ECONOMÍA

Los asentamientos en la Chiquitania seguirán


Mancomunidad de Municipios Chiquitanos de Santa Cruz habla de un estado de emergencia municipal porque las comunidades beneficiadas con la dotación de tierras fiscales presionan en demanda de servicios básicos 

Solicitan que a la par de la dotación de tierra se garantice el acceso a los servicios básicos

27/05/2017

"No tiene por qué haber pausa administrativa. Legalmente no corresponde, por tanto vamos a seguir trabajando". Así, el ministro de Desarrollo Rural y Tierras, César Cocarico, descartó dar curso a la solicitud de la Mancomunidad de Municipios Chiquitanos de Santa Cruz, realizada al Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA), de paralizar temporalmente la dotación de tierras, a campesinos, en áreas municipales en las provincias Chiquitos, Ángel Sandoval, Ñuflo de Chávez y Velasco.

Miembros de dicha mancomunidad denunciaron el asentamiento humano, no planificado, de 800 comunidades en el territorio chiquitano en los últimos cinco años. Hicieron notar que no fueron coordinados con las autoridades locales.

Al respecto, Cocarico dijo que existen normativas a las que deben regirse. “En ninguna parte de la Constitución y de la Ley INRA se señala que debemos tener una estrecha coordinación con los municipios porque la autoridad máxima en materia de distribución de tierras está radicada en el INRA. Y quien firma las resoluciones en última instancia es el presidente del Estado”, apuntó el ministro. 
Cocarico aseguró que el ministerio y el INRA tienen la atribución de planificar la distribución de tierras conforme a normativas y sin intención de beneficiar a personas.  

A su juicio, en San José de Chiquitos hay una intención política de exclusión y discriminación de la gente del occidente. Detalló que la gestión administrativa no tiene nada que ver con la redistribución y que hay comunidades donde se dotó de tierras produciendo alimentos. 
Mirada institucional 

En contacto telefónico, el presidente de la mancomunidad, Germaín Caballero, aseguró que el ministro confunde una competencia de distribución de tierras del Estado con una responsabilidad de administración territorial que tienen los municipios para mejorar la calidad de vida de los pobladores.  
Caballero refirió que los municipios están en emergencia porque los asentamientos humanos “abandonados a su suerte” han comenzado a presionar demandando servicios básicos que las entidades autónomas municipales no están en condiciones de cumplir por la crisis financiera que afrontan. 



En esta nota