CULTURA

Aprender fotografía en Santa Cruz ya no es para pocas personas


El interés por la fotografía ha crecido en la ciudad y las ofertas para aprender a tomarlas también. Hay una gran variedad de talleres que enseñan desde los conceptos básicos hasta los que realizan un trabajo profesional 

Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

25/02/2018

Una década atrás eran escasas las opciones de aprender fotografía en Santa Cruz de la Sierra, hoy las posibilidades han aumentado y se han diversificado abriendo opciones para todos los gustos. Desde aquellos que solo quieren mejorar la calidad  de las fotografías  que sacan  con  sus ‘smartphones’ hasta para los que quieren mejorar sus capacidades técnicas a nivel profesional.

Aquí les contamos algunas de las propuestas a las que se puede acceder con facilidad. 

Diversidad de propuestas



Uno de los talleres con más años en la ciudad es el que ofrece la UPSA, que este año cumple su décimo aniversario. Se imparte durante un mes y el instructor es el fotógrafo profesional Álvaro Arana Rosales. En una primera parte del curso se aprenden los conceptos básicos y en la segunda parte a trabajar en exteriores, luces, editar fotos, entre otras temáticas.

  Los postulantes deben tener 14 años en adelante y no necesitan tener conocimientos previos de fotografía. Solo requieren contar con una cámara que tenga opciones de control manual. “Una de las características de este taller es que es un 100%  práctico y todo el tiempo se trabaja con cámara en mano”, explica Fernando Ascarrunz, de la unidad de  Extensión Cultural de la universidad. Ascarrunz también  confirma el creciente interés por los talleres, al punto que tienen a muchas personas en la lista de espera.

Por otro lado, el fotógrafo Rubén Darío Azogue imparte, durante todo el año, dos tipos de talleres. Uno para aprender a manejar la cámara en forma adecuada. Este curso lo realiza cada dos meses y dura 25 horas en tres semanas. “Son clases muy prácticas. Les muestro dónde están las funciones en la cámara, para qué sirven y les doy ejemplos para que después ellos puedan aplicarlos. Trato de trasladar mi experiencia, porque lo demás está en los manuales”, afirma Azogue, que también imparte el  de Photoshop para fotógrafos.  “Mis cursos están más orientados a los temas de naturaleza y viajes, pero también vemos cómo fotografiar gente, aprovechar la luz para resaltar algunos aspectos del cuerpo, etc.”, explica y agrega que antes no había dónde hacer cursos, pero ahora felizmente hay más personas que las dan. “Veo que la gente quiere aprender de mejor manera, porque ahora las cámaras vienen con más cosas y a veces el manual, por más que venga en español, uno no sabe para qué son.  Con la experiencia de los cursos sé más o menos cuáles son las dudas más frecuentes o las cosas que les genera confusión”, afirma Azogue. 

Otras de las opciones más  amplias y completas de aprendizaje las ofrece Adolfo Lino. Sus talleres duran cuatro  meses,  con posibilidades de que una vez finalizado se puedan tomar otros que ocasionalmente ofrece su escuela, donde  también brinda asesoramiento integral a todas las necesidades fotográficas.



“En los cursos partimos desde  del manejo de la cámara hasta la edición  y también vemos un poquito lo que es la fotografía documental para lo que sea que tú quieras hacer, ya sea  como pasatiempo, documentar tus viajes o la vida de tus hijos o como un complemento para tu formación profesional. En ese sentido, vemos lo que es la narrativa fotográfica, lo que es el lenguaje de la imagen”, cuenta Lino, que insiste en que no hay una edad  para incursionar en la fotografía, porque “para los niños es un medio increíble para desarrollar su creatividad, les ayuda a la concentración, para plantearse objetivos, para comunicarse y para los adolescentes igual, incluso les sirve como complemento de sus estudios”,  dice el fotógrafo, que agrega que diseña los cursos de acuerdo a las personas o a los requerimientos que haya.

Buena acogida también tienen los talleres que imparten dos experimentados fotógrafos: Alejandro Paku Céspedes y Andrés Unterladstaetter, que desde el año pasado incursionaron en la docencia con éxito.

“Al ser dos, eso nos permite impartir clases más personalizadas y, como tenemos visiones diferentes de la fotografía y de estilos, el que realiza el curso tiene  dos miradas de aproximarse a ella”, cuenta  Unterladstaetter, que especifica que el primer paso del taller está orientado a conocer cómo funciona la cámara. “Si no conocés la herramienta, difícilmente vas a poder hacer algo interesante. Uno de los problemas frecuentes es que la gente se acostumbra a hacer las fotos sin saber  bien qué está haciendo, incluso de algunos que se dicen fotógrafos. Los talleres que damos están orientados a aclarar esas dudas y también para grupos con requerimientos específicos”, comenta.

Más de una década de  diplomado de gran nivel 

El próximo 7 de abril, el Diplomado de Fotografía de la Universidad Evangélica Boliviana celebra 11 años y es uno de los más completos para la formación profesional de los fotógrafos y tal vez el único posgrado en Fotografía del país.



Tiene una duración de seis meses y se imparte todos los sábados, de 8:00 a 12:30, y cuenta con un plantel de docentes de gran prestigio. Por ejemplo, los módulos de Lenguaje de la Imagen y Retrato están a cargo del artista plástico y fotógrafo  Roberto Valcárcel, mientras que el de Fotografía Publicitaria es dictado por Jhon Orellana, mientras que el de Fotografía de Naturaleza lo dicta Rubén Darío Azogue y el de Fotoperiodismo está a cargo de Patricio Crooker.

Los postulantes para este diplomado deben tener cursos previos de manejo de cámara, presentar un dossier de fotografías realizadas por ellos mismos, cámara propia, de cualquier marca, y el único requisito es que tenga función manual. Debe presentar el título de bachiller o algún certificado académico. También deben llenar un formulario de inscripción, que exige la institución.

El precio total del diplomado es de $us 1.000, que se puede pagar en cuotas.

La  coordinadora del Diplomado es la comunicadora Martha Paz y los interesados se pueden comunicar con la Facultad de Comunicación y Cultura. Teléfono 356-0990 Interno 133 o consultar al correo: com@ueb.edu.bo.



 




En esta nota