economía

Samsung no sale de la crisis del Galaxy Note 7


La agencia de noticias Yonhaa señaló que la empresa surcoreana Samsung Electronics suspendió la producción del teléfono Galaxy Note 7, afirmó el lunes

Dos grandes clientes de Samsung decidieron cesar las operaciones a la espera de las investigaciones sobre la explosión de las baterías
Escuchar el artículo Pausar Lectura

10/10/2016

La crisis sigue rondando a la empresa surcoreana Samsung Electronics, que anunció este lunes un "ajuste de volúmenes de producción" de su teléfono Galaxy Note 7, llamado a revisión debido a riesgos de explosión.

El primer fabricante mundial de "smartphones" pasa por tiempos difíciles desde que el 2 de septiembre, unas semanas después del lanzamiento anticipado del Galaxy Note 7, suspendiera las ventas de esta "phablet" (híbrido de teléfono y tableta) y llamara a revisión 2,5 millones de unidades vendidas en diez países después de que se descubriera que, en algunos casos, las baterías defectuosas podían explotar.

La operación parecía llevarse a cabo correctamente hasta que nuevos incidentes fueron detectados en aparatos Galaxy Note 7 que ya habían sido reemplazados.

El domingo, el gigante estadounidense de telecomunicaciones AT&T y su competidor alemán T-Mobile anunciaron que cesaban las operaciones con los Galaxy Note 7 a la espera de investigaciones suplementarias.

AT&T es el tercer mayor cliente de Samsung, y T-Mobile, el cuarto.
Ello provocó que la acción de Samsung llegara a perder este lunes hasta 4% en la bolsa de Seúl, aunque terminó la sesión con un retroceso de 1,52%.

Además, según la agencia Yonhap, que cita como fuente al responsable de un proveedor del gigante surcoreano, Samsung habría suspendido temporalmente las producción del Galaxy Note 7.

Esta decisión fue adoptada en coordinación con las autoridades de protección del consumidor de Corea del Sur, Estados Unidos y China, indicó la fuente que requirió el anonimato a la agencia Yonhap.
Pero Samsung intentaba este lunes por la tarde aclarar la situación.

Las imágenes de teléfonos carbonizados han inundado las redes sociales de todo el mundo en las últimas semanas, una humillación suprema para un grupo que se vanagloria de ser el campeón de la innovación y la calidad.

Incidentes en teléfonos reemplazados 

Y los incidentes repetidos en aparatos ya reemplazados han agravado aún más la situación de Samsung.

La controversia del Note 7 se produce además en un momento crítico para el grupo, ahora en plena transición generacional en su dirección.

La decisión llega después de que varios medios informaran de ocho casos de incendio en aparatos que fueron entregados a consumidores en Corea del Sur, EEUU o Taiwán.

Samsung comenzó a vender el teléfono el pasado 19 de agosto pero poco después anunció esta retirada tras informarse de una treintena de casos de incendio en diversos países.
?



 




En esta nota