ESCENAS

La ganadería beniana en todo su esplendor cinematográfico


Santa Clara es el nombre del filme de la productora Abubuya que se estrenará en noviembre de este año y que apuesta por mostrar, por primera vez, el indómito espíritu de los vaqueros amazónicos


La belleza de los paisajes benianos quedó atrapada por las escenas del filme nacional
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

16/02/2019

Subirse en un caballo chúcaro, caerse de él y volverse a ‘trepar’ porque el animal ya era dueño del papel actoral, fue solo una de las múltiples anécdotas para contar en el rodaje de Santa Clara, la segunda película del director Pedro Antonio Gutiérrez, y de la productora Abubuya (Alejandro Suárez) -después de su ópera prima Bárbara-, que será estrenada en noviembre de este año, tentativamente el 7, según acuerdo con BF Distribution Bolivia, distribuidor a escala nacional.

Con esta nueva propuesta, Gutiérrez quiere que el público se sumerja en el mundo de los vaqueros amazónicos, de quienes se rodeó en su niñez. “Como director de cine, sueño con contar una historia similar a muchas que escuché de niño, mientras crecía en las tierras amazónicas del noreste boliviano. Me apasiona mostrar en imágenes lo fantástico de la naturaleza de esta zona del mundo, donde nunca se ha hecho una película, pero sobre todo, mostrar el espíritu de esos hombres callados y valientes, rudos y a la vez compasivos y hospitalarios, que vivieron muy alejados de centros urbanos y de toda institución pública que los reglamente y proteja, siendo ellos mismos los forjadores de su propia ley y de su propio sistema social, mostrando así cómo lo humano se abre campo en la vida”, argumenta.

El largometraje es protagonizado por Cristian Mercado, y secundado por Jorge Urquidi, José Chuvé, Jorge Arturo Lora, Catherine Villarroel (debuta en cine), Carlos Ureña, Malena Araúz, Hugo Francisquini, Ismael Suárez, y la venezolana Silvana Continanza como actriz invitada.



Según el productor, Alejandro Suárez, de Abubuya, el rodaje duró aproximadamente seis semanas, entre Beni (Loreto, Bella Vista, Trinidad) y Santa Cruz. “Unas cinco semanas, entre mayo y junio, y una semana adicional en agosto para rodar algunas escenas que quedaron pendientes. La preproducción se hizo en dos partes, seis semanas entre octubre y noviembre, momento en que decidimos postergar el rodaje porque las lluvias se nos adelantaron, y como tres semanas más en mayo. En cuanto a la posproducción, estamos en ello desde mediados de septiembre y debemos concluir todo en marzo. Son casi seis meses, entre montaje, composición de la música original, posproducción de sonido, imagen, efectos, doblajes, etc.”, explicó.

Cruzando fronteras

El equipo de Santa Clara pretende llevar la película a algunos festivales para que se codee internacionalmente. Por eso participó con un adelanto en la última versión de Ventana Sur en Buenos Aires, organizado por el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa) y el Marché du Film – Festival de Cannes.

Ventana Sur es un importante mercado de contenidos audiovisuales de Latinoamérica.