ESCENAS

Los Tigres del Norte en su antesala al Tahuichi


Hoy debutan en Argentina y este sábado estarán en Santa Cruz de la Sierra. Conozca la trayectoria de este grupo que ya tiene 135 discos de oro y hasta uno de diamante

La primera vez. Los Tigres del Norte actúan hoy por primera vez en la Argentina. Tendrán como invitados a Los Auténticos Decadentes, Coti y Fito Páez.
Escuchar el artículo Pausar Lectura

28/04/2016

Los Tigres del Norte debutan hoy en Argentina, en el Luna Park, y el sábado estarán en Santa Cruz de la Sierra para presentarse en el estadio Tahuichi Aguilera, como una serenata por el Día del Trabajo.

Para el público de Argentina son “el secreto musical mejor guardado” de las últimas décadas. Por lo menos hasta esta noche, cuando se descorra el telón del Luna Park y aparezcan “los jefes de jefes”, Los Tigres del Norte. Y la verdad es que hasta ese momento ellos son un gran misterio para el público masivo. No así para la comunidad de México que habita en territorio argentino, quienes los consideran verdaderos ídolos populares. Y no es para menos.

Un grupo que cultiva lo que se conoce como “música norteña”, estilo folclórico que combina baladas de amor, canciones muy alegres, pero que también tiene un fuerte tono de denuncia política y social en composiciones que les ha valido ser criticados y hasta censurados en su propio país.

Con sesenta álbumes grabados y más de 40 millones de discos vendidos en todo el mundo, Los Tigres del Norte han despertado la curiosidad y el fanatismo de personalidades tan variadas y extremas como el escritor Arturo Pérez Reverte, Los Rolling Stones, Ry Cooder, Andrés Calamaro y Palito Ortega, entre muchísimos otros que los perciben como una banda de culto, unos músicos auténticos y un gran fenómeno (por momentos casi inexplicable) de la música popular del continente.

Jorge Hernández es voz cantante, el líder y jefe natural de esta agrupación que sale de gira un promedio de 280 días al año por todo el mundo, desde hace casi medio siglo, conversó:

¿Cómo hacen con sus familias?

Llevamos ya casi tres meses sin regresar a nuestros hogares. Pero no nos quejamos. Es lo que hemos elegido y nos gusta mucho.

¿Cómo se dio de bautizar a la banda con este nombre?

Es toda una historia. Mis hermanos y yo éramos muy niños y vivíamos en un ranchito en Rosa Morada, Sinaloa. Un día nos fuimos a tocar a Mexicali, en Baja California y un día nos invitan a un concierto en una cárcel donde había muchos reclusos latinos. Yo todos los lunes iba hasta el correo a enviarle el dinero que ganábamos a nuestros padres. Y el hombre que me atendía, intrigado un día me pregunta qué hacía yo. Le dije que era músico y que trabajaba con mis hermanitos. Él me contó que era el programador de toda la música que se pasaba en las radios de Baja California y nos invita a tocar en esa cárcel, en el condado de Monterrey. Pero nosotros no teníamos ni pasaportes.
El nos consiguió los papeles, y cuando estábamos en Migraciones, el señor del mostrador nos pregunta en inglés quiénes éramos y qué veníamos a hacer. Le dijimos que éramos músicos y nos preguntó por el nombre de la banda. Le dijimos que no teníamos nombre, porque ni siquiera nombre teníamos. A veces en México nos conocían como Los Alegres, así que este hombre nos dijo “aquí a los niñitos les decimos de manera cariñosa “los tigrecitos”, así que como ustedes están yendo hacia el norte los podemos llamar The Little Tigers of the North”. Nos pareció bien. Luego este señor se lo pensó un poco y dijo “pero como supongo que van a seguir creciendo, mejor los llamamos Los Tigres del Norte”. Y así nos quedó. Nos bautizó un gringo!

Sigue Hernández: “En Sinaloa nos mostraron un estudio que se hizo hace unos años. Le preguntaron a niños de escuelas primarias y de secundario qué querían hacer el día de mañana. Si estudiar o qué. Y casi el ochenta por ciento contestó que querían ser narcos. ¡Tan jovencitos! ¡Era fatal! Se sienten atraídos por ese mundo de lujos, dinero fácil, autos importados, mujeres y droga. Ahorita mismo tu vas y les preguntas, y te contestan lo mismo. Es todo un tema".

700 canciones compuestas, 140 discos de platino, 135 de oro y hasta uno de diamante, premios Grammys... Las cifras de Los Tigres del Norte causan asombro.

La tercera generación del narcocorrido

Los Tigres del Norte tratan de despegarse de lo que se conoce hoy como “Movimiento Alterado”, una moda que es casi estilo de vida en México, nacida en Culiacán, Sinaloa y que glorifica al narcotráfico y la violencia de estos grupos del crimen organizado.

Ellos son la tercera generación de los narcocorridos. Bandas y solistas como Alfredo Ríos, alias el “Komander”, Los Buitres, Los Buchones de Culiacán y Omar Valenzuela no tienen problemas en reconocer que escriben esas canciones para el Cartel de Sinaloa y que hasta son patrocinados por los narcos . Y que si lo hicieran por ejemplo para Los Zetas (un cartel rival) sus vidas correrían peligro. Valenzuela y su hermano formaron en 1991 la empresa discográfica y productora Twiins Enterprises y han trabajado con Los Tucanes de Tijuana, Calle 13, Thalia y Paulina Rubio entre otros grandes artistas, vendiendo millones de discos y hasta obteniendo premios Grammy y Billboards. Los Tigres dicen que nada tienen que ver con ellos ni con su mensaje.



 




En esta nota