ECONOMÍA

TPA ofrece usar zona de extensión para cargas, pero Bolivia lo rechaza


La ASP-B considera que el ZEAP no fue coordinado con Bolivia y desconoce las condiciones. Los vehículos varados en el puerto de Arica pierden al menos $us 25.000 diarios por cada 1.000 unidades

Un vehículo de transporte pesado logra salir ayer de la Terminal Puerto de Arica
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

08/09/2018

La Administración de Servicios Portuarios Bolivia (ASP-B) rechazó la decisión unilateral de la empresa privada Terminal Puerto de Arica (TPA) de Chile de querer sacar de sus instalaciones la carga boliviana. La entidad dice desconocer las condiciones, los costos y los alcances de la ‘zona de respaldo’ en el valle de Lluta, a 11 kilómetros fuera de la TPA.

En los últimos meses, la carga de exportación e importación boliviana en el puerto ha venido retrasándose tanto que los transportistas han alzado su voz de protesta, ya que estarían perdiendo alrededor de $us 25.000 diarios por cada 1.000 vehículos varados.

En una carta enviada el 27 de agosto pasado por el gerente de TPA, Iván Silva, se lee que reconoce la “situación de congestión en las áreas de respaldo”, por lo que “en previsión de estas situaciones, la estatal Empresa Portuaria de Arica (EPA) habilitó una zona de respaldo de seis hectáreas en el recinto ZEAP en el valle de Lluta, aledaño a la ruta 11-Ch con destino a Bolivia”.



En su página web, TPA informa que esta zona fue diseñada para recibir cargas bolivianas que demandan grandes áreas para su almacenamiento, con una inversión de $us 6,2 millones. El proyecto contempla la pavimentación con adocretos de alta resistencia, una romana de pesaje por eje, servicios básicos, oficinas de fiscalización, iluminación, circuito cerrado de televisión y cierre perimetral.

Rechazo boliviano

El gerente de la ASP-B, David Sánchez, indicó ayer que la invitación fue rechazada. “Primero, denunciamos que nunca hubo ninguna inversión en relación al incremento del comercio boliviano en el TPA. Y ahora nos dicen que su puerto ya no abastece el comercio boliviano y quieren enviar nuestra carga a 11 kilómetros del puerto. Nosotros nos quedamos sorprendidos porque ellos ya tomaron una decisión, de sacarnos del puerto porque no abastece. Eso implicaría otros costos. Por el Tratado de 1904, somos un Estado con el que se debería coordinar cualquier decisión y no lo ha hecho hasta ahora”, lamentó.

No hay normalidad



Mientras tanto, en el puerto, no hay normalidad en la salida de los camiones con la mercadería que llega o va a ultramar.

La Asociación de Transporte Pesado Internacional y Nacional (Asociatrin) denunció que la carga de exportación sigue paralizada por más de una semana, pese a la promesa de despacho de 200 camiones diarios. Habría como 2.000 camiones varados y según la dirigente de la entidad, Noelia Fuentes, pierden $us 25.000 diarios en viáticos y garaje por cada 1.000 camiones.

En un comunicado, la TPA informó ayer que luego de un proceso de ajustes de las operaciones y los sistemas tecnológicos, TPA “logró despachar más de 600 contenedores; es decir, un 75% de los pendientes que se habían acumulado, producto de la ralentización de la atención en los últimos días”.



 




En esta nota