ECONOMÍA

La COB presiona para agilizar el alza salarial


La reunión de ayer quedó en cuarto intermedio y se retomará hoy. El encuentro entre dirigentes y el presidente es cordial. Los trabajadores tendrán un ampliado inmediato para ver si aceptan 

Los dirigentes de la COB al momento de explicar que hoy se volverán a reunir con el Gobierno, por el alza salarial

27/04/2017

La dirigencia nacional de la Central Obrera Boliviana (COB) y el presidente Juan Evo Morales definirán hoy el incremento salarial para esta gestión, tras el cuarto intermedio que dispusieron ayer, cuando el diálogo se prolongó por más de tres horas. Si bien existe un ambiente cordial en las negociaciones, los trabajadores determinaron no suspender su ampliado nacional, por lo que existirán algo más de dos horas y media para llegar a una conclusión sobre el porcentaje de alza de los haberes.

Al mediodía están convocados nuevamente los dirigentes para retomar el trabajo sobre las conclusiones en las cuatro mesas instaladas hace semanas: productiva, social, económica y normativa laboral. La actual propuesta del Gobierno nacional es un de 6% de incremento al Salario Mínimo Nacional (sube de Bs 1.805 a 1.913) y un 5% al haber básico, aspecto que es rechazado por los representantes sindicales.
En la víspera, el encuentro se inició a las 14:15 y se prolongó hasta las 17:37, cuando el primer mandatario abandonó raudo Palacio de Gobierno para viajar a Cochabamba, departamento donde tenía prevista una actividad oficial.

“No se suspenderá el ampliado nacional de la Central Obrera, mañana vamos a informar de forma completa a los trabajadores”, dijo el secretario ejecutivo de la COB, Guido Mitma. La cita de los trabajadores está convocada para las 14:30 en la urbe paceña.

A su turno, el viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, Alfredo Rada, ponderó la actitud con la que se encaró la conversación. “Ha sido una reunión muy cordial en la que ha habido un sano intercambio de criterios”, afirmó.

Aspectos tratados
Junto con el presidente estuvieron los ministros de la Presidencia, de Economía, de Trabajo y de De-sarrollo Productivo, René Martínez, Luis Arce, Héctor Hinojosa y Eugenio Rojas, respectivamente; además del viceministro Rada. Por parte de la COB asistieron 13 dirigentes nacionales.
Analizaron los ámbitos de salud, vivienda social, una nueva Ley General del Trabajo, que compile la normativa vigente en el área y el potenciamiento en el ámbito productivo. La COB dejó en claro que buscan consolidar el incremento que proponen, con base en una canasta familiar de Bs 8.309. 

Uno de los primeros temas debatidos fue conformar una comisión que analice la vigencia del sistema único de salud y su vinculación con la seguridad social, sobre lo cual existieron coincidencias. En el encuentro previsto para esta jornada se buscará validar la conformación de mesas de trabajo entre el Gobierno y la clase obrera para dar continuidad y asegurar el cumplimiento de los acuerdos.

Posición de los empresarios
Ante la inminente alza salarial para el empresariado nacional, que no está participando de las negociaciones, los encargados del aumento porcentual del salario serán los reponsables sobre las consecuencias que eso genere en la estabilidad económica y de las empresas.

Ronald Nostas, presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), señaló que no tiene detalles de lo que hoy se tratará entre los representantes de la COB y el Gobierno, pero remarcó que es de esperar que la cordura, la sensatez y la madurez primen a la hora de definir el porcentaje del incremento salarial para los trabajadores en esta gestión.
“Como no estamos participando de estas negociaciones, esperamos que los reponsables  se hagan cargo de las consecuencias que provoquen su elección. Deben pensar en la estabilidad laboral y en cómo un determinado porcentaje puede afectar a la capacidad de pago de una empresa”, sostuvo Nostas.
El máximo representante de los empresarios indicó que cumplirán con el pago del incremento salarial y de su respectivo retroactivo, pues se trata de una norma obligatoria.

A su vez, Jorge Arias Lascano, presidente de la Cainco, lamentó el no haber participado en las distintas reuniones con el Gobierno y los representantes de la COB para acordar el incremento salarial.
Arias subrayó que insistieron en poder participar de las reuniones, pues ellos son parte activa de un conjunto de tres partes en donde el Gobierno, los trabajadores y los empresarios deben encontrar una equidad.

Sobre el cumplimiento en el pago del incremento salarial, Arias dijo que harán un gran esfuerzo y que si hay una ley no tendrán  otra opción que cumplirla.
Desde la Federación de Empresarios Privados de Santa Cruz indicaron que ya no cuentan con margen de maniobra y que solo resta conocer el porcentaje del incremento salarial y que este refleje la actual situación económica del país, para no crear falsas expectativas en los trabajadores y no generar un escenario de inestabilidad laboral que es lo último que se quiere.

Los analistas
Víctor Hugo Figueroa, expresidente del Colegio de Economistas de Bolivia, explicó que como todos los años el aumento salarial es un derecho de los trabajadores que se debe cumplir y, salvo los primeros años del Gobierno de Morales, el porcentaje siempre estuvo ligado a la inflación o fue superior en uno o dos puntos, pero no más, lo que indica que el Ejecutivo antes de dar luz verde al aumento salarial realiza un detallado estudio técnico de la economía del país, por lo que para esta gestión se debe esperar un incremento cercano a la inflación del año pasado que fue del 4%.
Similar criterio tuvo el economista Agustín Jiménez, que puntualizó que es obligación del Gobierno lograr un equilibrio en donde las expectivas de mejora salarial de los trabajadores no se cumpla a un alto precio afectando la estabilidad de las empresas nacionales. 



En esta nota



e-planning ad