TENDENCIAS

El lado oscuro de Jackie Chan: prostitución, maltrato infantil y vicios


El famoso actor cuenta en sus memorias que no siempre fue un buen hombre. El libro revela los más oscuros secretos de la celebridad


Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

03/12/2018

Jackie Chan es uno de los actores más conocidos del mundo. Sus películas, en las que suele mezclar humor y artes marciales han conquistado a grandes y pequeños durante décadas, sobre todo porque los personajes que encarna en ellas son siempre de hombres correctos que buscan justicia. Pero la ficción no siempre es igual que la realidad, y el actor no fue lo que eran los roles que le tocaba protagonizar.

La revelación de este "lado oscuro" no viene de alguna filtración de la vida íntima del artista, sino es él quién de manera valiente cuenta todo en su biografía, 'Nunca crezcas', que sale al mercado esta semana y que ya pudo ser leído por algunos periodistas.

Prostitutas, problemas con el juego, alcohol y drogas eran una constante en la vida de Chan. "Una vez estrellé un Porsche por la mañana y un Mercedes esa misma noche", se puede leer en el libro al que tuvo acceso el 'Daily Mail'.



El episodio más terrible que se lee en el libro tiene que ver con su hijo Jaycee, al que siendo bebé lanzó de un lado al otro del cuarto durante una discusión con su mujer. El pequeño tuvo la suerte de caer en un sofá y no sufrió daños.

"Quizá el episodio más terrible que se relata en el libro es el que tuvo que ver con su hijo Jaycee siendo bebé, al que lanzó de un lado al otro de la habituación durante una discusión con su mujer. El pequeño tuvo la suerte de caer en un sofá y no sufrió daños", relata.

"Me acuerdo de que en esos años llevaba encima muchísimo dinero en efectivo porque, tras haber vivido en la pobreza, el efectivo me proporcionaba una falsa sensación de seguridad", cuenta.

En otra parte del libro relata como la pobreza de su niñez le generó graves complejos: "Me portaba muy mal y pienso que todo se remontaba a mis propias inseguridades infantiles, al hecho de que los niños ricos siempre me despreciaban a mí y a mi familia".