ECONOMÍA

Las langostas se comen más cultivos y apuran fumigación


Siguen llegando masivamente las tucuras agresivas de los cultivos. Ya están en Río Seco, sector sur de Mora, y a Florida, al poniente del municipio cabeceño. Riegan venenos contra los bichos

Operativo en mora Una brigada del Senasag revisó los químicos antes de fumigar Yatirenda. La movilización concentró la atención de los productores, esperanzados en el éxito de la tarea. Foto: Jorge Gutiérrez

02/02/2017

Aurelio Villarroel cree ahora que la brisa que antecedió -el viernes por la tarde-, la llegada masiva de langostas al punto de cubrir de negro el cielo, fue el viento de su desgracia. Las tucuras se comieron casi 20 hectáreas de maíz, de las 40 que sembró hace dos semanas, y la amenaza se torna más grave porque por las noches los miles de insectos se anidan en los árboles y al amanecer vuelven al ataque, cortando casi a raíz del suelo las nacientes plantitas.


“En 2015 hubo mucha humedad por las lluvias. El año pasado la sequía azotó con fuerza, y ahora esto que nunca soñé que podría ocurrir. Estaba preparado para combatir a los gusanos cogolleros, pero a estas tucuras parece que no hay armas que las pare, porque las que se fumigan mueren, pero siguen llegando más y van avanzando”, relató al mostrar su chaco, devastado por las langostas.


Aurelio vive en la comunidad indígena Cotoca, donde temen que la acción emprendida por el Comité Técnico Interinstitucional (CTI), integrado por las instituciones públicas y privadas de Santa Cruz, ligadas a la actividad agropecuaria, de cubrir con fumigación aérea toda la zona de Mora termine como el dicho de que el remedio resultó peor que la enfermedad.
Intervino el capitán de la comunidad, Edwin Orías, en una asamblea de emergencia a la que acudieron para escuchar el plan de fumigación de un técnico del CTI, señalando que “se corre el peligro de que el veneno contamine las aguas de los atajados y el pasto, y se mueran nuestros animales. No deben fumigar el área urbana, porque puede afectar a los menores”.


Esta fue una de las razones por las cuales el CTI decidió reservar el plan de pulverizar en esa zona los químicos fipronil, cipermofrina y thiametoxan más delmatorina, que mediante una avioneta realizó al atardecer de ayer sobre una franja de las riberas de Río Seco, Las Cutas y Yatirenda


“Faltó ‘socializar’ en Cotoca este emprendimiento, este jueves les vamos a explicar los alcances y los cuidados, porque no hay vuelta en esta campaña para detener a las langostas. El plan está minuciosamente coordinado, con una logística que cubrirá un total de 1.200 hectáreas, donde la Gobernación apoyará con insumos para 300 hectáreas, el municipio de Cabezas para otras 300 y el Gobierno, mediante el Senasag, un total de 600”, informó el secretario de Desarrollo Productivo, Luis Alberto Alpire.


Eulogio Vargas, dirigente de Las Cutas, refirió que las langostas llegaron también a los sindicatos 11 de Julio y 15 de Agosto, y junto con Aurelio, cree que la acción del CTI “puede ser la tabla de salvación, pero se tiene que actuar con mayor intensidad con la fumigación, respetando los potreros y los pastizales, que solo se lo haga en los cordones rompevientos, donde están escondidas las langostas que se quedaron, pues las demás siguen avanzando mientras llegan más”.


“Vamos a apurar la fumigación con productos que hemos coordinado con el Senasag de Argentina, donde ya hay experiencias en la lucha contra esta plaga devastadora”, informó el director nacional del Senasag, Mauricio Ordóñez.

Operativo
A las 14:45 llegó la comitiva del CTI, integrada por representantes y técnicos de la Gobernación, Senasag, Anapo, CAO, ganaderos y de otras instituciones, se reunieron con ejecutivos del gobierno municipal de Cabezas y dispusieron el plan coordinado el martes en Santa Cruz, de fumigar el área afectada por las tucuras agresivas.


Técnicos del Senasag organizaron la mezcla de los químicos cargada a la avioneta fumigadora contratada para el efecto. Policías y militares ayudaron en el control de la carretera, donde asentó la aeronave para cargar el producto.


Previamente, durante la mañana, una comisión monitoreó la geografía de Mora para verificar el impacto del ataque del insecto y establecer las coordenadas por donde se tiene que hacer mayor fumigación.


“Ya empezamos, vamos a reforzar la acción”, expresó Alpire.
Luis Segovia, que tiene potreros en Río Seco, sugirió que se provea de químicos a los productores para que apoyen rociando por sectores, de manera que los animales tengan zona para pastar en tanto pasa el efecto residual. “Analizaremos el tema”, indicó Ordóñez 
 



En esta nota



e-planning ad