Miércoles 23, de julio del 2014
Santa Cruz de la Sierra - Bolivia
Santa Cruz | Seguridad | Nacional | Internacional | Economía | Deportes | Sociales | Escenas | Editorial | Clima
   
 Edición Impresa 23 Julio 2014  
 
Una mano para Davosan



imprimir enviar noticia a un amigo Texto pequeño Texto medio Texto grande

Desde hace más de 40 años, la organización de damas voluntarias Davosan viene luchando contra molinos de viento con un único objetivo: dar una mano solidaria a los enfermos más vulnerables en los seis principales hospitales públicos de nuestra ciudad. Durante estas cuatro décadas de trabajo incansable y sostenido, sus manos laboriosas han logrado lo que ninguna entidad pública o privada había hecho por los más necesitados en la entrega de medicamentos, cirugías de corazón, trasplantes renales y diálisis.

Filas de gente se observan, todos los días, de personas que están fuera del sistema de seguridad social y requieren una colaboración oportuna para enfrentar la enfermedad. Los hospitales San Juan de Dios, de Niños Mario Ortiz Suárez, el Oncológico Santa Cruz, la Maternidad Percy Boland y los nosocomios Japonés y Francés son testigos del brazo solidario que a diario brindan las damas de Davosan a los enfermos más necesitados.

Unas 70.000 recetas médicas para personas de escasos recursos y más de 100 cirugías, entre trasplantes renales, operaciones de corazón y de cadera, son financiadas por Davosan con el corazón en la mano. Más de 250 pacientes son atendidos por las voluntarias de la entidad benéfica cruceña al mando de Dora Luz de Dávila.

Hoy, aquellas personas que dieron su vida para ayudar, necesitan ayuda. Las cuentas no cierran para atender a miles de personas con males tan complejos. Una telemaratón realizada hace unos días logró una recaudación considerable, de $us 200.000, pero insuficiente para atender sus crecientes necesidades financieras.

La entidad requiere 600.000 dólares para enfrentar los gastos médicos que demandan miles de personas, especialmente de los servicios de diálisis, que son los más onerosos. Incluso en países desarrollados, donde los servicios de salud llegan al universo de la población gracias a un eficiente sistema de salud pública y privada, las entidades de bien público son imprescindibles para cerrar las brechas sociales y atender a los más necesitados.

En este sentido, hay que resaltar que la solidaridad es una de las características del pueblo boliviano y, en particular, de los cruceños. Mucho más cuando la vista está puesta en los sectores sociales más vulnerables de nuestra sociedad. Por eso, es hora de ayudar a Davosan y fortalecer la labor de estas titánicas mujeres que han dado su vida por pensar en los demás

Consejo Editorial: Pedro F. Rivero Jordán, Juan Carlos Rivero Jordán, Tuffí Aré Vázquez, Lupe Cajías, Agustín Saavedra Weise y Percy Áñez Rivero