ECONOMÍA

Hugo Landívar Cuéllar: “El empresario debería ser crítico, pero el Gobierno lo neutraliza”


Hugo Landívar lleva más de 30 años abriendo compañías en Bolivia. Afirma que los empresarios deben tomar conciencia de la desaceleración económica para cuidar su patrimonio. Pide al Gobierno brindar certeza al sector

Landívar confía en el potencial agrícola de Bolivia, pero espera mejores condiciones / Foto: Clovis de la Jaille

04/06/2017

Hugo Landívar Cuéllar (64) quería ser empresario desde que estudiaba en la Escuela Salesiana Muyurina. Si hay una palabra que define a Landívar es la audacia. Su primer fracaso para convertirse en empresario no lo desanimó; al contrario, le dio más bríos y emprendió la firma de insumos agrícolas Mainter cuando tenía 31 años cumplidos. Era 1984, Santa Cruz tenía 50.000 hectáreas sembradas. Hoy, Landívar preside el Grupo Landicorp, constituido por siete empresas relacionadas al agro. 


_ ¿Cree que las restricciones gubernamentales a las exportaciones de productos agrícolas (desde 2008) postergaron la economía regional?
Yo lo veo más como una traba burocrática innecesaria. Al empresario le cuesta plata, tiempo y manejo de información. Es una traba tonta y si el Gobierno la mantiene es por tener un mayor control del empresario. Es como decir aquí estoy, soy el Gobierno y controlo tus actividades. Pero, en resumidas cuentas, eso es muy negativo, porque si hay más libertad para producir y exportar todo se vuelve más fácil. Bolivia no es un país fácil, tenemos muchas cosas en contra, entre ellas la mediterraneidad y la labor de exportar se vuelve titánica. El Gobierno debe hacer más fácil la labor del empresario, no complicarla. Debe ver al empresario como un aliado para crear fuentes de empleo y bienestar. 

La desaceleración
_ Se acabó la bonanza económica. ¿Cuáles son los desafíos del empresario?

El país atraviesa un momento de desaceleración, pero antes pasamos por una época interesante en la que los empresarios tuvimos la oportunidad de trabajar, de hacer crecer nuestras empresas y generar nuevas fuentes de trabajo. Eso es lo que hace el empresario cuando trabaja como lo debe hacer.  En este momento, las circunstancias no son las deseadas, pero hay varios motivos. Primero, el contrabando, porque los países vecinos devaluaron sus monedas y 
nosotros seguimos con una moneda fuerte como una forma de proteger la economía, según el ministro de Economía.
_ A este escenario se suma la producción agrícola...
La cosecha de granos en Santa Cruz no fue la mejor, tanto en 2016 como este año y es un motor importante de la economía regional. Si la cosecha no va bien, nos afecta a todos, no solo al productor o a las empresas relacionadas con la agroindustria. 


_ ¿Qué debe hacer el empresario en ralentización?
Cuidar su patrimonio. No perder dinero. Si cuida su patrimonio, se fortalece, pensando en que el país se va a poner en positivo. Entonces, si el empresario controla sus costos, sus utilidades de manera de preservar su patrimonio, es un éxito, aunque no gane tanto dinero como quiere.
 

_ Usted habla de cuidar el patrimonio, pero Mainter acaba de inaugurar una sede que costó $us 3 millones...
Creamos una nueva sede, pero ese proyecto empezó hace tres o cuatro años. No se podía parar, era peor. Terminamos en un momento que no era el adecuado, pero había el presupuesto y ya está. Cumplimos sin ningún problema. Ahora, lo que debemos ver es que este proyecto se sostenga solo y que eso no signifique pérdida de dinero.
 

_ ¿En desaceleración el empresario cambia sus hábitos de gasto por el bien de la compañía o los mantiene?
Para vencer un momento díficil, lo primero que uno debe hacer es aceptarlo, cuando lo hace,  entonces lo resuelve, porque tomó una idea diferente del problema. Uno no puede seguir con una mentalidad exitista en un momento como el que se vive hoy. Hay que ponerse en ‘desaceleración mode’ y todo tiene que cambiar. Entonces, sí debemos minimizar costos, el ejemplo lo debe dar uno mismo en su forma de actuar.


No es que uno se dé la gran vida y que los demás sufran. Con el ejemplo, uno promueve el cambio de mentalidad. Además, uno debe ir de acuerdo con lo que ocurre con el consumidor, que cuida sus pesos.
 

_ ¿Hay buenas perspectivas a futuro para el sector agrícola? 
Debería haber porque hay planes del Gobierno para incrementar el área de siembra, entonces hay que estar preparado y decirle al Gobierno que no se olvide de sus promesas, sino que se genere una dinámica. Sé que es difícil producir, pero más difícil es vender. Hay varios productos que estamos importando y los deberíamos producir. 


Nuestro grupo cree en Bolivia como una alternativa posible, viable y con resultados. La duda es cómo va a actuar el Gobierno a futuro, cuál es el modelo de país que quiere desarrollar y esa incertidumbre es la principal causa de que no haya crecimiento económico. 

Empleos y salarios
_ ¿Con altos costos y pocas ventas, la primera medida es reducir personal?

Yo creo que es el último mecanismo, porque las empresas están cuidando su personal y cuesta mucho deshacerse de gente que ya está especializada. Hay que evitar gastos superfluos, pero concentrarse en cuidar el personal más importante en la empresa, el que tiene más valor. 
 

_ Sin embargo, el personal ahora cuesta más, cada año se aplican medidas sociales como el incremento salarial...
Los incrementos salariales no son medidas sociales, son políticas. Son para congraciarse con una minoría, porque los que ganan sueldos en este país, a través de la empresa privada, no llegan al 30% de los trabajadores, el otro 30% está en manos del Estado y el saldo son informales. Los ajustes salariales no benefician a todos los trabajadores, como uno pensaría. Ahora, el poder del Gobierno es grande y supera la capacidad de reacción del empresario. He visto que el alza salarial del 7% lo reclamó todo el mundo porque un sobrecosto laboral significará para el empresario tomar recaudos y de alguna manera pondrá a alguien en la calle. Entonces, lo que se pensaba que era una solución, ahora es un problema.
 

_ ¿Los incrementos salariales van en contra de los trabajadores? 
Sí, son medidas políticas que van en contra de los trabajadores y en favor de los gobernantes. No se promueve el empleo, sino el desempleo. ¿El Gobierno cómo lo entiende esto? Como una ambición política de poder, de un populismo falso y equivocado. Es un mal cálculo político. Se va a congraciar con la dirigencia de la Central Obrera Boliviana, que es la que grita, tiene poder de prensa, pero y ¿el resto?, ¿y ese trabajador al que lo sacaron de su puesto porque no le dio al empresario? Son medidas populistas que deben pensar dos veces antes de lanzarlas. No ven lo negativo, ven lo positivo y lo positivo es que los gobernantes se sienten felices de incrementar sueldos a costa del empresario privado y del Estado. 

Dirigencia empresarial
_ ¿A la dirigencia empresarial le falta un discurso más contundente o se callan para evitar una mayor fiscalización de las entidades del Estado?

El empresario debería ser más crítico y cuestionador, en lo posible, pero este Gobierno al que reclama trata de neutralizar de  alguna manera, pero eso tampoco es bueno, es negativo. Si el Gobierno no escucha la voz de los inversionistas, no va a lograr el equilibrio y la armonía, que es lo que se quiere en una economía como la nuestra. El equilibrio y la armonía son pilares fundamentales de desarrollo económico en todo país.


_ ¿Usted ha decidido mantenerse al margen de la dirigencia empresarial? 
No, no estoy al margen. Estoy activo en lo que puedo, pero soy de la idea de ceder espacios a las nuevas generaciones con ideas nuevas, pero si las ideas de los que ya pasamos los umbrales de la misión de estar en primera fila sirven, mi opinión siempre estará cuando me convoquen. Yo nunca me excusé de estar en las actividades empresariales, pero sí tengo la esperanza en la nueva generación, que tome la posta con fuerza, más vigor, que pueda proponer ideas nuevas, que son las que nos hacen falta.


_ ¿Hace falta el diálogo franco entre Gobierno y el sector privado? 
Sí, falta franqueza. El mejor lugar para generar el diálogo es una mesa, y todos sentados discutiendo los mismos objetivos, porque los objetivos del Gobierno deben ser los mismos del empresario. Cuando no existe esa comunión de ideas y objetivos es que el Gobierno domina o no promueve el desarrollo, entonces es vital una mesa de diálogo propositiva.

Landicorp, por dentro
_ ¿Qué cambios se dieron en el Grupo Landicorp con este cambio de ciclo económico? ¿Cambiaron sus unidades de negocio? ¿Diversificaron?

Nosotros analizamos a fondo esta situación. Teníamos dos opciones: diversificar ‘inside’ (dentro) o diversificar ‘outside’ (fuera), que significa buscar nuevos negocios en otros sectores. Decidimos hacer ‘inside’, es decir, diversificar dentro de nuestro negocio, ver en qué más podíamos ampliar nuestra oferta de productos y servicios. No creando nuevas empresas o nuevos negocios, sino que si vendo herbicidas, trato de buscar un insecticida para complementarme. Así se corre menos riesgo, uno amplía su abanico de oferta, es una forma de optimizar.
 

_ Por ejemplo, con Carrera Motors venden FIAT, ¿ofertarán otras marcas?
No, seguimos con FIAT, pero vamos a tener nuevos modelos. Estamos por lanzar un auto compacto pensado para ciudades como Santa Cruz. 
 

_ ¿Y con GranAlimento? 
Vimos que se importaba grandes volúmenes de alimentos para mascotas y decidimos producirlo a través de una alianza con Italia y EEUU. El nombre de la línea para alimento canino es Grotto y lo elaboramos con nuestra materia prima. Estamos a la altura de otras marcas internacionales. Ahora, producimos alimentos para bovinos, equinos, peces, cocodrilos y tenemos la harina extruida integral. Hay para aves que exportamos a Perú y Chile con bastante éxito.


_ Mainter, empresa del Grupo Landicorp, está catalogada como uno de los tres mejores lugares para trabajar en Bolivia, ¿es posible mantener el liderazgo en tiempos de austeridad? 
No es fácil porque hay que mantener el buen criterio, la buena actitud en momentos difíciles. Entonces, lo que hicimos fue incorporar a la gente dentro del problema y empezamos a resolver junto con ellos. Esto no es una cuestión ajena, sino que es responsabilidad de todos los que trabajamos en esta empresa, resolverlo y llegar a buscar una solución con todos los involucrados. Cuando ocurre eso, el mejor lugar para trabajar se mantiene, porque no solo es el papel de los líderes resolverlo, sino de todo el equipo. 
 

_ ¿Para cuántas personas genera empleo Landicorp? 
Para unas 300 personas de forma directa y 2.000 indirectas.
 

_ ¿Sigue diseñando muebles con Beceratti? ¿Los vende?
No he vendido nunca una pieza, las regalo. No lo quiero manejar como un negocio, sino como un pasatiempo. 



En esta nota



e-planning ad