ECONOMÍA

YPFB estima que reservas son 10,45 TCF, pese a las críticas


Los analistas afirman que no es correcto que las autoridades digan que Bolivia tiene una producción de 61 MMm3/d y que no hay crisis. Señalan que se vive al límite de la producción y el consumo.


21/05/2017

Pese a los reclamos de Argentina por incumplimiento en los envíos de volúmenes de gas por parte del Gobierno boliviano en 2017, el presidente de la estatal YPFB, Guillermo Achá, y el ministro de Hidrocarburos, Luis Sánchez, aseguran que el país no atraviesa por ninguna crisis energética, pues su producción oscila entre 60 y 61 millones de metros cúbicos día (MMm3/d). Achá va más allá y adelanta que las reservas se mantendrán en 10,45 trillones de pies cúbicos (TCF) o quizás un poco más. No obstante, no muestran cifras oficiales sobre los volúmenes de exportación a los mercados de Brasil y Argentina.


Sin embargo, analistas del sector y algunas regiones productoras de hidrocarburos ven nubarrones y revelan un déficit en la producción y desafían a las autoridades energéticas a un debate para mostrar documentos técnicos tanto de las reservas, de los mercados de exportación como del consumo interno. 
Mostrando firmeza de que el país cumplirá sus compromisos adquiridos con las petrolera Enarsa de Argentina y Petrobras de Brasil, Achá aseguró a EL DEBER que los analistas están equivocados en sus apreciaciones. Señaló que prueba de ello es que en la actualidad se produce entre 60 y 61 MMm3/día, y se atiende los mercados de exportación y principalmente el mercado interno.


“Hoy tenemos las últimas reservas certificadas de 10,45 TCF, estamos en un proceso de licitación para tener una certificación este año. Creemos que vamos a poder estar por encima o en un número similar de las reservas, a pesar de todo el consumo que se ha tenido desde 2013. Ustedes saben que tenemos un consumo de 0,8 TCF por año, pero funcionan los descubrimientos que hemos tenido, los aportes de nuevas áreas dentro de las áreas operadas han hecho que podamos tener un incremento de reservas los anteriores años y podamos reponer el consumo que hemos tenido”, afirmó el ejecutivo, aunque no mencionó qué reservas han descubierto.

La producción se duplicó
En criterio del ministro Sánchez, el país desde 2005 ha duplicado la producción de hidrocarburos, al igual que el consumo interno.
“El 2005 se producía 30 Mmm3/d y ahora estamos en 60 millones; los ingresos en 2005 eran de 4.500 millones de dólares, y en los últimos 11 años son de 33.000 millones de dólares. Estamos en toda la cadena de industrialización, las inversiones son gigantes, por tanto no hay crisis, absolutamente nada", dijo el hombre fuerte del sector energético.

Regiones alertan déficit
Las principales regiones productoras de hidrocarburos, Tarija y Santa Cruz, advierten que el panorama actual es complicado para el país.
Los secretarios ejecutivos de hidrocarburos de las gobernaciones de Santa Cruz y Tarija, Herland Soliz y Sebastián Castrillo, respectivamente, criticaron a la estatal petrolera por ‘esconder’ las cifras y no revelar la realidad que vive el país. 


Es más, Soliz desafió a las autoridades energéticas a mostrar los indicadores. “Desde hace 10 años no se han descubierto nuevas reservas”, sintetizó.
El año pasado la Confederación Nacional de Industrias de Brasil recomendó a su Ministerio de Minas y Energía que contrate un estudio independiente para entender las condiciones de las reservas bolivianas y las inversiones requeridas para garantizar la provisión en el largo plazo porque estimaba que la oferta boliviana era menor.


A las voces de crítica de la situación se añaden los analistas, quienes ya pronosticaron la realidad desde hace varios años. Sin embargo, hacen notar que no hay voluntad de corregir el rumbo y la polémica solo empeorará el futuro.


En junio de 2016, el ministro argentino de Energía, José Aranguren, afirmó  haber recibido un correo de su homólogo boliviano en sentido de que: “Bolivia no iba a poder entregar los 19,9 MMm3/d de gas para el 2016, ofreciendo 15,4 millones para el primer semestre del año y 19 millones para el segundo semestre”. Argentina tuvo que importar gas de Chile para poder afrontar el invierno del año pasado y ahora está haciendo lo mismo ante la incertidumbre de no contar con los volúmenes comprometidos de gas boliviano.


Desde enero de 2017, Bolivia  debería estar vendiendo a Argentina 23,9 MMm3/d, pero el volumen mínimo acordado en época de invierno (entre el 1 de mayo y el 1 de septiembre), para no pagar multas, debería ser de 20,3 millones de metros cúbicos por día. 
No obstante, el Gobierno, en su momento hizo notar que los envíos de gas al vecino país están en función, según contrato, a las nominaciones que hace Enarsa y que se cumple a cabalidad. 



En esta nota