CULTURA

Hombres Nuevos reúne en un recital a 80 músicos formados en la orquesta


La orquesta que nació en el Plan Tres Mil de la mano de monseñor Nicolás Castellanos festeja mañana 20 años con un repertorio variado. En marzo iniciarán la construcción de su propia escuela de música

Hombres Nuevos presentará esta noche un repertorio que incluye clásicos y folclore
Escuchar el artículo Pausar Lectura

17/02/2018

Nicolás Castellanos llevaba cinco años en Santa Cruz, más precisamente en el Plan Tres Mil, cuando decidió que lo que esta zona necesitaba, además de escuelas y hospitales, era música y músicos.

Era 1997, unos meses atrás el Coro y Orquesta Urubichá había dado un concierto en el Plan, y Castellanos -junto al director Rubén Darío Suárez Arana- supo que debían llevar adelante un proyecto similar para las familias de esta populosa ciudadela.  

La Fundación Hombres Nuevos, que dirige Castellanos, fue la impulsora de un coro y orquesta de cuerdas que se bautizó con el nombre de Hombres Nuevos, que ahora llevan 20 años de una trayectoria que los ha llevado casi por toda Bolivia y por Europa.

Para celebrar estas dos décadas de vida, el Coro y Orquesta Hombres Nuevos se presentará mañana, a las 20:00, en la parroquia La Santa Cruz (Av. Cristóbal de Mendoza Nº 855), en la que ofrecerán un repertorio con piezas clásicas y folclóricas. La entrada a este evento es un aporte económico voluntario.

“Estamos celebrando 20 años de la orquesta, creada bajo pura intuición para incentivar a la gente de los barrios del Plan a tener otro tipo de actividades”, explicó el monseñor Castellanos.

“Queríamos demostrar a la gente que en las zonas marginales de Santa Cruz también había calidad artística”, agregó Castellanos, quien además dijo que para él significó mucho que el año pasado con la orquesta hubiera podido ir al Vaticano, en la conmemoración de los 25 años de la llegada de la Fundación Hombres Nuevos y tocar para el papa Francisco.

 

Formación de personas

Jorge Luis Molina es el actual director artístico de la orquesta, él ingresó hace 14 años -actualmente tiene 29 años- . “Uno de los directores me invitó a participar”, recordó Molina. Es director hace dos años. “Es una experiencia nueva, muy emotiva, porque me estoy haciendo cargo de una institución que me formó”, señaló el músico.

Molina indicó que en este momento son 80 integrantes en la orquesta, entre jóvenes y niños. El 80% vive en el Plan Tres Mil, pero también vienen de otros lugares igual de alejados.

Arturo Molina vio de cerca cómo se originó y fue creciendo Hombres Nuevos, él fue su director desde 1999 hasta 2004. “Esta agrupación es una de las pioneras dentro de lo que es el crecimiento de las orquestas en Santa Cruz”, apuntó Molina. “Iniciamos Hombres Nuevos bajo el mismo método de enseñanza que Urubichá, no como un conservatorio, sino más orquestal. Teníamos la gente pero lo más complicado era que no había una tradición musical en el Plan Tres Mil. Costó arrancar,  pero con el entusiasmo que tenía la gente uno se sentía incentivado”, mencionó Molina, quien resaltó que hoy en Santa Cruz, la mayoría de las orquestas están formadas por músicos que se iniciaron en Hombres Nuevos.

 

Gracias a la música

María Vásquez fue una de las integrantes fundadoras de Hombres Nuevos, ella empezó como corista y después pasó a tocar el violonchelo. En la orquesta estuvo por 10 años. Gracias a su talento  Castellanos le consiguió una beca en una universidad donde estudió Turismo, aunque no dejó nunca la música. Formó la orquesta de Buenavista, dirigió la de Comarapa y ahora está al frente de la orquesta de Cotoca. Mañana estará en el recital en la iglesia La Santa Cruz. “Tocar otra vez es un sentimiento único, fue una época muy bonita estar en Hombres Nuevos”, dijo Vásquez.

José Gabriel Señoranis estuvo en una primera etapa en la orquesta del Plan en 2006. Después de dos años pasó a otras agrupaciones y ahora está de nuevo ahí, en Hombres Nuevos. “Ingresé cuando tenía 15 años, no sabía tocar ningún instrumento. Ese gusto por la música me siguió siempre, ya que aunque tuve que estudiar Ingeniería Industrial, y trabajar de esto, sentí la necesidad de volver a tocar y a enseñar, ya que mi instrumento, el corno francés, no es muy común y me gusta transmitir lo que sé a los músicos más jóvenes”, señaló Señoranis.



 




En esta nota