ORGULLO BOLIVIANO

El boliviano Leo Rosas pasa a la final de La Voz México y emociona a un país


El cantante cruceño repitió la dosis de talento en el escenario. El público le dio su apoyo y permitió que sea uno de los cuatro finalistas del concurso


El boliviano Leo Rosas pasa la final de La Voz México y emociona a un país
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

26/06/2019

Leo Rosas lo hizo de nuevo. El cantante boliviano demostró que canta cada día mejor y que está para cosas mayores; anoche fue elegido como uno de los finalistas de La Voz México, uno de los reality de canto más importantes del mundo, cuya franquicia latinoamericana tiene a un representante del país en la etapa más decisiva.

Los corazones de miles de almas en todo el país latieron más fuerte cuando la noche de este miércoles se anunció que el artista cruceño avanzaba hasta la última instancia, luego de su interpretación del tema “Mi primera vez”, que alcanzó gran altura y generó que Lupillo Ribera, uno de los jurados, no se ahorre ningún adjetivo para resaltar lo impresionado que está con Rosas.

Y su coach Yahir, no fue menos: “Leo escucha y aprende, ha dejado la timidez poco a poco porque aprende a escuchar. Lo quiero mucho”



El apoyo en redes sociales, traducido en halagos de toda clase y en los cientos de miles de reproducciones de sus videos es una muestra de la popularidad que ha ganado en poco tiempo.

Mira aquí la participación del boliviano

El boliviano pasa a la final

El jurado felicita a Leo 



Pero los elogios también han venido de expertos en el tema. Un sondeo de EL DEBER con algunos de los jurados de los programas Yo me llamo y Factor X, que se emiten por las redes Unitel y Red Uno, respectivamente, coincidieron en que el momento que vive Rosas es muy especial, no solo para él sino también para todo Bolivia.

Asimismo, los que fueron testigos del crecimiento de Leo en su carrera, se sienten orgullosos de los grandes pasos que está dando. Uno de ellos es Vladimir Bravo: “Yo conocí a Leo cuando tenía 14 y postuló para ingresar a Yo me llamo. Lamentablemente para él, las normas del programa no lo dejaban participar con esa edad. Entonces de ahí surge la amistad con su familia, con su papá Álvaro y sus tíos. Hice algunas conexiones con John Loza (maestro de canto en el célebre Voice Center de México), que fue la primera persona que lo capacitó. La primera vez fue que a México llegó con Marian Montero, luego trabajó con Tito Monasterio para llegar a La Voz México. Uno de los aspectos clave para Leo fue contar con un productor, como Joan Romagosa, con quien grabó un par de temas inéditos”.

Bravo continúa: “Si bien a Leo le faltan algunas cosas, como el manejo de escenario, todo lo compensa con su buena voz. Es un diamante en bruto. Lo que ha sucedido con él es fenomenal. Independientemente de si gana o no el concurso, es un gran logro, que se debe reconocer, sobre todo el esfuerzo de un joven que todo lo que ha conseguido lo ha hecho porque no tuvo miedo a arriesgarse”.

Ese mérito también ha sido ponderado por el músico de reggae y jurado de Factor X, Matamba, que hizo un llamado a instituciones, autoridades y gente involucrada en el mundo artístico para que vean el ejemplo de Leo. “Leo ha tenido que cantar afuera para ser reconocido, es un mal que se repite en Bolivia. ¿Dónde estaba el apoyo cuando Leo estaba acá? ¿Dónde están los que tiene que invertir en nuestro talento? Tiene que convencerse que la música puede ser un foco de expansión. Lo que está logrando Leo es un ejemplo de humildad”.

El cantante boliviano junto a su coach Yair




 




En esta nota