ECONOMÍA

YPFB amplía la reducción de sueldos en las subsidiarias


YPFB Andina ya aplica una nueva estructura salarial y organizacional. Al menos una decena de trabajadores no aceptaron los ajustes. La Dirección de Trabajo dice que hay despido indirecto


La empresa es objeto de reajuste salarial. Los trabajadores analizan su permanencia

26/11/2016

La crisis derivada por la caída del precio internacional del petróleo profundiza su impacto en las planillas de los trabajadores de las subsidiarias de la estatal YPFB Corporación. 

El vicepresidente nacional de Operaciones de YPFB, Gonzalo Wilmer Saavedra, admitió que se aplica una intensa política de austeridad orientada a reducir costos en las subsidiarias, lo que implica dejar de contratar algunos servicios, además de personal con el objetivo de optimizar los procesos. “Chaco ya ha vivido este proceso, ha tenido una reducción salarial de manera consensuada y esto tiene que suceder en todas las empresas”, dijo Saavedra al no descartar una posible fusión entre YPFB Chaco y Andina. 

Aclaró que ello dependerá de los niveles de decisión de la casa matriz. YPFB tiene más de 5.000 trabajadores.

En los últimos cinco meses se han registrado más de una veintena de cambios de ejecutivos y mandos medios en las subsidiarias de YPFB Corporación, hay amenazas de retirar a trabajadores por la fusión de las subsidiarias YPFB Transporte, YPFB Transierra y GTB, y persisten las renuncias de algunos ejecutivos. El último caso se dio ayer con la renuncia de Roland Ponce Fleig a la gerencia general en YPFB Transierra. 

Por otro lado, el directorio de YPFB Chaco se alista a considerar el 2 de diciembre la venta de una acción de las empresas Flamagas S.A. y de la Compañía Eléctrica Central Bulo Bulo, según un comunicado de la Bolsa Boliviana de Valores (BBV).

En el caso de YPFB Andina, se inició el reajuste de la escala salarial de los trabajadores, además de aplicar una nueva estructura organizacional. Sin embargo, las modificaciones salariales se sujetan a la aceptación y consentimiento voluntario de la parte laboral. Es decir, se trata de un despido indirecto.

Se conoció que se cursó más de un centenar de convenios individuales por ajuste salarial y manifestación de conformidad a los trabajadores. Al momento una decena de trabajadores rechazaron el recorte y otros analizan su permanencia.
Un documento al que tuvo acceso EL DEBER revela que la empresa decidió aplicar un nuevo haber básico a partir del 1 de septiembre de este año.

También expresa que la compañía procederá con el pago de la indemnización por la diferencia por concepto del ajuste sobre su haber básico, de acuerdo al tiempo de servicios prestados, excluyendo los quinquenios ya cobrados. 
Se refleja que todo estará enmarcado en las normas laborales en vigencia. El pago no afectará la antigüedad laboral acumulada que posee el trabajador.

Se hace notar a los afectados que en caso de no aceptar el nuevo haber básico, se deben acoger al retiro indirecto previsto en la ley.
Consultado el asesor legal de la Dirección Departamental de Trabajo, Aníbal Melgar, admitió que el caso es de su conocimiento. Indicó que se trata de un despido indirecto y que el funcionario que no esté de acuerdo con el reajuste debe recibir todos los beneficios de acuerdo a ley.
En medio de esta situación, ayer los trabajadores de Flamagas (89) hicieron una protesta en demanda de estabilidad laboral. YPFB garantizó la estabilidad laboral.
Se buscó a los dirigentes sindicales de las empresas, pero no fueron contactados


En esta nota