ECONOMÍA

Productores revelan trabas e incumplimiento en acuerdo para la adquisición de urea


Cañeros aseguraron que no les llegó ni un kilo del fertilizante. Observan el precio y prefieren el importado. El Gobierno asegura que tiene un pedido de 30.000 toneladas

En 2017 los productores y el presidente, Evo Morales, festejaban el acuerdo por urea
Escuchar el artículo Pausar Lectura

18/03/2018

En un acto casi festivo el 17 de octubre de 2017 productores cruceños y el Gobierno firmaron un acuerdo para la venta de 14.000 toneladas de urea. Hubo aplausos y sonrisas de beneplácito. Incluso el presidente Evo Morales entregó algunos sacos a la dirigencia del sector mientras se tomaron fotos para la posteridad, con guirnaldas blancas en el cuello.  

Pero seis meses después de este acto, el acuerdo no se cumple. Así lo revelaron productores de caña, maíz y soya, quienes indicaron que hay trabas para comprar urea, por eso muchos recurren al producto importado y a crédito.

Rodolfo Jordán, presidente de la Unión de Cañeros Guabirá, afirmó que su sector no recibió “ni un kilo de urea”. Explicó que solo se comercializó a algunos sectores el fertilizante que “salieron en la foto;  uno o dos camiones”.

“De ahí no fue más. Esperamos, luego se fregó la planta; dijeron que esperemos tres meses, pero nada. Presentamos los documentos, pero quinientas mil vueltas y quinientos mil peros y nada”, dijo.  

Para el agricultor, en la actualidad existe mucha incertidumbre. Explicó que inicialmente la demanda de la organización era de 1.200 toneladas del producto.

Sin embargo, el presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Óscar Barriga, precisó que con la apertura de oficinas de venta directa en Santa Cruz el objetivo es lograr que aumente el consumo interno de urea. “Como bolivianos y el sector agroindustrial no tenemos la cultura de utilizar el fertilizante como lo hacen otros países hoy en día”, afirmó.

El ejecutivo agregó que incentivarán el consumo de la úrea en los sembradíos de maíz, papa, trigo, caña, pastura y otros, con el fin de mejorar el rendimiento de la producción y obtener mejores costos para el productor.

No obstante, los productores confían más en el acceso al fertilizante importado. Adelino Gutiérrez, presidente de la Federación de Cañeros de Santa Cruz, señaló que no están entusiasmados con la urea del Gobierno. “Las casas comerciales dan a crédito y asesoramiento. Sale un poco más barato porque no debemos contratar un agrónomo”, aseguró. 

En el sector soyero la situación es similar,  Rimber Crespo, productor de la zona de San Pedro, considera que ningún agricultor de esa región, en especial los pequeños, adquirió el insumo. 

“Piden que compremos un mínimo de 25 toneladas en Bulo Bulo, eso es imposible para nosotros los pequeños productores”, dijo.

Lo mismo sucede en Fernández Alonso, reveló la productora Silvia Vale, en su región ningún agricultor accedió al insumo.  Incluso dijo que es más fácil conseguir urea importada, que tiene un costo de Bs 170, puesta en Montero. En cambió el valor del producto nacional, varía entre  Bs146 y 166, según datos YPFB. 

Freddy García, presidente de la Asociación de Productores de Maíz y Sorgo (Promasor) coincidió que su sector tuvo problemas para acceder a este producto. “Había mucha incertidumbre en torno al funcionamiento de la planta”, afirmó el dirigente.

Con relación al abastecimiento de su gremio dijo que los pequeños productores,  no pueden adquirir el cupo mínimo de 25 toneladas fijado por YPFB.

Desde la entidad que aglutina a los soyeros también coinciden en la falta de provisión del producto. Jaime Hernández, gerente de Planificación  de Anapo, señaló que el precio actual de la tonelada está a $us 410. El costó es menor a la urea importada que está entre $us 500 y $us 600, pero que todavía no es accesible para algunos productores nacionales.

Para responder a esta situación, el viernes 9 de marzo la estatal YPFB inauguró el primer punto de venta de úrea en el Distrito Comercial de YPFB en Santa Cruz. La bolsa de 50 kilos cuesta Bs 146 y los funcionarios indican que está disponible para pequeños, medianos y grandes agropecuarios.

Consultado García acerca de si los maiceros continuarán comprando el producto importado, dijo que sí. “Lo harán porque la mayoría de los productores trabaja a crédito porque no cuenta con los recursos para pagar al contado y Yacimientos no nos da esa ventaja”,  aclaró el agricultor.

Aunque la tonelada del producto sea más cara; está entre 500 y 600 dólares, las casas comerciales ofrecen un plus extra; asesoramiento técnico e insumos adicionales para el productor. 

De forma anual este sector requiere unas 7.200 toneladas de urea para 120.000 hectáreas.

Sobre la importación de urea, el ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, sostuvo que se reúne muy seguido con los presidentes de los ingenios Unagro, La Bélgica, Aguaí y las otras  factorías y le hicieron requerimientos por lo que les van a vender. “Hay otros pedidos de los soyeros y del Chaco. Recién estamos entrando al mercado”, indicó.

Sobre el crecimiento del 10% en  las importaciones de urea en 2017 y las previsiones para 2018, Sánchez reveló que para este año es imposible que se siga importando a Bolivia, ya que la tonelada extranjera se cotiza entre los 600 y 700 dólares y la urea boliviana es más barata. “Sería un loco el que importe, porque nuestra urea boliviana es mejor que la rusa, vale $us 320 y el que importa no podría venderla en $us 600”, señaló la autoridad.  

CAO espera más consumo

Edilberto Osinaga, gerente general del  Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO) al igual que García señaló que las importaciones continuarán por las facilidades que dan  las casas comerciales a los agricultores.

“Pensamos que se iba a cortar la importación,  pero sigue llegando de a poco. Algunos productores siguen comprando. Al parecer los precios de la urea importada bajaron para seguir compitiendo con la producción interna”, afirmó Osinaga.  

El ejecutivo de la CAO, calculó que en los próximos tres años la demanda interna de urea crecerá  y llegará hasta las 200.000 toneladas. Además, afirmó que el abastecimiento del producto local está garantizado por la gran capacidad de producción de la planta ubicada en Bulo Bulo.

Acerca de la producción estimada para la presente gestión, el ministro Sánchez aseveró que tienen un comprador que es la compañía comercializadora Keytrade, que demanda 335.000 toneladas, y esperan otras 30.000 más para el mercado interno. Además, en las próximas semanas esperan cerrar contrato por otras 50.000 más, entonces, prevé que la planta va a producir entre 450.000 y 470.000 toneladas.

Desde el 5 de marzo la planta de urea ingresó a su segundo mantenimiento, el ministro Sánchez indicó que esperan el reinicio de operaciones a partir del jueves 22 de marzo. “General Electric está en Bulo Bulo. Es parte de la garantía”, finalizó.



 




En esta nota