Economía

La desigualdad en el país sigue a pesar de una menor pobreza


Según el Gobierno los niveles de extrema pobreza y pobreza son menores respecto a 2005. Entre las medidas que contribuyeron a los logros del país se mencionan a los bonos y la economía

Según el Gobierno los niveles de extrema pobreza y pobreza son menores respecto a 2005. Entre las medidas que contribuyeron a los logros del país se mencionan a los bonos y la economía

27/12/2014

Que Antonio Mariaca perciba un mejor salario o su esposa tenga mejores ventas en su puesto del Abasto, y que desde 2007, por el nivel de ingresos de ambos, sean considerados una familia no vulnerable a la extrema pobreza y en vez de ello sean catalogados como personas con necesidades moderadas, es uno de los avances que se dieron en el periodo 2000-2012, en el que de acuerdo con las cifras oficiales, la pobreza moderada se redujo del 66,4% al 43,4% y la extrema del 45,2% al 18,8%.

Sin embargo, desde la Fundación Jubileo hacen notar que pese a este importante avance en mejorar la calidad de vida de los bolivianos, la brecha entre ricos y pobres sigue siendo grande, por lo que la desigualdad es uno de los problemas socioeconómicos que aún se deben resolver en el país.

La fundación precisa que el tema de la distribución de los ingresos es clave, más allá de una mejora salarial que en primera instancia es un aliciente, pero que a largo plazo no es una solución estructural el tema de las necesidades extremas y moderadas.

El economista Antonio Sosa sostuvo que entender la pobreza solo desde un punto de vista de mejora de ingresos es una visión a corto plazo y que el tema de la igualdad requiere de un programa donde se contemple la posibilidad de que la mayoria de la población tenga acceso a una buena educación, a una vivienda digna, a una adecuada alimentación, a distintos servicios y que la riqueza de la población no se concentre en pocas manos.

Cómo se mide la pobreza
En Bolivia, el estudio de la pobreza se ha restringido a características más cuantificables, es decir, a medir el número de personas en una sociedad que: (a) carecen de los bienes y/o servicios necesarios para gozar de una vida adecuada o, por otro lado, (b) que no cuentan con los recursos necesarios para adquirir dichos bienes.

Acerca de la primera característica, (a) no importa si los individuos poseen el ingreso suficiente para satisfacer sus necesidades básicas, sino que efectivamente estas hayan sido cubiertas. Por ende, se considera pobre a una persona que efectivamente no goza de bienes y/o servicios definidos como necesarios. Para este caso la identificación de los pobres se la realiza a través del método de las necesidades básicas insatisfechas (NBI), donde se calcula un índice asignándoles a sus componentes ciertos ponderadores.

Acerca de la segunda característica (b), pobre es aquella persona que no cuenta con la capacidad, en términos de recursos, para llevar una vida adecuada, donde el indicador de bienestar es el ingreso o consumo per cápita del hogar y la identificación de los pobres se la realiza a través del método de líneas de pobreza.

Al respecto, Wilboor Brun, del Centro de Estudios Públicos Populi, sostuvo que la superación de la pobreza no solamente pasa por distribuir recursos a lo Robin Hood (quitar a los ricos para dárselo a los pobres) y que esa fórmula coyunturalmente o por motivos políticos electorales es un arma usada frecuentemente.

Brun subrayó que la superación de la pobreza es un proceso de largo plazo (que no coincide con los ciclos políticos electorales) y necesita de políticas públicas que permitan la generación de empleos de calidad, de una flexibilización de la regulación laboral y la eliminación de la dicotomía del mundo formal e informal.

El analista remarcó que es primordial mejorar la calidad de la educación primaria y secundaria. Revisar el impacto real de programas de subsidios condicionados y apuntar a una participación activa de los padres en la educación de sus hijos a través de programas de subsidio a la demanda de educación; y por último puntualizó que el crecimiento económico sostenido en el tiempo superior a un 6% es fundamental.

Distribución del ingreso
De acuerdo con el Ministerio de Economía, la relación de ingresos entre el 10% más rico y el 10% más pobre a escala nacional entre 1997 y 2011 experimentó una mejoría que muestra el descenso del desequilibrio de ingresos.

Según el Gobierno, en 1997 el 10% más rico era 96 veces más rico que el 10% más pobre de la población boliviana. Para 2011 esta situación cambió de la siguiente manera: el 10% más rico era 36 veces más rico que el 10% más pobre de la población.

El informe remarca que la brecha entre ricos y pobres se redujo en este periodo, por lo que en junio de 2012 el Fondo Monetario Internacional (FMI) manifestó que el país logró mejoras en la inclusión social y en la distribución del ingreso.

A su vez, en 2012 la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) declaró que Bolivia se encuentra entre los siete países que registró aumentos significativos en su lucha en contra de la pobreza.

El informe del Ministerio de Economía señala que entre las medidas que contribuyeron al descenso de la pobreza en el país se cuentan los bonos Juancito Pinto, Juana Azurduy, la renta dignidad, el clima económico favorable para el desarrollo empresarial, los aumentos de salario anuales, el incremento de las transferencias a los niveles autonómicos, que ahora tienen más dinero para invertir en salud, educación, caminos y desarrollo de proyectos productivos, que permitan mejorar la calidad de vida en las distintas regiones del país



En esta nota



e-planning ad