuo. Es una grabación que dejó a Augusto Serrano (nuestro mánager en España), con su propia voz en un mensaje de WhatsApp, donde deja claro que sus abogados tienen peso con la Policía y que si antes de las 14:00 Mägo de Oz no le entrega 17.000 dólares, Ivonne, nuestra road mánager, Txus y Moha no saldrán de la cárcel”, expresa el comunicado, que vine acompañado de un audio. 

Al respecto, Tobar afirmó que lo que se escucha en la grabación es, efectivamente, una charla con el mánager, pero que en ningún momento se habla de soborno, sino de la devolución del dinero que le pagó a la banda y que debía serle devuelto, al no cumplirse con lo estipulado en el contrato. “Están especulando para quedar bien con sus fans, están falseando un audio en el que estoy acordando la devolución del dinero con el mánager”, afirmó el productor boliviano. 

El sábado, el fundador de la banda, Txus di Fellatio; el violinista, Carlos Prieto 'Mohamed', y la mánager del grupo, Ivonne Cruz, fueron arrestados bajo la acusación de incumplimiento de contrato, luego de que el viernes por la noche se suspendiera el concierto Diabulus in Opera en La Paz, que debían efectuar acompañados de la Orquesta Filarmónica de El Alto y la Sociedad Coral Boliviana en el Teatro al Aire Libre. Al mismo tiempo, el recital programado para el domingo en Potosí se suspendía. 

La justificación del grupo fue que no se cumplió con los “requisitos técnicos habituales” para que se lleve a cabo un show de  tal magnitud.
Ante los reclamos, Tobar aseguró que el problema se dio porque el grupo no envió a tiempo los requisitos técnicos, por lo que en Aduana se demoró en procesar la  llegada de los mismos y se justificó diciendo que la banda “no tuvo la voluntad de sacar el concierto adelante”.

Según Tobar, al ver que no estaban cumpliendo con lo estipulado no le quedó más que solicitar la detención de Cruz y de dos miembros de la banda. 

“Acordamos que, finalmente, me devolverían $us 50.000, lo cual no llega ni al 30% de las pérdidas por los shows cancelados. El sábado pagaron 33.000 en efectivo y quedamos que los 17.000 restantes lo harían a través de una transferencia, que debe consumarse este miércoles, eso es lo que se escucha en el audio”, afirmó el productor. 

La plata de las entradas

El recital en La Paz se desarrolló el domingo bajo lluvia y con entradas a mitad de precio, pero el concierto en Potosí, que no se llevó a cabo, afectó a miles de fanáticos, incluyendo a los que habían llegado de otros países.  

En una conferencia de prensa ofrecida ayer, el viceministro de Defensa de los Derechos del Usuario y del Consumidor, Guillermo Mendoza, indicó que el reembolso del dinero se efectuará el viernes 15 y sábado 16. “Las entradas se van a devolver en su monto a quienes lo soliciten en diferentes puntos concentrados en Potosí y en Sucre", explicó la autoridad. Según Tobar, los pagos se realizarán en la tienda Julyos de Sucre y en el Hotel Samaricusun de Potosí, desde las 8:00 hasta las 20:00. 

Más detalles

Preparan denuncia
Los músicos, que se encuentran actualmente en Ecuador cumpliendo con su gira 30 aniversario, añaden en su página la resolución absolutoria de la Fiscalía. en la que el grupo queda libre de toda culpa. Según los miembros de la banda, están preparando una denuncia por extorsión, estafa y corrupción policial.



 




En esta nota