CULTURA

Sonia Falcone se instala en el Palacio de Ajuda en Lisboa


La artista plástica cruceña realiza la muestra más importante de su carrera artística, en el emblemático palacio portugués. Conjuga piezas de colores y varios elementos de la naturaleza    

Su propuesta artística estará abierta al público en el Palacio de Ajuda durante tres meses

Hace 6 días

La artista plástica Sonia Falcone presenta Campos de vida, una muestra compuesta por 50 obras en diferentes salones del palacio. La utilización de elementos de la naturaleza, sobre todo de Bolivia, son la fuerza de las creaciones de la artista nacida en Santa Cruz de la Sierra que esta noche abre las puertas en el emblemático Palacio de Ajuda.

Es la exposición más grande e importante de su carrera.

“Solo Dios abre las puertas de una manera tan extraordinaria que uno no se lo espera", dice Sonia Falcone, mientras recorre el palacio portugués.
La exposición, que se abre hoy  al público en general, conjuga piezas de colores y elementos de la naturaleza, transformándolos en obras que instaló en las habitaciones y salones del edificio habitado desde 1861.

Esta mansión, construida en la primera mitad del siglo XIX en estilo neoclásico, fue elegido para residencia de la Familia Real portuguesa cuando D. Luis I (1838-1889) se convirtió en rey de Portugal y se casó con una princesa italiana, Doña María Pía de Sabóia (1847-1911).

Las instalaciones de Sonia Falcone se aprecian en un extenso recorrido palaciego entre platería, pinturas, esculturas, mobiliario, tapicería, cristales, porcelanas, etc.

Más de 35 personas se dedicaron a instalar las obras con el cuidado y las restricciones que impone el palacio. Esta colección inédita llevó seis meses de preparación en la curaduría, transporte de materiales, conexiones, elaboración de trabajos in situ y adaptaciones, además de varias semanas de montaje.

“En cierto modo estamos conquistando lo que los conquistadores hicieron hace 500 años . Hoy Bolivia viene, Bolivia la hermosa se presenta en todo su esplendor y de una manera muy artística, muy contemporánea, muy del siglo XXI", dice Falcone, mientras arregla detalles y coordina con sus ayudantes a pocas horas de abrir la muestra, donde fueron invitadas 300 personas, entre ellos los príncipes Charles-Philippe y Diana d'Orléans, el Dr. José Alberto Ribeiro, director del Palacio Nacional de Ajuda, el ministro de Cultura de Portugal y autoridades políticas de Bolivia y otras personalidades portuguesas.  

“Las obras audiovisuales son más contemporáneas", dice, ya que utiliza Ipads y varias proyecciones audiovisuales que dan vida tecnológica a elementos de siglos pasados, con el propósito de lograr conectividad con el pasado. 

Por ejemplo los dibujos rupestres del alto Mairana, Samaipata, son expuestos en fotografías impresas en láminas de aluminio (Las voces doradas).

“Son obras de arte conceptual del siglo 21 con materiales cotidianos", remarca.
Una de las obras de mayor impacto es un corazón flotando en la sala del rey portugués. El sonido se escucha de lejos, los latidos del corazón se imponen en la sala real. Se trata de un holograma de un corazón que da vueltas sobre su mismo eje. 

“En esta obra existencialista, Dios nos creó en un cuerpo que es una máquina y algún día va a parar, muchas veces no nos damos cuenta que nuestra vida es un soplo. En este palacio espectacular vivieron muchos soberanos y ahora no están, y eso va a pasar un día con nosotros también", dice.
Bolivia se muestra desde diferentes formatos, lenguajes y plataformas.

La instalación Las gotas de sangre, fotos de Tiwanaku, el Illimani, del Pantanal, obras en bronce, oro y piedras semipreciosas (peces), pinturas e instalaciones.
“Pienso que en Bolivia tenemos el jardín del Edén con materiales preciosos, piedras, metales y naturaleza. Hay obras de coleccionistas de varios países que me la prestaron para este evento", relata Falcone.

Otra instalación de impacto es El amor eterno, así la llama por el amor que siente por Santa Cruz, esta vez las presenta como en un lago, todas las piezas en color oro, "es una obra que forma parte de la reconquista que estamos haciendo. En la punta nace la flor de Soto que demora entre 50 y 100 años en formarse.
Es el símbolo del amor real que tengo por mi país y mi cultura, es muy significativa para mí, así como Campos de calor", confiesa.

En 1938 el palacio fue convertido en museo y abierto al público. En este sitio, visitado por centenares de turistas de todo el mundo, se celebran las más importantes ceremonias de la Presidencia de la República. Esta exposición permanecerá abierta durante tres meses.  



En esta nota



e-planning ad