“Cambiamos el panorama de la música rock”


El grupo fundacional del metal en España se presentará en Santa Cruz el jueves 7 dando inicio a una pequeña gira por Bolivia. EL DEBER habló con uno de los líderes de la banda

El grupo fundacional del metal en España se presentará en Santa Cruz el jueves 7 dando inicio a una pequeña gira por Bolivia. EL DEBER habló con uno de los líderes de la banda
Escuchar el artículo Pausar Lectura

03/04/2016

Barón Rojo, una de las bandas puntales del rock que surgió en España a principio de los años 80, vuelve a Bolivia para realizar una especie de minigira por cuatro ciudades del país, la misma que comenzará este jueves 7 de abril en Santa Cruz de la Sierra, donde actuarán en Búffalo Park. Luego se presentarán en Cochabamba, La Paz y Potosí.

Los roqueros españoles llegarán a tierra boliviana tras haber visitado Colombia y Ecuador y antes de viajar a Argentina, Chile, Uruguay y México.

La banda está compuesta por Carlos y Armando de Castro en las guitarras y voces, Óscar Cuenca, en el bajo, y Rafa Díaz en la batería. EL DEBER conversó telefónicamente con Armando, desde Bogotá (Colombia), minutos antes del inicio de la gira de Barón Rojo por el continente.

Barón Rojo estuvo en La Paz en 2014, pero retorna a Santa Cruz de la Sierra después de 16 años. ¿Qué recuerdan de su anterior visita y qué significa para ustedes hacer este pequeño tour por el país?

Para nosotros, Bolivia es algo muy significativo. Los hemos visitado varias veces y los recuerdos son los mejores. De Santa Cruz de la Sierra recordamos mucho la calidez, no solo del clima sino también de la gente Es un placer tener este reencuentro con nuestros seguidores bolivianos Además de que en este caso es especial, porque vamos a realizar este especie de minigira, lo cual nos dice que tenemos fans en varios lugares del país.

¿Cómo califican al público sudamericano?

Sabemos de lo importante que ha sido la movida del rock en esta parte del continente. La sangre latina es muy caliente y eso lo comprobamos cada vez que tocamos por estos lados. La gente no se queda quieta, chicos y grandes vibran con la música y se produce una comunicación fluida entre el artista y el público. Son muy entregados, es una cualidad muy especial, así lo comprobamos cada vez que tocamos en Sudamérica.

¿Cuál ha sido la clave para mantener la banda viva por más de 35 años?

Procuramos estar actualizados y no dejarnos adormecer en nuestros laureles. Nos tomamos muy en serio nuestro trabajo, porque sabemos que eso a la larga redunda en los buenos resultados. Ante todo es una satisfacción poder comprobar que las señales que vimos cuando decidimos formar una banda fueron las correctas. Ya son 36 años desde que fundamos Barón Rojo y 35 años desde que salió nuestro primer disco (Larga vida al rock and roll, de 1981). Desde entonces hemos procurado siempre estar en la primera línea del rock y abrir una brecha en el género. Creo que de alguna manera lo hemos logrado. Aún tenemos ganas de seguir en el camino. No diremos que esperamos cumplir otros 36 años de banda (risas), pero sí queremos continuar algunos años más tocando.

¿A qué cree que se deba el caso particular de bandas de rock que se mantienen vigentes por mucho tiempo?
?

Creo que tiene que ver con la energía que lleva dentro el roquero desde siempre. Cuando uno agarra la guitarra y empieza a tocar los primeros acordes es como si las pilas se volvieran a recargar. Esa fuerza y ganas nos han acompañado durante nuestra carrera y suponemos que es algo similar a lo que pasa con otras bandas, como AC/DC, y Iron Maiden, cuyos integrantes continúan vigentes después de tantos años.

¿Qué opina de lo que le pasó a Brian Johnson (cantante de AC/DC que ha sido diagnosticado con alto riesgo de sordera) y qué le parece la posibilidad de que Axl Rose ocupe su lugar temporalmente?

Hago votos por la recuperación de Brian Johnson, porque lo que le ha pasado no es nada grato para un cantante. Personalmente, Axl Rose no es mi cantante favorito, pero si una banda del tamaño de AC/DC ha decidido contar con sus servicios es por algo. Axl no es un novato, además, me parece que la ocasión puede generar una cosa interesante para los fans tanto de Guns n’ Roses como de AC/DC.

¿Qué significó para ustedes ser parte de un movimiento musical que en su momento dominó la preferencia de los fanáticos de la música moderna?

A nosotros nos tocó vivir esa época. Carlos y yo llevamos adelante una especie de experimento en el que intentamos dar la talla haciendo un tipo de rock que se hacía en otras partes del mundo y que en España todavía no funcionaba. Ya cuando íbamos cuajando como músicos, a finales de los años 70, y luego de hacer covers de canciones en inglés, nos dimos cuenta de que el panorama estaba despejado como para hacer algo por nuestra cuenta. Modestamente, creo que estuvimos a la altura de las circunstancias porque hicimos un par de discos que en España cambiaron el panorama de la música rock que se conocía hasta entonces, al igual que en muchos países de habla hispana.

¿Qué implica ser el compañero de banda de un hermano? ¿Qué aspecto ha sido clave al momento de encarar entre ambos el aspecto creativo?

Si te fijas bien, verás que hay muchas bandas en las que tocan dos hermanos. Y es una cosa muy especial, porque a lo mejor entre ellos se pueden llevar más que bien, como también puede ocurrir todo lo contrario. Se trata de un tema de confianza que se puede volver un arma de doble filo. Afortunadamente, con Carlos hemos realizado una labor positiva. Somos fundadores de la banda, nos hemos dado a conocer juntos como tal y la gente siempre nos ha identificado así, aunque tampoco ha faltado el que nos ha confundido con los hermanos Castro de Cuba (risas).

¿Cómo se han llevado con la industria musical?


En general casi todos los artistas se pelean con su compañía discográfica, es un lugar común porque cada uno defiende sus parcelas. El que te graba quiere ganar mucho dinero y no te quiere dar un buen porcentaje de esas ganancias. En los años 80 y parte de los 90 tuvimos muchas dificultades con las compañías, porque el mercado seguía definiendo que esta suerte de relación se diera de esa forma. Sin embargo, en la actualidad eso ha pasado a ser historia. Hoy en día puedes intentar crear música, pero no sabes qué pasará, o si a lo mejor puedes optar por colgarla en internet y ver si es que te da para vender discos o solo canciones. Es un momento distinto.



 




En esta nota