ECONOMÍA

Mercados externos abren oportunidad de negocios para la madera


En plena zafra maderera se prevé incrementar la producción de especies de las regiones de la Chiquitania, Pando y Beni


En Riberalta, Beni, los usuarios de operaciones forestales han empezado el aprovechamiento del bosque
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

15/07/2019

El sector maderero del país emprende la zafra sectorial con expectativas favorables. Este año la Cámara Forestal de Bolivia (CFB), a decir de su presidente Diego Justiniano, estima superar los 1,6 millones de m3 -en 2018 fueron 1,3 millones de m3- y con ese incremento, en volumen, generar oportunidades de negocios para las especies maderables que se extraen en las regiones de la Chiquitania, Pando y Beni.

La proyección sectorial es colocar la producción de esas regiones en los nuevos mercados de exportación (Vietnam, Cuba, India e Indonesia) recientemente gestionados por la CFB.

Al asegurar que el sector tiene la capacidad industrial instalada para cubrir la demanda interna y generar excedentes de exportación, Justiniano deduce que con las resoluciones administrativas 152/2019 y 153/2019 de la ABT estiman que la producción incremente en más de 200.000 m3.



El porcentaje que se exporta, según Justiniano, apenas alcanza el 15% del total producido; todo lo demás, se consume internamente. Las especies que más se exportan son tajibo, morado, curupaú y almendrillo negro, en tanto que los productos que alcanzan mayor demanda externa son pisos, maderas semielaboradas, durmientes, láminas y muebles.

Hizo notar que las empresas madereras nacionales no exportan materia prima. En la industria de la madera, la materia prima es la tronca y, desde Bolivia, no se exportan troncas. El 100% de lo exportado tiene valor agregado.

El producto con el menor nivel de elaboración es la madera simplemente aserrada que, en términos de valor significan el 28% del total exportado y los productos acabados representan el 72%.

Desde Guarayos, región que genera un 40% del total de la producción nacional, los empresarios del sector realzan, como positivo, los buenos precios de los productos forestales al inicio de la cosecha. La desburocratización en la Unidad Operativa de Bosques es otro de los puntos que destacan los privados.



El director general de Manejo de Bosques y Tierras de la ABT, Víctor Yucra, indicó que este año un 70% del trabajo de la fiscalización se concentrará en los bosques para verificar si los usuarios de operaciones forestales están encarando un buen manejo y cumpliendo las prescripciones de ley para lograr la sustentabilidad.

Precio versus mercado

De acuerdo con Justiniano, los precios internacionales afectan directamente al sector porque no hay que olvidar que Bolivia tiene una desventaja competitiva, la distancia de los puertos. “El flete terrestre es un factor determinante en nuestros costos, más allá de otras desventajas logísticas. Estamos abriendo mercados de exportación no tradicionales con los cuales estamos mitigando el factor externo de los mercados tradicionales EEUU y Europa”, dijo.