ESCENAS

Córdoba, una ciudad tomada por la palabra española


En la ciudad argentina se celebra el Congreso Internacional de la Lengua Española y desde ayer se ha poblado de actividades artísticas y literarias 


El evento se realiza en Córdoba (Argentina)
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

29/03/2019

La ciudad argentina de Córdoba vibra desde ayer de una manera diferente, y es que con motivo del VIII Congreso Internacional de la Lengua Española (CILE) la palabra ha tomado las riendas de la tranquila localidad y ha llenado sus calles con actividades y literatura.

Además de los paneles de discusión y debates que ofrece el CILE, los cordobeses y demás interesados en la lengua llegados de otros lugares pueden disfrutar estos días de actividades paralelas que llevan la literatura a los aspectos más cotidianos de la gente, como es el caso de la iniciativa "Lectura en movimiento".

Esta actividad, impulsada por la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI), pretende "regalar poesía" a los usuarios de transporte público, según contó este Jueves la responsable del programa Iberlectura de la OEI, Andrea Talamoni.



"La OEI tiene 23 países miembros, seleccionamos poetas de esos países e imprimimos postales. El Ministerio de Educación de la provincia (Córdoba) convocó voluntarios que salieron a las calles y a los buses a leer y regalar poesía", afirmó sobre una iniciativa que nació con la idea de "llevar el Congreso a la ciudad".

"Lectura en movimiento" ha provocado reacciones en los habitantes de esta ciudad del centro de Argentina que han sorprendido a los propios organizadores.

"Las experiencias que han sucedido son maravillosas súper gratificantes, desde niñitas que decían 'ay, mami, quiero este porque ese ya lo leí'. El entusiasmo de leer, la gente conmovida y algunos hasta llorando agradecidos por que uno le lee", agregó Talamosi.

Otra de las actividades paralelas al CILE, que se engloban en el "Festival de la palabra", es el "Domo de editores de Córdoba", que tiene como objetivo dar visibilidad a los escritores locales en un contexto global como es el Congreso, según explicó  Lucía, una de las voluntarias que gestionan este espacio.



"El Domo de editores de Córdoba son pequeñas editoriales de acá que vienen a presentar sus libros y a hacerse conocidos. Hay firma de libros y vienen también los escritores y dibujantes", señaló.

Una de las personas que se benefician de iniciativas como el Domo es Andrea Talamoni, dramaturga local y bibliotecaria, quien además de asegurar que está "aprendiendo mucho" con esta experiencia destacó la labor de la ciudad para sustentar un evento de tal magnitud.

"La ciudad está bellísima, la ciudad está muy bien preparada para recibir a tal cantidad de gente que ha venido de otros países que no eran de lengua hispana, porque me he encontrado con norteamericanos con alemanes y está todo muy bien organizado", aseguró la escritora, a quien le gusta plasmar en sus obras de teatro la vida de "gente que existe".

Los Cordobeses y los argentinos en general están estos días entusiasmados por motivo doble, y es que, además de demostrar una gran capacidad organizativa, el poder disfrutar de todas las actividades que ofrecen el CILE y eventos paralelos los deja "sin palabras".

"Es algo maravilloso, como hispanohablantes que se celebre en mi provincia estamos sin palabras", valoró a Efe Noelia Avizani, residente de la vecina ciudad de San Francisco, que recorrió los 200 kilómetros que la separan de Córdoba para disfrutar de las actividades y para aconsejar a las Academias de la Lengua que acepten la palabra "morfar", localismo argentino para "comer".



Desde un poco más lejos llegó Tomás, quien viajó desde Buenos Aires para participar en el Congreso y escuchar los diferentes temas de debate entre los que encuentra especialmente interesante el uso del lenguaje inclusivo.

"En los retos hicieron (los panelistas) mucho hincapié en las redes sociales. Para mi está más que nada en el lenguaje inclusivo, hay algo que se está manifestado, hay que dejar que siga", destacó antes de afirmar que su palabra favorita del idioma español, que en estos días afronta sus retos futuros de la mano de todo tipo de expertos, es "magia". 



 




En esta nota