ECONOMÍA

Los privados financian con Bs 585 millones a varios fondos del Estado


Los recursos se destinan para créditos en el sector productivo, vivienda, la conversión de autos a GNV e implementación de un centro de investigación para el agro. Los recortes se amparan por leyes y decretos   

En 2012 el Gobierno lanzó la Ley 540, que obliga a los productores a aportar para un centro tecnológico
Escuchar el artículo Pausar Lectura

28/01/2018

Pese a la buena salud económica del Estado, el actual Gobierno maneja fondos con recursos del sector privado para financiar proyectos productivos y sociales. Son Bs 585,6 millones que el Ejecutivo recauda a través de retenciones y recortes de las utilidades de los negocios que hacen los empresarios.


Los mecanismos son cuestionados por economistas y algunos sectores respecto a de dónde el Ejecutivo hecho mano para solventar dichos proyectos. En total, son cinco las actividades que financian los fondos estatales: la bancaria, la cañera, las importaciones de bebidas alcohólicas, la industria láctea y hasta el comercio de combustible.


Por ejemplo, en el sector financiero, Bancos Múltiples y Pymes, nutren de recursos al Fondo para Capital Semilla (Foscase). El mismo fomenta actividades para pequeños emprendedores.


El mecanismo para obtener estos recursos es similar al de un crédito. Con el fondo, los pequeños empresarios pueden obtener capital de operaciones. 


Expertos en banca, como el expresidente del Banco Central de Bolivia (BCB), Armando Méndez, destacan la iniciativa, pero cuestionan su financiamiento.


Para que el Focase funcione el Gobierno lanzó el Decreto Supremo 3459. La norma ordena que todos los Bancos Múltiples y Pymes deben dar, de forma irrevocable, hasta el 6% de sus ganancias para el fondo que es administrado por el Banco de Desarrollo Productivo (BDP), de propiedad estatal.


En 2017, las utilidades de los bancos del sistema financiero, en su conjunto, llegaron a Bs 1.868 millones. De esta cantidad, deben destinar Bs 112,3 millones para esta iniciativa gubernamental. 


“Con reducir las utilidades se está desincentivando a que la banca haga su trabajo, no es una buena señal”, afirmó Méndez.      
La exautoridad agregó que en toda la historia de los bancos es la primera vez que un Gobierno acude al sector financiero para costear sus actividades.


En el Ministerio de Economía señalaron que estos recortes están enmarcados en la Ley N.° 393 de Servicios Financieros.


La norma dicta que las financieras deben destinar cada año un porcentaje de sus utilidades, convirtiéndose no solo en entidades de carácter mercantil, sino en un medio para “el logro y satisfacción de los derechos de la ciudadanía, facilitando el acceso universal a los servicios financieros en igualdad de condiciones”.


Desde Economía indicaron que, además del Focase, en este contexto se crearon el Fondo de Garantía de Créditos de Vivienda de Interés Social (Fogavisp) y el Fondo de Garantía de Créditos para el Sector Productivo (Fogacp). Todos con aportes de las utilidades de los bancos.


El patrimonio de los dos fondos es de Bs 283,9 millones ($us 40 millones). Si se suma lo que recibirá el Focase de los bancos, por la gestión 2017, en total  las financieras darán a los proyectos estatales Bs 396,2 millones.

 

Cambio de matriz energética
El Fondo de Conversión de Gas Natural Vehicular (GNV) es otro de los programas que no cuentan con recursos públicos, se sustenta con el recorte de las comisiones que cobran las estaciones de servicio. 


La reducción es 20 centavos de boliviano por metro cúbico de gas natural vendido. La disposición está normada por el Decreto Supremo N.° 29629 del 2 julio de 2008.


En 2017 lo recaudado fue Bs 158,2 millones (unos $us 22,75 millones). Estos montos tuvieron dos destinos: la conversión gratuita de vehículos de gasolina a GNV y para la recalificación de cilindros.


Wálter Herbas, presidente de la Cámara Nacional de Talleres Convertidores de GNV, señaló que estos recursos son destinados a la compra de equipos para la conversión. Sin embargo,  cuestionó  las importaciones de los insumos, que son irregulares.


Esto ha hecho que las conversiones y la apertura de surtidores de GNV se estanquen, pese a la  gran demanda del mercado.
El 18 de enero de este año EL DEBER recogió las quejas de varios talleres  que  cuestionaron el programa estatal.


Empresarios que  comercializan GNV indicaron que poco se sabe sobre el manejo de estos recursos.


Desde la Asociación Departamental de Propietarios de Estaciones de Servicio de Combustibles  (Asosur) indicaron que las conversiones a gas no acompañan la apertura de surtidores a GNV.


La directora de la entidad ejecutora de GNV, Alejandra Huaylla, señaló que si bien el Estado goza de una buena salud económica “no todas las medidas pueden ser de subvención”. Agregó que ya el precio del carburante es bajo, y si se dan fondos para la instalación de los equipos, “hubiera generado al Estado un gasto extra”.


“Por eso se planteó un fondo que permita seguir ampliando la matriz energética y fue aceptado por varios sectores”, afirmó.


 
Sector lechero y cañero
En el plano productivo se crearon dos fondos: uno para estimular el consumo de leche y otro para apoyar del desarrollo tecnológico al sector cañero.


Pro Leche se creó en 2011 a través  de la Ley N.° 204. Las importadoras de bebidas alcohólicas y las plantas procesadoras de leche lo financian. 


En 2017, de estas empresas se recaudaron, según datos oficiales, Bs 29,3 millones. Pro Bolivia administra los capitales. EL DEBER llamó al equipo de comunicación de la entidad pública para recabar más información, pero no fue posible.


 Mejor suerte se tuvo cuando se consultó al Centro Nacional de la Caña de Azúcar (Cenaca). Este centro se creó en 2013 con el aporte de los cañeros, que de acuerdo a la Ley 540 deben aportar 20 centavos de boliviano por quintal y Bs 0,08 por cada litro de alcohol producido.


En el Cenaca indicaron que están trabajando en el desarrollo de nuevas variedades de la gramínea para los cañeros.


Algunos productores e industriales cañeros consultados manifestaron que, de momento, el trabajo de la entidad creada con sus recursos no es visible. Incluso unos cuestionaron el aporte que hacen para  sostener a esta institución estatal.
 



 




En esta nota