Escenas

Barcelona se contornea al ritmo de la reina Beyoncé


La artista se graduó en la ciudad española con un show estelar e impactante que no ha ensombrecido su calidad vocal, su sensualidad y su poder más femenino

Bailó con su característico golpe de cadera, y ha levantado más que aplausos
Escuchar el artículo Pausar Lectura

03/08/2016

Si en agosto de 1992 los héroes del Estadio Olímpico de Barcelona fueron Carl Lewis, Linford Christie o Fermín Cacho, 24 años más tarde la única reina del lugar se llama Beyoncé, quien este miércoles, durante unas dos horas, ha conseguido que hasta los cimientos del edificio se contornearan a su ritmo.

Faltaban unos minutos para las 10 de la noche cuando su aparición ha sacudido toda la montaña de Montjuïc, donde ha cerrado el periplo europeo de la gira mundial The Formation World Tour con un concierto en el que ha presentado los temas de su último álbum, Lemonade, y ha repasado sus grandes éxitos ante más de 46.000 personas.

De repente, había humo en el escenario, la pantalla gigante en forma de cubo daba vueltas bañada en diferentes colores, se intuía su imagen allí plasmada, y el público enloquecía.

La megaestrella tejana, de negro, con un gran sombrero, acompañada por un espectacular cuerpo de baile femenino, formado por una quincena de mujeres negras, ha surgido desde el interior de la tierra.

A continuación, con la melena rubia al aire, ha acometido Formation, una de las canciones de Lemonade y después se ha adentrado por los acordes de Sorry, un tema que lleva semanas provocando comentarios, también del mismo álbum.

En castellano, la reina norteamericana del pop ha cantado algunas estrofas de Irreplaceable como las que advierten: "Nunca más me vuelvas a engañar y a largarte".

Un pequeño castillo de fuegos artificiales y grandes llamaradas desde detrás del escenario, que hacían subir la temperatura, han acompañado a Beyoncé, quien ha saludado por primera vez al público de Barcelona, a quien, más adelante, ha agradecido su lealtad con un: I love you (Les quiero).

La señora Knowles, en su quinta visita a la capital catalana, ha vuelto a mostrar sus dotes como artista, con su potente voz, su preparación física o sus cambios de vestuario, al menos en seis ocasiones diferentes, acabando descalza, pisando suelo barcelonés, entre el delirio de sus seguidores.



 




En esta nota