PLANTA DE UREA

Ministro Sánchez: "General Electric está en Bulo Bulo y determinó parar para hacer ajustes"


El ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, visitó ayer el diario EL DEBER. Habló sobre el segundo mantenimiento de la planta de urea y amoniaco y de las exportaciones del fertilizante 

Escuchar el artículo Pausar Lectura

16/03/2018

El ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, visitó ayer el diario EL DEBER para responder a los cuestionamientos que han surgido en las últimas semanas sobre el funcionamiento de la planta de urea y amoniaco, y las exportaciones del fertilizante a Brasil. Además, adelantó el nombre de la nueva gasolina con etanol.    

 La industrialización ha sido una de las apuestas fuertes del Gobierno, llama la atención que en menos de seis meses la planta de urea y amoniaco haya suspendido operaciones dos veces, ¿cuál es la situación actual de la planta?  

En mi experiencia en el sector hidrocarburos he sido jefe de mantenimiento de muchas plantas, y he construido y fiscalizado otras tantas. Es un común denominador un paro de una factoría. Nosotros tenemos hoy en Yacimientos 21 plantas de procesamiento de gas, dos plantas separadoras de líquidos, dos refinerías, una planta de GNL, 25 estaciones satelitales y una planta de urea. Si tuviera que dar el reporte de cuánto paramos, seguramente todos los días daría uno diciendo que hemos parado por mantenimiento correctivo, preventivo, predictivo o proactivo.

¿Eso quiere decir que lo que está ocurriendo es normal, a pesar de que la planta es nueva?, ¿esos procesos de mantenimiento tienen costos para el país? 
En una planta nueva es aún más normal. Al iniciarla, se hace un precomisionado, comisionado y un periodo para que las especificaciones del producto final, que es amoniaco y urea, estén en condiciones de comercialización. Eso lleva un tiempo. La planta tiene una garantía de construcción de Samsung por dos años, está operada por Samsung, que tiene otra garantía por mantenimiento de operación. Todos los efectos de un paro correctivo, preventivo o proactivo están en el costo de Samsung, no le cuesta nada al Estado boliviano. En el primer paro, evidentemente hemos tenido un problema de una turbina que necesitaba un módulo electrónico que lo fabrican en Italia y que además se utiliza en plantas nucleares, por lo que se necesita un permiso del Gobierno italiano, por eso ha tardado un tiempo en llegar, entre 25 y 30 días.

A partir de esa corrección, la planta puede producir 100.000 toneladas y se tiene que hacer un ‘tuning’  o reajuste de equipos rotativos (turbinas, compresoras, bombas y otros). Eso no lo hace Yacimiento, viene el constructor y el fabricante. General Electric está en Bulo Bulo trabajando, es parte de la garantía del equipo. Ellos, cada ciertas horas tienen que hacer un reajuste de los equipos rotativos. Ellos han determinado que en el tiempo de trabajo aumentaron las vibraciones de algunos equipos y tienen que parar para ajustar, alinear, balancear y que empiece a funcionar con las vibraciones normales. Esto es normal.

 


 

¿Cuándo estima que se retomen las operaciones?
Estimamos que hasta el jueves. Entiendo el cuestionamiento, pero no podemos volver un tema mediático el que se haya parado una planta, porque como ya dije, tenemos varias. Todas las industrias paran por un mantenimiento u otro factor, no podemos hacer una noticia diciendo que se paró una planta porque se quemó una bujía o por vibraciones. Estos hechos son normales, pero no pueden, algunas personas que observan y que incluso me interpelan, hacer escándalos. 

En noviembre se anunció la exportación de urea a Brasil, pero no aparecen registradas en el Ministerio de Comercio Exterior de ese país ni en el INE, ¿por qué ocurre esto?
Hoy hemos firmado un contrato con Keytrade de 335.000 toneladas de urea anuales.

El presidente de Keytrade estuvo en la planta de Bulo Bulo y él está satisfecho con el contrato y quiere ampliarlo a 60.000 toneladas. Más allá de eso ha resaltado las características del producto final que cumple con los estándares internacionales.

Esas 335.000 toneladas, nosotros tenemos que entregarlas en un año, tienen un programa de entrega. De acuerdo con ese programa, ellos pueden retirar la urea de Puerto Quijarro, nosotros facilitamos todo lo que es la parte administrativa y Keytrade recoge y hace todo el trámite de exportación. Nuestra labor es prácticamente producir, transportar a Puerto Quijarro, y allá que ellos puedan recoger. La urea que vendemos la consumen los estados de Mato Grosso y Mato Grosso del Sur.

El presidente de YPFB mostró facturas de la exportación de urea a Brasil, pero usted dijo que se vende a Keytrade, ¿cuál es la modalidad?
Es lo que acabo de decir, se puede ver de diferentes maneras. Es un producto boliviano que se vende a Brasil, ¿eso qué es? Una exportación de un producto boliviano. La obligación del contrato entre Keytrade y YPFB es que se produzca urea, se la ponga en Puerto Quijarro y se facilite la documentación boliviana para que sea llevada a otro país. 

¿YPFB o el Ministerio de Hidrocarburos saben cuánta urea ha llegado a destino final?
Hemos producido 100.000 toneladas, para dar un porcentaje tendría que tener la certeza de los volúmenes que hay en stock y los volúmenes que han retirado. Creo que lo importante es que la planta está, tenemos un contrato firmado y que tenemos un programa de entrega.

En cuanto a las condiciones de almacenamiento, ¿el producto corre algún riesgo de deterioro por la humedad?, ¿en Puerto Quijarro hay condiciones de almacenamiento? 
Todo es una cadena. La producción, el almacenamiento, la logística, el transporte y el uso original. Keytrade es una de las empresas más importantes del mundo en comercialización de urea y YPFB cumple con todos los estándares. La planta la opera la empresa más importante del mundo:  Samsung. Si no se produjera una urea con las especificaciones y condiciones, Keytrade no la compraría, y por ende el usuario final.

¿Está garantizada la producción de urea para el mercado interno?
Me reúno muy seguido con los presidentes de Unagro, La Bélgica, Aguaí y los otros ingenios por el tema del etanol. Ellos me han hecho requerimientos y les vamos a vender. Hay otros pedidos de los soyeros y del Chaco. Recién estamos entrando al mercado.
 Las importaciones de urea en 2017 crecieron un 10% con respecto a 2016, ¿este año habrá importaciones?   

Ahora sería imposible, ya que la tonelada extranjera cuesta entre $us 600 y 700, y acá está en $us 340, lo que hace que podamos utilizar la urea para mejorar la productividad de algunos cultivos como la caña. Sería un loco el que importe, porque nuestra urea boliviana es mejor que la rusa, vale $us 320, el que importa no podría venderla en $us 600.   

¿Cuántas toneladas se producirán este año?
Tengo un comprador que es Keytrade, que son 335.000 toneladas, y esperamos otras 30.000 más para el mercado interno. Además, en las próximas semanas podemos cerrar otras 50.000 más, entonces la planta va a producir entre 450.000 y 470.000 toneladas.

“Lanzaremos una gasolina con etanol de 88 octanos”
La autoridad también habló sobre los biocombustibles y cómo alistan los nuevos productos de comercialización 

En el tema del biocombustible, ¿cuál será su impacto?
Vamos a bajar el subsidio y la importación de combustibles. Estimamos que vamos a reducir un 6% la emisión de CO2. 

¿Se producirán nuevas gasolinas?, ¿qué pasará con las gasolinas actuales?
Vamos a seguir produciendo la gasolina especial con 85 octanos, a Bs 3,74. Vamos a seguir produciendo diésel al mismo precio y produciremos más RON 91. Estamos apuntando a que el consumidor tenga una gasolina alternativa, que sería la Bio 88, etanol con octanaje 88, que sería una intermedia entre la 85 y la 91, con un precio intermedio. A la RON 91 la vamos a volver bio; es decir, será una RON con mayor poder, con un porcentaje de alcohol anhidro para que tenga mejores características de las que tiene ahora. Va a emitir menos CO2.

¿El ingenio San Buenaventura se sumará al proyecto? 
El concepto es muy grande. Hoy me reuniré con directivos del ingenio de Bermejo y con San Buenaventura hay mucho interés. En las próximas semanas me reuniré con Patricia Ballivián.  



 




En esta nota