ESCENAS

La música, de duelo por Renán Vargas


A los 73 años, luego de la cirrosis que lo mantuvo postrado varias veces. Grabó con Gladys Moreno

Es velado en la sala Amanecer de Las Misiones y el entierro será a las 15:30 en Memorial Park
Escuchar el artículo Pausar Lectura

31/08/2018

Un paro cardiorrespiratorio acabó con la agonía de un año de Renán Vargas Rosado (73), que falleció ayer, a las 15:00, en la Caja Petrolera, donde se encontraba internado por afección hepática.

La cirrosis lo aquejó por bastante tiempo y lo postró varias veces, pero siempre lograba reponerse; sin embargo, en la última época estaba más debilitado, incluso el año pasado, cuando recibió la Medalla al Mérito Municipal por su aporte a la cultura, de manos de un representante del Concejo Municipal, lo hizo con paso vacilante.

Los restos del músico son velados en la sala Amanecer de Las Misiones (canal Cotoca) y serán enterrados en el cementerio Memorial Park, a las 15:30.

Icónico

Renán Vargas provenía de una familia de artistas. Su hermano Franz es músico, tal como lo era su padre, Julio.

En los años 60 llamó la atención de Santa Cruz con su voz y se hizo conocer por los famosos concursos de radio Grigotá y radio Santa Cruz. “Realizó giras por varios departamentos y llegó a ser conocido como el Ruiseñor Oriental”, recuerda Armando Terceros.

Integró el Trío Tradición, que acompañó a Gladys Moreno, con quien grabó un disco de música internacional con el sello Discolandia. “El punto fuerte de Renán era la música internacional, aunque cantaba bien el folclore”, dijo Terceros.

Fue solista cuando vivió en Argentina, en los años 70, y con su grupo musical hizo una gira por Europa. Una de sus más recientes grabaciones fue un taquirari en un disco en homenaje al compositor Percy Ávila, realizado por el gobierno municipal.

Cuatro de sus cinco hijos nacieron en Argentina, de donde regresó en 1976 para ‘abrirse cancha’, de nuevo. Sus dos descendientes mayores, Beatriz y Julio, se dedican a la música.

Durante toda su carrera grabó más de 15 discos. “Lo hacía especial su gran personalidad, esa forma de ser con los amigos, siempre sociable y bonachón”, lo recuerda Beatriz.



 




En esta nota