CULTURA

Cinco razones para ver la nueva muestra de Armando Jordán


Esta noche, a las 20:00, se inaugura en la Casa de la Cultura Raúl Otero Reiche la muestra 1893-1982 con siripi y todo, que está conformada por 28 piezas del artista cruceño que hasta ahora no se habían exhibido de forma pública  

Las obras pertenecen a la colección privada de la familia Fernández Velasco
Escuchar el artículo Pausar Lectura

16/02/2018

Armando Jordán retrató a la Santa Cruz de comienzos del siglo XX como muy pocos artistas lo  hicieron. Sus pinturas costumbristas mostraban las tradiciones y los modos de vivir y de relacionarse de los habitantes del departamento cruceño. 


Esta noche, a las 20:00, se inaugura una nueva muestra, titulada 1893-1982 con siripi y todo, conformada por 28 piezas inéditas en la Casa de la Cultura Raúl Otero Reiche. Veintiséis de esas pinturas fueron trabajadas con la técnica de la fotografía iluminada, en las que el artista cruceño (nacido en 1893 y fallecido en 1982) ‘coloreaba’ con óleo fotos en blanco y negro, la exposición transita por las temáticas que más le gustaban a Jordán: mostrar las calles cruceñas, las fiestas y también otros ritos, como los velorios.


Las fotografías intervenidas fueron tomadas por el propio Jordán, que también disfrutaba de esta forma de capturar imágenes. Las 28 obras pertenecen a la colección privada de la familia Fernández Velasco, que las cedió a la Alcaldía para restaurarlas y exhibirlas. 


A propósito de esta exposición –curada por Enrique Bustamante–, EL DEBER habló con artistas y curadores de Santa Cruz sobre la importancia de la obra de Jordán, que fue un artista autodidacta. Aquí les exponemos sus opiniones:


1. Su importancia en el arte de Santa Cruz. Es uno de los artistas más importantes que tiene la historia del arte de Santa Cruz. Sus obras son documentos de las costumbres y eventos de antaño (Ejti Stih).


Armando Jordán es, sin duda, uno de los representantes de la pintura antropológica de Santa Cruz, a través de su obra uno puede aprender los usos y costumbres de la región que en su momento eran cotidianos (Eduardo Ribera).


La pintura del maestro Jordán es un importante registro de cotidianidades con una mirada transparente y sutilmente jocosa (en algunos casos), que nos ayuda a construir una imagen cercana a lo que fueron personajes, momentos y lugares de Santa Cruz (Roxana Hartmann).


Cada cuadro es una crónica y un retrato de los periodos del pasado cruceño. Hay mucho romanticismo como también mucho realismo y crítica social en su obra (Enrique Bustamante). 


2. Lo ‘naif’ en la obra de Armando Jordán. No es un artista ‘naif’ como mucha gente piensa. Muchos creen que era un hombre ingenuo, pero él tenía mucho conocimiento del color, de la perspectiva, de la luz y de la sombra, cosa que no tiene una persona que no ha estudiado nada (Tito Kuramotto).


Armando era un pintor ‘naif’ pero no en el mal sentido de la palabra, sino que su obra, por no ser una obra académica, tiene un encanto muy especial (Ejti Stih).


Más que ‘naif’, yo lo llamaría un artista costumbrista, y también realista (Cecilia Bayá).


3. El humor en sus pinturas. Las obras de Armando Jordán siempre esconden este juego lúdico de lo gracioso, de esta manera casi burlesca que tiene el oriental hacia la vida (Eduardo Ribera). 


Las pinturas que él hacía no eran estrict

amente documentalistas, sino que tenían su toque personal, humorístico y pícaro, que le da un especial valor a su trabajo (Ejti Stih).


La picardía de sus obras es una característica de esa manera de vivir de acuerdo con la naturaleza, donde detrás del mal está siempre el bien. El equilibrio es lo que vale. Somos al mismo tiempo muy serios, y también tenemos humor (Lorgio Vaca).


El humor de Armando Jordán en sus pinturas es en realidad una forma de transmitir el espíritu del cruceño. Él era un observador que en su pintura transmitía el buen ambiente de esta región (Cecilia Bayá).


Una de las características del arte de Armando Jordán y que es consecuente con el ethos del cruceño, es esa picardía que hay en sus cuadros, que es una picardía medio morbosa.  Lo picaresco es una de las principales características de la obra de Armando y es raro que los artistas como yo, por ejemplo, no hayamos continuado con esa idea (Tito Kuramotto).


4. Los cuadros más importantes de Armando Jordán. Uno de los cuadros que más me gusta es el del velorio, donde se puede ver y se siente lo que significa la muerte para nuestros habitantes. En el cuadro se expresa que llega la muerte, pero la vida continúa. Se ve la muerte como un accidente de la naturaleza que nos toca a todos y la vida que no se detiene, es lo que se puede interpretar en este cuadro de Armando Jordán, además de las virtudes esencialmente plásticas, como el clima, que se muestra colorido, y los gestos de la gente (Lorgio Vaca).  


Uno de los cuadros de Armando que más me gusta es el que se titula Llegó el sur, que  muestra la plaza 24 de Septiembre de esa época, donde se ve el Club Social y el cielo negro, como cuando está llegando el viento del sur (Tito Kuramotto). 


5. Reconocimiento. Es importante que las nuevas generaciones se acerquen a este artista, que en su momento tampoco era tomado en cuenta como el importante artista que es hoy, para nosotros, los curadores y los entendidos del arte, representa. Armando Jordán es un gran historiador visual (Eduardo Ribera). 


Armando Jordán tiene cuadros bastante interesantes y evolucionados que valdría la pena tomar en cuenta. Si estuviéramos en Europa, seguramente que ya se le habría dado su valor verdadero. Pero al no haber eruditos en materia como esta, los genios quedan como aturdidos, como si estuvieran escondidos.


Cabe resaltar, además, que Armando fue autodidacta (Tito Kuramotto).  



 




En esta nota