ECONOMÍA

La inversión extranjera en Bolivia cae un 44,1%; el 'vice' minimiza su impacto


En 2014 llegó a $us 2.122 millones, pero el año pasado cayó a $us 1.180 millones. Para el Ejecutivo no es fundamental dada que la inversión pública en 2017 supera los $us 7.000 millones, pero “es bienvenida si llega”. Expertos critican postura estatal 

El vicepresidente interactuó con el público. Dijo que no hay otra alternativa al modelo estatal

13/10/2017

Se remangó la camisa, tomó un apuntador electrónico y bajó desde un palco, estaba animado, un grupo de estudiantes lo miraba con atención. Con en el dispositivo apuntó a una pantalla y varias cifras aparecieron, y enseguida empezó a explicar  esos números. Se trata del vicepresidente, Álvaro García Linera, que ayer expuso en el Décimo Encuentro de Economistas de Bolivia organizado por el Banco Central de Bolivia (BCB) y la Universidad Gabriel René Moreno (Uagrm).

En su intervención disparó cifras sobre los logros del Gobierno en 11 años de gestión. Resaltó que tres millones de personas dejaron la pobreza extrema y que el país crece. De hecho aseguró que es la que más lo hace la región.

 Pero en esta ponencia también disparó cifras negativas.

Según datos oficiales, la Inversión Extranjera Directa (IED) tuvo un pico alto de $us 2.122 millones en 2014, pero en 2016 se redujo a $us 1.180 millones, una caída de 44.11%. 

El vicepresidente no dio importancia a estos dígitos y aseguró que Bolivia no depende de las divisas extranjeras para su crecimiento, pero que “es bienvenida si llega” y que el Estado brindará todas las garantías posibles.

“El Estado es el motor de la economía de Bolivia”, dijo el  vicepresidente al explicar su postura.

Para el 2017,  el vicepresidente aseguró que la inversión estatal llegó a más de $us 7.400 millones.

 “Esto es mucha plata. El Estado es la principal fuente de inversiones. Antes lo que hacía representan el 6% del PIB, hoy es 80%”, afirmó García Linera. 
 Con un  tono de algarabía, dijo que el país ya no necesita pedir  “limosna” para sus proyectos porque gracias a la buena administración el 78% de la inversión se financia con recursos propios.   

El economista Carlos Schlink  señaló que la postura del vicepresidente es demasiado política. Para él la IED  es por demás de necesarias en economías en     desarrollo como la  boliviana. 

“Es primordial tener inversiones extranjeras, en especial en sectores estratégicos, como los hidrocarburos”, señaló.
Siguiendo su análisis, afirmó que Bolivia tiene con un modelo económico primario exportador, que fomentó el consumo pero no la producción de valor agregado.
El investigador en economía Germán Molina aseguró que la inversión extranjera permite a los países obtener capitales frescos y el acceso a tecnología. 

Doble aguinaldo
El vicepresidente se refirió también al  segundo aguinaldo y dijo que primero se tiene que ver cómo cierran las cifras de crecimiento del equipo técnico del Gobierno hasta el 31 de octubre.   

“Hay que esperar los datos hasta el final, queremos llegar al 4,5% tenemos el crecimiento mayor de América Latina”, afirmó.



 




En esta nota