ESCENAS

Historias de cinco bolivianos que aspiran a conquistar con su humor


Tienen diferentes oficios, pero a estos cinco jóvenes algo en común los une: el arte de hacer reír. Hoy se inicia el primer concurso nacional de stand up El comicón, en el que ellos participan y premiará al mejor


Natalia Áñez, ‘Cinthu’ Arispe, ‘Chochi’ Cardona y Daniel Meave están listos para competir. Foto: ROLANDO VILLEGAS
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

14/08/2019

Diseñadora de modas, chef, ingeniero comercial, directora creativa en una agencia publicitaria e ingeniero civil son los oficios que día a día sobrellevan en los hombros Natalia Áñez, Cinthia ‘Cinthu’ Arispe, José Luis ‘Chochi’ Cardona, Andre Herrera y Daniel Meave. Pero hay algo que los une: el gusto por hacer reír a la gente.

Y es que, a propósito del concurso nacional de stand up El Comicón que será desde mañana, a las 21:00, en Meraki, convocamos a cinco de los 23 concursantes para que cuenten qué es lo que les motiva subir al escenario, de qué les gusta hablar y de dónde viene ese talento tan noble.

Se habla de lo ‘prohibido’



“El humor es una buena forma de tocar ciertos temas que, quizás, en una charla normalmente no los tocás, porque la gente está mucho más receptiva y abierta a recibir ese tipo de opiniones”, comentó Andre Herrera.

Lo que más habla en el escenario es sobre su diario vivir, como lo que le sucedió durante su niñez, la relación con su hermano o las cosas que le pasan a una mujer soltera y de 30 años.

Este talento lo fue desarrollando mientras estudiaba Redacción Publicitaria y Creativa, ya que tuvo un taller para aprender a escribir guiones de stand up.

LGBT y comedia



“En lo personal, encontré en el stand up una forma más personal de conectar con el público a través de la comedia, tocando, en la mayoría de las veces, temas LGBT. Como gay y activista es una manera en la que con humor hablo sobre homosexualidad”, contó ‘Chochi’ Cardona.

Hace un año comenzó con el show Mi primera vez. Cuenta que en su familia es el único actor, comediante “y por lo visto gay (risas)”, aunque asegura tener un sobrino que hace teatro, “pero es heterosexual”.

Chochi relató que tiene amigos, dentro de los LGBT, que les agrada la idea, que van a sus shows y que se ríen de lo que cuenta. “En el grupo de comediantes la aceptación también es positiva, pues es algo diferente a lo que ellos cuentan. Una minoría dentro de las minorías, eso soy (risas)”.

Una buena terapia

“Me gusta que podamos burlarnos de nosotros mismos, agarrarnos de nuestros defectos que quizás nos cohíben. Es como una especie de terapia en la que me pagan a mí y no voy al sicólogo (risas)”, explicó Natalia Áñez.



Está segura que su personalidad la heredó de su padre, el exdiputado Luis Antonio Áñez Campos (+). “Era una persona carismática. Fue político, le gustaba hacer reír a la gente (risas)”, recordó, aunque también cree que es un 50% talento y un 50% de trabajo, es decir, escribir los guiones.

Multitareas

Mamá, chef, cantante y también comediante. Es una mujer multitareas y así se define ‘Cinthu’ Arispe, que luego de escuchar los ruegos de sus amigos, durante muchos años, para que se suba al escenario a hacer reír, finalmente decidió que lo haría, pero bien, tomando clases con otro ‘standupero’ para aprender las técnicas.

“Soy una persona con diversas actividades y tengo muchos amigos de todas las edades”, añadió.

Ver los problemas con humor

“Es muy importante aprender a reírse de uno mismo, porque si vez tus problemas, desde el punto de vista de la comedia, se vuelve más llevadero”, es lo que cree Daniel Meave, que siempre se consideró el gracioso de la familia o “el payaso del curso”.

Pensó que uno nacía con esa chispa, pero conoció a personas que no la tienen y que a la hora de hacer sus rutinas son excelentes. “Esa es la característica de los buenos comediantes”.



 




En esta nota