SANTA CRUZ DE LA SIERRA BOLIVIA
martes 27-9-2016
04:35 p.m.
Min 20ºC | Máx 32ºC
entrevista
   
 DOCTORA EN COMUNICACIÓN AUDIOVISUAL E INVESTIGADORA DEL TECNOLÓGICO DE MONTERREY

Eva González Hernández: “Las redes sociales son la expresión abierta del pueblo” 

La coautora del libro “Claves de las estrategias digitales” se sumó al debate sobre las redes en un proceso electoral como el referéndum. Dejó claro que es imposible el control total de las redes y sugirió a los políticos aprender a hablar con el ciudadano a través de esta plataforma

Eva González estudió las redes en las elecciones de España y México

Eva González estudió las redes en las elecciones de España y México

Cecilia Dorado Nava
cdorado@eldeber.com.bo

25/02/2016
09:35

La experta en redes sociales y procesos electorales conversó en exclusiva con EL DEBER desde el Tecnológico de Monterrey, en México. Eva González Hernández, junto con Jaime Figueroa, es autora del libro “Claves de las estrategias digitales” y ahora se sumó al debate que abrió el presidente Evo Morales sobre el posible control de las redes en Bolivia.

¿Qué importancia tienen las redes sociales en un proceso electoral como el referéndum?
Los medios en línea o redes sociales en las elecciones son la voz directa del ciudadano. Tradicionalmente en una campaña de comunicación política los partidos hacen una planificación de la comunicación combinando desde los mitines más tradicionales hasta los debates televisivos. Todo está programado. Se tiene estipulado el mensaje y de qué se va a hablar. Por el contrario, las redes sociales -a pesar de que son plataformas para los políticos-, ellos no las controlan, ellos no deciden qué mensajes ni qué se pone sobre la mesa para la discusión, sino el ciudadano.

¿Las redes están al nivel de los medios tradicionales o los han sobrepasado en cuanto a impacto en la ciudadanía?
Si usamos las medidas tradicionales, como las audiencias, por ejemplo, todavía nos damos cuenta de que los medios tradicionales (periódico, Tv y radio) siguen ganando. No es cierto de que todo el mundo tenga acceso tan libre y fácilmente al Internet, incluso entre los que acceden no todos se preocupan por participar en temas políticos. Pero algo importante que encontramos es la interacción, mucho de lo que sucede en las redes está completamente relacionado con lo que pasa en los medios tradicionales, es decir, tiene repercusión en las redes, tiene un eco y viceversa.

A veces es la red social la que pone sobre la mesa la polémica y es el medio tradicional el que la recoge... hay basura, polémica, chisme, a veces hay esa percepción anecdótica, pero para el ciudadano es importante la ridiculización del político y la red social lo evidencia, le da una importancia social que el medio de comunicación tradicional la recoge.

En Bolivia, el Gobierno atribuyó parte de su fracaso a las supuestas ‘mentiras’ en las redes, ¿qué opina al respecto?
Las redes podrían difundir mentiras como cualquier medio de comunicación. Puedes poner lo que en México llamamos un ‘palero’, que es alguien a quien pagas para que hable haciéndose pasar por un ciudadano poniendo encima de la mesa cosas que le interesa a un opositor o a un oficialista, es decir, todos los contendientes pueden hacer juego sucio en las redes sociales, al igual que en otros medios. Pero la diferencia está en que a las redes no las puedes controlar. Si una mentira tiene éxito en las redes sociales es porque la gente la cree y es porque hay cierta credibilidad detrás de esa mentira. Hay una especie de conciencia social.

Entonces ¿aunque aparezca como ‘mentira’ hay cierta verdad que la sustenta?
Se hace mucho más difícil manipular una red social que un medio tradicional como un diario o un canal de Tv, porque no hay una estructura jerárquica, no hay un director a quien puedes llamar por teléfono para decirle qué quieres que diga o que no diga, y si no está de tu parte, amenazarlo. En las redes no puedes controlar lo que piensa o lo que dice un millón de personas o más. Es muy difícil, no los puedes amenazar a todos para que mientan, es la masa. Claro que también es una masa que a lo mejor no tiene la formación, capacitación, no estamos hablando de intelectuales, son ciudadanos de a pie y de todo tipo.

¿Las redes refuerzan la libertad de expresión?
A nivel del ciudadano aún falta una especie de alfabetización, la gente necesita mayor educación para el uso de las redes sociales, no obstante, estas son un lugar de libertad de expresión. Algo interesante que encontramos en los casos que analizamos es que como el político o el equipo del político no pueden controlar las temáticas, el tono y la forma en la que se habla en las redes, lo que hace es ignorar al ciudadano. Esto implica que mientras la gente habla de una polémica, el político habla de sus cosas, de lo que a él le interesa, de su propaganda política y de su programa, pero no hace una conexión real con el ciudadano.

¿Eso es un error?
Claro, es un error importante, porque si a ti te preocupa que se están diciendo mentiras o cosas, la manera de actuar no es denunciar y decir: “Esto es mentira”, “están hablando mal de mí”. No, debes entrar e interactuar con la gente, explicarte, pero (los políticos) tienen miedo a ser atacados, porque en realidad saben que toda esa polémica social responde a una emoción, a un momento social.

Yo creo que las redes son una expresión democrática, aunque se necesita mayor nivel o experiencia por parte de los ciudadanos para poder ejercerla con mayor calidad; sin embargo, las redes no dejan de ser la expresión abierta del pueblo, porque nadie necesita más que una cuenta en Facebook o Twitter para hablar en primera persona a un político.

¿Los sistemas o gobiernos absolutistas tienen relación con el afán de controlar las redes?
Efectivamente, yo creo que el miedo mayor de todos los países que han vivido este movimiento en un momento determinado precisamente ha sido que las redes sociales son muy difíciles de controlar. Por ejemplo, vemos esfuerzos continuos de países como China, de controlar y limitar las posibilidades de acceso a las redes. Aunque no estamos en el mismo caso, hay una especie de impotencia de los políticos porque es mucho más difícil tener un control monopólico de las redes sociales.

Entonces ¿qué posición deben asumir los políticos?
Hay dos planteamientos que hacemos. Primero, que el político debe tener una presencia permanente en las redes, no es solo una cuestión de campaña, tiene que asumir que es una plataforma social que le permite interactuar con la ciudadanía en un nivel diferente. Ya lo sé que no está acostumbrado, pero es cuestión de ponerse a aprender, todavía no hay libros sobre cómo hacerlo exactamente, pero sí hay aprendizajes sobre lo que pasó en otros países, desde el caso Obama (2008).

A veces los políticos abren por primera vez su cuenta en Facebook o Twitter solo porque son las elecciones. El político tiene que asumir que las redes son parte de la vida ciudadana y debe tener una presencia constante. En las redes existe la co-creación de contenidos entre los políticos y los ciudadanos.

Y segundo, la profesionalización. Entender cómo funcionan las redes sociales y poder manejarlas dentro de tu programa político, en una campaña, de una forma más adecuada entendiendo que es un espacio de intercambio, donde lo que dices como político es tan importante como lo que dice el ciudadano. No porque tú seas el político defines los temas o el tono, te expones a la arena pública. Es como antiguamente en Grecia el político se paraba en la mitad del ágora y los del alrededor le gritaban o le aplaudían.

El presidente Evo Morales dijo que las redes son como un ‘recolector de basura’.


Nosotros identificamos amarillismo en las redes, por eso también hablamos de la necesidad de formación del ciudadano para que haya una expresión de mayor calidad, pero independientemente de ello, las redes sociales son la expresión del pueblo. Si al pueblo le preocupa cuánto gasta el presidente en toallas, cuando el país está en crisis, ¿por qué no tiene derecho hablar de las toallas del presidente? ¿Acaso alguien tiene que decir qué es correcto y qué no es correcto? Hay basura desde el punto de vista del político sobre cosas que le parecen irrelevantes, pero que al ciudadano le preocupan. ¿Por qué tienes que decir que eso no forma parte de un debate político? ¿Por qué lo quieres llevar a un nivel intelectual? Está bien, pero un nivel intelectual es para un pequeño porcentaje de la población y esto es para el 90% de la población. Si quieres menos basura, invierte y educa más a tu gente

Valoración de la noticia
Gustó (117)
Sorprendió (4)
Emocionó (2)
Indiferente (4)