ECONOMÍA

Las refinerías de YPFB operan a un 65% de su capacidad instalada


Las dos plantas, de Cochabamba y Santa Cruz, cargan 42.000 barriles por día, cuando tienen una capacidad de 64.200 bpd. Los trabajadores de YPFB Refinación exigen que se incremente la producción


La planta Guillermo Elder Bell, tiene capacidad para procesar 24.000 barriles por día. Foto: Hernán Virgo
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

02/07/2019

Las dos refinerías con las que cuenta Bolivia operan, entre ambas, a un 65% de su capacidad instalada. El dato lo dio a conocer YPFB Corporación luego de que se filtrara un audio en el que los trabajadores de la subsidiaria YPFB Refinación cuestionaran a las principales cabezas del sector: el presidente de la estatal, Óscar Barriga y el ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, por la caída en la producción de líquidos. En su descargo, Yacimientos dijo que la caída se debe a las bajas nominaciones que recibe de uno de sus principales compradores: Brasil.

En el audio al que accedió EL DEBER, un representante del sindicato de los trabajadores de la refinería de Santa Cruz, reclama a las autoridades del sector por la caída en la producción de un 26% desde el año 2015 a 2018.

Pero datos oficiales, de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) y el Ministerio de Hidrocarburos, dan cuenta de que la producción en ese periodo bajó un 16,34%.



“Estamos produciendo casi la misma carga que en 2006 (40.000 barriles (bpd)”, señaló el trabajador. Siguiendo su intervención, el dirigente dijo que en su mejor momento (que fue entre 2012 y 2015) se procesaban cerca de 60.000 barriles por día, tanto en la planta Gualberto Villarroel, en Cochabamba, y en Guillermo Elder Bell de Santa Cruz. “Ahora estamos en 44.000 o 46.000 barriles, en las dos refinerías”, afirmó.

YPFB Corporación reveló ayer que entre ambas refinerías se cargan 42.000 bpd.

Cruce de datos

Al escuchar los datos el ministro rechazó el reclamo sindical. “Estamos (produciendo) 58 millones de metros cúbicos de gas por día (MMm3/d), (entonces) debemos producir 57.000 barriles por día”, refutó Sánchez.



Pero la respuesta fue contundente: “Estamos por debajo, señor (Ministro) debemos trabajar”.

Sin embargo, desde la estatal señalaron que no existe un problema de producción en sí mismo y, por el contrario, la capacidad es óptima. Aunque indicaron que las bajas nominaciones del mercado brasileño, debido a la estacionalidad (fuertes lluvias y su incidencia en la mayor generación hidroeléctrica en lugar de la termoeléctrica), incide en la producción de gas natural, lo que repercute en la producción de líquidos que procesan las refinerías. Además, YPFB afirmó que este “hecho coyuntural” será revertido en el corto plazo, una vez Brasil suba su demanda de gas.

“Hay que hacer un plan de emergencia para hurgar (explorar) los pozos maduros”, apuntó el trabajador en la grabación.

En esa línea, dirigiéndose tanto a Sánchez como a Barriga, el trabajador petrolero (audio) pidió a ambas autoridades decir la verdad al presidente, Evo Morales. “Deben ponerse las pilas, han pasado tres años y deben decir la verdad, porque desde el 2015 les venimos gritando. Un pozo no se perfora en un mes”, instó. Otro punto observado desde la dirigencia sindical fue la falta de resultados en proyectos de exploración como el de Boquerón, en donde no se hallaron volúmenes comerciales de líquido.

Al respecto el exsuperintendente de Hidrocarburos, Hugo de la Fuente, señaló que la caída en la oferta de combustibles líquidos es normal, debido a que la mayoría se extrae de los campos de gas, que en su mayoría están en una etapa de declinación natural.



Precisó que por cada millón de metros cúbicos de gas, se extraen hasta 1.000 barriles de condensado por día. Pero ahora, por la declinación esta ecuación bajó a 500 barriles diarios; es decir, casi un 50% menos. “Bajó la participación de los licuables que llega a esta cifra (500 barriles). Por ejemplo, el campo con más líquidos era Margarita que tenía 2.000 barriles por cada millón de metros cúbicos”, advirtió.

La menor oferta nacional de combustibles coincide con la mayor importación. De 2015 a 2018 creció un 24,6% la compra externa de gasolina y un 27,3% más la de diésel, según datos del INE. Además, el Presupuesto General del Estado 2019 proyecta un gasto en la subvención de combustibles de Bs 4.345 millones, un 30% más que lo estimado en 2018.

Mercado abastecido

Según información de YPFB la capacidad instalada entre ambas refinerías es de 64.200 barriles por día (40.200 barriles se producen en Cochabamba y 24.000 en la refinería de Santa Cruz).

“Esta coyuntura, en la que hay menos líquidos para refinar debido a las bajas nominaciones del mercado brasileño, la producción promedio de YPFB Refinación en gasolinas llega a 92.400 metros cúbicos mensuales y en diésel asciende a 47.000 metros cúbicos mensuales, por lo que el mercado está abastecido”, indicaron.

Caída en producción de gas

Herland Soliz, secretario de Energía e Hidrocarburos de la Gobernación de Santa Cruz, sostuvo que la preocupación de los trabajadores, pone al descubierto la caída en la producción de gas.

La autoridad hizo notar que más del 70% de la producción de líquidos se hace a base de gas que es procesado en las dos plantas separadoras de Río Grande y Gran Chaco.

Un informe de la consultora Fitch Ratings advierte que “la producción de gas cayó un 7% en 2018 por la creciente producción de energía propia de Argentina y Brasil que redujeron su demanda.

Víctor Hugo Áñez, representante de la Gobernación de Santa Cruz, en el directorio de YPFB, coincidió en que el reclamo de los trabajadores corresponde con las observaciones que hicieron a la política de exploración estatal.



 




En esta nota