ECONOMÍA

Salinas, candidato a CEPB, plantea ‘acercar’ la entidad a Santa Cruz


El postulante de la Cámara Nacional de Comercio dijo que es necesario que la Confederación sea más abierta. Revela que cuenta con el apoyo de tres federaciones


Salinas llegó a Santa Cruz para presentar su plan de trabajo. Dice que su trayectoria lo hace buen candidato
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

12/02/2019

La carrera por la presidencia de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) comenzó. Ayer, Marco Antonio Salinas, titular de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), expuso su plan de trabajo de cara a las elecciones que se harán el 13 de marzo. Plantea una CEPB más abierta e inclusiva con las regiones, incluso dijo que si es electo abrirá una oficina de la institución en Santa Cruz, por la importancia del departamento en términos económicos y observó que el actual modelo económico del país necesita ajustes.

Esta es la primera visita de varias que tiene programadas Salinas en las principales ciudades del país, en un proceso inédito dentro de la máxima institución de los empresarios: es la primera vez, después de casi una década, que se presentan dos fórmulas.

El otro candidato no es un desconocido, es el industrial cañero Luis Barbery, expresidente de la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (Cainco) y actual titular de la Federación de Empresarios Privados de Santa Cruz (Fepsc). Ambos candidatos tienen apoyo, pero también críticos en el interior del empresariado nacional.

Propuesta de trabajo

El plan que presentó Salinas tiene seis ejes: el primero es el diálogo: horizontal, efectivo y eficiente con el Gobierno. Como segundo núcleo plantea generar políticas de empleo, en este punto propone debatir el pago del segundo aguinaldo y aumentar la productividad del trabajador.

“Si un obrero es más productivo, entonces gana más; es algo lógico”, planteó, al observar la actual política salarial del Gobierno.

Como tercer punto propone la modernización impositiva.

En su cuarto eje hace hincapié en fomentar la inversión privada nacional y extranjera. Detalló que en 2018, de los más de $us 160.000 millones que llegaron a Sudamérica como capital extranjero, Bolivia captó solo un 0,5%.

Para él es necesario identificar los cuellos de botella en el desarrollo de proyectos de inversión.

En su quinto eje habló de recuperar los equilibrios regionales y sectoriales. “Más del 60% de la economía se genera en La Paz y Santa Cruz, pero en otras regiones el crecimiento es cero”, dijo.

Por último, dijo que es preciso fortalecer la institucionalidad de la CPEB, haciéndola más abierta. Incluso aseguró que de ser elegido instalará una oficina de la entidad en Santa Cruz.

Por su parte Barbery, precisó que su plan de trabajo se centrará en tener un diálogo constructivo con el Estado. Además, planteó que es necesario hacer gestiones ante el Ejecutivo para modificar la actual Ley de Inversiones.

“Se le deben hacer algunas complementaciones que inviten al empresario a asumir más riesgos, pero con seguridad jurídica”, afirmó Barbery.

Aseguró que cuenta con el apoyo de al menos 10 organizaciones que le han confirmado su voto.

“Contamos con el apoyo del empresariado, para llevar adelante la Confederación, dentro de un esquema institucional, con alcance nacional”, agregó.

Sobre las observaciones de algunos dirigentes del sector empresarial a su candidatura, dijo que no busca intereses personales sino institucionales.

Apoyo

Salinas dijo que en el ámbito empresarial unas tres federaciones confirmaron su apoyo, la de Cochabamba, Oruro y La Paz. Incluso, destacó que cuenta con el asesoramiento del presidente de la Cámara Nacional de Exportadores de Bolivia (Caneb), Wilfredo Rojo, que lo acompañó en la presentación de su plan.

Consultado Rojo, no negó ni afirmó su apoyo a Salinas. Pero, dijo que “es un hombre que no tiene intereses con el Gobierno y podría darnos una Confederación que esté enraizada en los intereses del empresariado y no de particulares”.

Daniel Sánchez, expresidente de la CPEB, sostuvo que le gustaría que un industrial tome el mando de la institución.

Pero afirmó que ambos cuentan con perfiles con sus respectivas particularidades y explicó que el nuevo presidente debe tener un trato respetuoso, alejado de cualquier vinculación política. “Debe tener confianza con el Gobierno y los agremiados, debe ser capaz de llamar al presidente o a los ministros”, apuntó.