ECONOMÍA

Unas 22 empresas se suman al pacto por la innovación de Cainco


Santa Cruz Innova, la agencia de innovación de Cainco puso a disposición de las empresas una herramienta digital de autodiagnóstico del nivel de innovación

Escuchar el artículo Pausar Lectura

05/06/2018

Unas 22 empresas se sumaron este martes al pacto por la innovación lanzado por Santa Cruz Innova, la agencia de innovación de Cainco. En un acto encabezado por Jorge Arias, presidente de Cainco, se les facilitó a los participantes una herramienta digital para que realicen un autodiagnóstico del nivel de innovación en su organización.

La innovación debe ser una estrategia de crecimiento en las organizaciones. No se necesita de grandes inversiones, sino el interés de hacer un cambio que permite a la empresa mantenerse en el tiempo, según Arias.

Nutriol, Tigo, Farmacorp, el Grupo Empresarial Lafuente, Unagro, Nestle, Sofía, Aguai, UPSA, el Grupo Nacional Vida, Girls in Tech, Jala Soft, Mainter, CNC, Unifranz, Juventud Empresa, Honnen, Infocal, GEO, Soprastelle, Mersur, Uagrm y la Cámara Departamental de Empresarios Gastronómicos de Santa Cruz fueron las empresas y entidades que firmaron el pacto de innovación.

Pablo Guardia, gerente de Tigo, una de las primeras empresas en firmar el pacto

Cainco, a través de Santa Cruz Innova pretende realizar una nueva revolución económica que permita al país dejar de depender de las exportaciones tradicionales.

Durante su participación en el evento, Jorge López, CEO de Jala Soft, firma que desarrolla software, señaló que el mayor reto que enfrentó en el país fue el pensamiento de los ingenieros de sistemas bolivianos, que no se creían capaz de desarrollar productos y competir con profesionales de otros países.

En la actualidad Jala Soft emplea a 650 ingenieros de sistema y exporta software. Su sede está en Cochabamba. Incluso hoy ha desarrollado su propio smartphone el Accione.

A decir de López, uno de los problemas que existe en Bolivia es la formación de jóvenes, ya que en las universidades sólo les enseñan un 30% de lo que realmente necesitan. Para contrarrestar esa situación, creo la Fundación Jala, donde termina de formar profesionalmente a ingenieros de sistema.

En ese proceso, la inversión a futuro es la clave. Para innovar hay que apostar por la educación, según López.



 




En esta nota