economía

Gobierno se abre al análisis del uso de los transgénicos


Morales volvió a desafiar a los que están en contra al pedirles que le garanticen la soberanía alimentaria solo con oferta orgánica. Los medianos y pequeños productores son duros críticos

Cinco son los temas que se están abordando en la cumbre. Hoy se darán los resultados

21/04/2015

22/04/2015
?

Durante la inauguración de la cumbre Sembrando Bolivia, el discurso del presidente Juan Evo Morales robó más de una sonrisa al sector agropecuario de Santa Cruz. Y no es para menos, pues Morales en su alocución de más de media hora, dio pistas de cómo el Gobierno, en el tema de los transgénicos, no tiene una postura cerrada y que está dispuesto a analizar el pedido de los medianos y grande productores y, de ser necesario, dar luz verde a su uso.

Morales hizo un recorrido de lo que se espera de la cumbre. Hablo del problema que significa la toma ilegal de tierras productivas, hizo foco en el tema de la función económica social y del pedido de los productores de su ampliación. Cuando fue el turno de los transgénicos se mostró cauto y firme a la vez.

El jefe de Estado reconoció que el tema crea división, pero que es necesario encontrar una solución. Hizo notar que no se puede seguir teniendo un discurso cerrado como el de cero transgénicos o solo producción ecológica.

Morales indicó que en el tema alimentario hay que ser responsables y serios, pues la obligación del Gobierno es garantizar a la población el acceso a estos productos, por lo que preguntó a aquellos sectores que están en contra de los transgénicos si le pueden garantizar soberanía alimentaria solo con una producción ecológica u orgánica.

“Se debe trabajar de manera seria y ver qué es lo mejor para el país”, dijo Morales, y remarcó que si para aumentar la producción de alimentos hace falta cambiar las leyes o los decretos, se lo debe hacer.

Rayando la cancha

Más directo fue Julio Roda, presidente de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), al sostener que si se quiere un sector productivo eficiente, competitivo y exportador urge el uso de los transgénicos.
A manera de ejemplo indicó cómo Paraguay -un país con seis millones de habitantes-, produce alimentos para 60 millones y es el sexto exportador mundial de carne bovina.

También indicó que por el uso de la biotecnología EEUU tiene un rendimiento de 17 toneladas de maíz por hectárea, Argentina 10 y Bolivia apenas cuatro, por lo que, a su criterio, el país no puede seguir perdiendo mercados, mientras las demás naciones siguen avanzando y consolidando su aparato agropecuario.

También observó que los que se oponen al uso de la biotecnología no presentan ninguna propuesta.

Totalmente opuesto y con una postura cerrada y firme el secretario general de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (Csutcb), Rodolfo Machaca, subrayó que para las organizaciones sociales que forman parte del denominado Pacto de Unidad el uso de transgénicos en la producción agrícola es un tema cerrado porque, desde el punto de vista científico, representa una amenaza para la salud pública.

El dirigente dio cuenta de que desde el occidente respaldan la propuesta de una agricultura familiar comunitaria ecológica-orgánica y de implementar una política agropecuaria diferenciada que tome en cuenta los sistemas de producción ancestrales para el altiplano, los valles y el oriente del país.

Machaca sostuvo que los pilares de la propuesta del Pacto de Unidad giran en torno a seguridad jurídica (no mercantilización ni extranjerización de las tierras), agrodiversidad (no transgénicos), recurso hídrico para tornar eficiente la producción (sistema de riego), asistencia técnica, acceso a la tecnología y mecanización, centros de acopio y a financiamiento.

En un tono más conciliador, el viceministro de Desarrollo Rural, Eugenio Rojas, indicó que las ponencias en torno al uso de semillas transgénicas deben ser debatidas de manera técnica y científica en las mesas que se instalaron en la cumbre.

Rojas hizo notar que se debe tomar en cuenta el tema social -garantizar la seguridad alimentaria sana- y la perspectiva económica -seguir en el ritmo de crecimiento- por lo que se debe adoptar una postura responsable con la decisión que se asuma en la cumbre que se realiza en el salón Chiquitano (Fexpocruz) y que acaba hoy



En esta nota