brújula

Biblioteca 200 libros para entender toda bolivia


Mirada. El jueves se presentó la Biblioteca del Bicentenario de Bolivia, una selección de libros de literatura, historia y ciencias sociales que se irán publicando en su totalidad hasta el 2025.

PROYECTO HISTÓRICO. El vicepresidente Álvaro García Linera firma el documento de la Biblioteca del Bicentenario. Él fue uno de los principales impulsores de este proyecto

19/12/2014

La lista de 200 libros que conformarán la Biblioteca del Bicentenario de Bolivia (BBB), un proyecto que apuesta por el rescate de obras bolivianas en las áreas de literatura, historia y ciencias sociales, para su difusión gratuita en bibliotecas e instituciones educativas de todo el país, fue presentada este jueves en el Palacio de Gobierno por el presidente Evo Morales y el vicepresidente Álvaro García Linera, que fue uno de los ideólogos para la materialización de esta colección.

La BBB tiene por el momento 116 libros definidos, que son títulos reconocidos de autores bolivianos y extranjeros (algunos con temática similar se editarán juntos, por ejemplo: Siringa. Memorias de un colonizador del Beni, de Juan Coimbra, y Arreando desde Moxos, de Rodolfo Pinto); se publicarán 39 obras escogidas de otros escritores; finalmente, se crearán 45 antologías de temáticas como antropología de tierras bajas, de fotografía boliviana, de la caricatura de Bolivia, de poesía y sociología.

Se armarán equipos de trabajo para escoger los textos de algunas de las obras escogidas y de las antologías, aunque ya hay algunos títulos sugeridos.

Los números de las letras
De los 155 autores de los libros definidos, 136 pertenecen al género masculino y solo 19 al femenino, el restante, El manuscrito huarochirí, es de autoría anónima.

Hay 39 escritores paceños en la lista, los siguen los cochabambinos con 17. Chuquisaca está presente con 12 autores, al igual que España, luego siguen Oruro con 10, Santa Cruz con nueve. Beni, Potosí y Francia tienen cinco representantes. Entre los extranjeros hay un autor finlandés, Martti Parsinnen, que escribió el estudio titulado Tawantinsuyu. El estado inca y su organización política.

Marco Montellano es el coordinador general de la BBB, proyecto que se irá concluyendo gradualmente hasta 2025, año en que Bolivia cumpla 200 años de independencia. Montellano explicó que apenas se ha concluido la primera etapa de este proceso, que era la selección, y de la que derivarán otros aspectos, como un plan nacional de lectura y un sistema nacional de distribución de las obras.

“Lo que viene primero es intentar publicar el próximo año mínimo unas 20 obras e irlas distribuyendo por todo el país, en centros de investigación, universidades y también colocarlas en las librerías a precios bajos”, recalcó Montellano.

Además, una de las ideas por desarrollar es la de subir los textos a la página web de la BBB para que cualquiera pueda descargarlos de manera gratuita.

Algunas reacciones
Las opiniones, una vez conocida la lista, son diversas, tanto a favor como en contra. El poeta chuquisaqueño Gabriel Chávez dijo que una colección de libros de estas características siempre es importante aunque tiene sus fallas. Como todo proyecto de selección de esta magnitud, hay omisiones, y en este caso creo que Santa Cruz es uno de los más perjudicados. “La falta de autores cruceños es notoria”, declaró Chávez, que mencionó a títulos de la narrativa como Pequeña hermana muerte, de Enrique Kempff, Puerto ancho, de Óscar Barbery, o alguno de Giovanna Rivero.

Finalmente, Chávez comentó que si bien se creó un buen comité para escoger los libros, así como también se hizo encuestas con el público boliviano, a la lista le falta una mayor pluralidad y representatividad. “Sigue habiendo una suerte de centralidad que tiene que ver con los centros de decisión política”, concluyó el poeta.

El investigador guaraní Elías Caurey echó en falta las pocas obras que toquen temas de las tierras bajas del oriente y, además, observó que las que hay están escritas por extranjeros.

Caurey está en la lista con el Diccionario etimológico y etnográfico de la lengua guaraní hablada en Bolivia, realizado junto con el fallecido Elio Ortiz. “Es un reconocimiento a la arakuaa (sabiduría) y arandu (comprensión) de la Nación Guaraní de Bolivia sobre su mundo y, por ende, al esfuerzo de sus escritores por reflejar su ñande reko (modo de ser) que mamaron de su cultura”, dijo Caurey.

Marcel Ramírez, director de la editorial 3600, dijo estar satisfecho con los textos escogidos para la Biblioteca del Bicentenario. “Creo que al ser un proyecto de este tipo que se hace por primera vez en Bolivia está muy bien. Quizás yo hubiera incluido en el comité de selección más gente joven, pero en general estuvo bien realizada la selección”, apuntó Ramírez.

Ramírez también hubiera querido más obras literarias en la lista, ya que estas son la apertura hacia los trabajos de tipo histórico y de ciencias sociales.

Uno de los reclamos semanas antes de la presentación fue la poca presencia de mujeres en la lista de la BBB, lo que provocó una revisión de los autores seleccionados; sin embargo, el número final de autoras sigue siendo demasiado pequeño en comparación con los hombres: 136 contra 19. Nombres que no están en la lista aún pueden aparecer en las antologías.

La biblioteca para el pueblo boliviano
Entre los 155 libros seleccionados está un compendio de los ensayos políticos del vicepresidente Álvaro García Linera. También está incluido el diario del guerrillero argentino-cubano Ernesto ‘Che’ Guevara.

Se les envió solicitudes a autores bolivianos para que puedan votar vía correo electrónico por las cinco obras que ellos creían merecían estar en la lista, algunos de ellos incluyeron sus propios libros en la votación.

No todos los miembros del comité editorial encargado de la selección asistieron a las sesiones. El historiador y escritor Isaac Sandóval fue uno de ellos, ya que por motivos de salud no participó de ninguna.
Entre los autores contemporáneos destaca la inclusión de la novela Cuando Sara Chura despierte, de Juan Pablo Piñeiro.

Una de las antologías a trabajarse tiene por temática la hoja de coca. Habrá otra de folletos.

El proyecto de la BBB recorre la producción intelectual de Bolivia desde 1608 hasta 2011, que significa más de 400 años de historia. Sin duda un gran desafío para mejora la cultura boliviana.



En esta nota