Fernando Burlando: "Bolivia está mal vendida, es un volcán en erupción"


El millonario abogado estuvo en Santa Cruz por primera vez, donde pretende comenzar un ambicioso proyecto inmobiliario por la zona del Urubó

El abogado penalista más conocido en Argentina estuvo de paso en Santa Cruz, donde tiene un proyecto inmobiliario
Escuchar el artículo Pausar Lectura

14/03/2016

La temperatura daba para una polera o una de mangas cortas, pero su pasión por la moda y su formalidad no se inmutan ante el rigor del termómetro.

Vestido con un terno negro Dolce & Gabbana, además de camisa y calcetines blancos, corbata, cinturón y zapatos oscuros de la misma marca, excepto por el reloj Rolex, Fernando Burlando, el abogado penalista más mediático de la Argentina, estuvo de paso por Santa Cruz de la Sierra un par de días, como parte de su acercamiento con estas tierras que tenía pendientes desde joven, pero a las que no llegaba por falta de mar, lugar donde desarrolla una buena parte de los deportes que lo apasionan.

Es hijo de un juez, tiene 51 años, mide 1,86 metros de estatura, se cuida bastante físicamente porque además de jurisconsulto, hace el papel de "celebriti". Estuvo en Showmatch, el programa de Marcelo Tinelli, junto a su novia de 25 años, Barby Franco, que tiene un año menos que su hija mayor, pero además ha estado involucrado en sonados casos, que van desde la política hasta la farándula, como el pleito entre Diego Armando Maradona y su exesposa Claudia Villafañe.

Se alojó en el hotel Los Tajibos, traído por un grupo empresarial argentino-boliviano, y compartió con compatriotas como Gabriel Feldman. Tiene previsto invertir en un megaproyecto en la zona del Urubó, cerca del hotel Radisson. La intención es comenzar a construir en un par de meses dos torres, de 20 pisos cada una, además de un hotel y un centro de convenciones con empresarios nacionales, entre ellos José Jiménez, con quien estrechó lazos gracias a su pasión por el fútbol, disciplina que le encanta, y que le ha permitido llegar a conciliaciones en partidos entre amateurs.

Ya desde el saludo se le nota lo "canchero". Es muy hábil para tratar a quien se le acerca, parece que tiene clara la frase de que nunca se sabe qué mano puede abrir o cerrar una puerta, y da la impresión de que no toma nada personal, como si todo se tratara de un gran negocio, y no de amores o de odios.

_¿Burlando en Bolivia?

Bolivia era algo que tenía pendiente en mi vida, yo desde jovencito quise conocer y no tuve la oportunidad. De hecho la mayoría de mis deportes siempre tuvieron que ver con el agua, excepto el polo y el fútbol, y entonces nunca pude conciliar esa oportunidad. Ahora, seducido por un grupo boliviano-argentino, que lidera José Jiménez, que me hablaba de las bondades, sobre todo de Santa Cruz, de determinadas características de esta tierra, con adjetivos calificativos que hasta parecían exagerados, tuve la oportunidad de venir a ver si podíamos hacer algún tipo de proyecto, de entrar en esta tierra teniendo parte de ella y los primeros pasos que di fueron impresionantes para mí.

Tal vez ustedes que viven acá no se dan cuenta de lo que tienen, esto para mí es un volcán en erupción, fluye el progreso, el crecimiento, la proyección, ni qué decir de la calidez de la gente. Diré algo que quizás no le guste al boliviano: Bolivia está mal vendida. Cuando llegué me encontré con un panorama distinto al que yo había comprado a través de toda la información que tenemos y la calidez de la gente no es lo que uno espera encontrar. Me parece Disneylandia, están todos preparados para atender el turismo.

Entonces son cosas que no se exponen y frente a esa situación el turista internacional no se inquieta. Fundamentalmente lo que vi es una proyección de crecimiento desmedida, me parece que al estar acá no se dan cuenta de lo que es Santa Cruz, con lugares tremendamente bonitos, con una perspectiva laboral en crecimiento, que diría ascendente por muchos años, un lugar muy apetitoso, en serio.

Hagan de cuenta que esto es un lugar donde uno siente que le están haciendo un masaje permanentemente.

_Si Bolivia está mal vendida ¿Cómo cree que la han vendido?

Tal vez está bien vendida porque hay cosas que no hay que descartar, pero Bolivia está muy vendida desde el aspecto cultural y es mucho más que lo cultural y tradicional.

Puedo decir que es la primera ciudad de Bolivia, con una gastronomía internacional, realmente comí un sushi que no comí en todo Buenos Aires, probé una carne que tampoco comí en Buenos Aires, o del mismo nivel que Buenos Aires. Ayer me senté en el Hard Rock y parecía que estaba en Nueva York.

Entonces me parece que la sensibilidad se está perdiendo con el acostumbramiento, esa capacidad de impresión o de asombro y me parece que este es un terreno óptimo. Llegó Barby (su novia) más tarde que yo y nos fuimos a hacer un pequeño tour por el Urubó y lo primero que vimos fueron lugares tan propicios para desarrollar un lugar turístico como Puerto Madero. Realmente no lo podíamos creer y decíamos esto es crecimiento puro.

_Este es un grupo argentino - boliviano ¿Se puede saber quiénes son de la parte boliviana?

Es un proyecto inmobiliario, van a ser dos torres de 20 pisos, muy cerquita del Urubó. Me parece que será una bisagra, no solamente para Santa Cruz, sino para Bolivia, que los va a exponer al mundo, pero de una manera totalmente diferente.

Es algo muy moderno y ambicioso, como los empresarios que lo están trayendo y uno no tarda en ser parte como inversor de este proyecto. Realmente es algo llamativo y uno se da cuenta inmediatamente de la pujanza del lugar y aparte me parece pendiente, el tema de la capacidad en cuanto a oficinas, hotel, centro de convenciones (no viviendas).

Es un lugar que estará muy cerca del hotel Radisson, con unas vistas fantásticas y en un lugar que parece que uno planta la semilla y no hay que esperar un año, sino que crece inmediatamente. No sé si estoy autorizado para nombrar a los empresarios, pero estoy hablando con José Jiménez, que me trajo acá y que me hablaba de una manera tan seductora que me parecía fantástico.

_¿Cómo hizo el nexo un boliviano con usted?


Precisamente por eso, yo tengo muchos amigos bolivianos, comparto no solamente mi vida personal, sino también el deporte con ellos. Bolivianos que juegan al fútbol, pero que son amateurs, que son muy buenos jugadores de fútbol. Tiene que ver con esto y con esta bondad que uno no entiende del boliviano; lo único que he notado son brazos abiertos, una amabilidad diferente.

_¿Cómo le vendieron tan bien algo como para invertir si viene por primera vez?

En principio el proyecto me parece tremendamente ambicioso. Será una gran vidriera internacional cuando liberen este proyecto al conocimiento de la gente y de los medios; se van a dar cuenta de la importancia que tiene y de la que va a tener para este lugar y para toda Bolivia.

No estoy exagerando. Seguramente acá en un mes me darán la razón, esto es verdaderamente serio y me han anunciado que en dos meses empieza ya la construcción. Calculo que por la magnitud del proyecto estaría terminado en no menos de dos años o tres, porque son torres importantes que obviamente le van a dar mucho trabajo a la gente de Santa Cruz.

En la construcción se involucra tanto la vida social de la gente del lugar, que será muy beneficioso.

_Hay una determinada imagen de usted en los medios, ¿quién es más allá de eso?
?

Lamentablemente soy una persona común y corriente, a la que le gusta vivir bien y la pasa bien. Yo siempre digo que Dios me ha dado algo porque en la otra vida me castigaron y maltrataron mucho, porque en esta me ha dado todas cosas buenas, para disfrutar y vivir a pleno. Ni más ni menos.

_¿Qué son esas cosas?
?

Fundamentalmente el hecho de atrapar la felicidad, tiene que ver con eso. Cuando uno desde muy joven encuentra dónde está el secreto de la felicidad. Más allá de lo que uno tenga, yo siempre digo que la felicidad tiene que ver con lo que uno tenga, sea poco o sea mucho. Y cuando uno ama eso, es donde puede empezar a ver otros horizontes.

_Es uno de los abogados penalistas más emblemáticos de Argentina y posiblemente el más mediático...


No es que sea el más mediático, es que los casos que pasan por mi estudio y que son de interés mediático deben representar el 1%, hay un 99% que nadie ni siquiera pregunta de qué se trata. Incluso los mantenemos en ese manto de respeto y de solemnidad y de silencio.

Ese 1% prácticamente es el poder de los medios exponiendo en el día a día las miserias o la felicidad de la gente. Obviamente la gente quiere saber y eso se traslada a los medios y se vive en el día a día.

_¿Cómo es que un abogado terminó en un programa como el de Tinelli?
?

Más que la exposición, debe ser con el grado de conocimiento que tiene la gente y con los casos que manejamos. Realmente por nuestras oficinas transitan los casos que más tocan los medios, yo diría que un 80 o 90%, entonces diría que eso ha hecho de Barby y de mí una pareja atractiva para el Bailando por un sueño.

_Pero la exposición también expone su vida privada...
?

Sí, pero no en su totalidad, en realidad uno pone lo que quiere.

_¿Se puede hacer eso?
?

Sí, se puede. Tiene que ver con tratar de ser medido, de tener uno su lugar. Fundamentalmente lo que uno ha entendido desde chico es que el medio no es distinto a uno, sino que se trata de gente que está trabajando y si van más allá es porque realmente tiene que ver con la capacidad profesional.

_¿Los medios no son enemigos como mucha gente piensa?

No, todo lo contrario. Sí, he defendido causas que prácticamente eran personajes que eran odiados por todo un país y creo que al final los medios terminaban ayudándome. Lo que uno tiene que entender es que el medio hace su trabajo, entonces la mejor forma es conocer esa circunstancia, acomodarse en una buena posición.

_¿Son adictivos los medios?

Yo creo que la cámara y el medio son adictivos, pero me parece que yo no me hice parte de esa adicción porque, por ejemplo, este año no me toca estar en el Bailando por un sueño. Si me preguntan si estoy angustiado, si tengo algún tipo de crisis o abstinencia, respondo que no.
Lo mío es el Derecho.

_¿Ser una celebridad no quita seriedad a su trabajo como abogado?

No, cuando doy una charla en la universidad, digo que uno tiene que adecuarse a la realidad. No digo que se hubiera acabado el momento de esos abogados que vivían acartonados, presas de lo que era la imagen y el prejuicio social. Creo que hoy por hoy los medios han invadido no solo las casas de todos los televidentes, sino todo.

Trabajan con tanta eficiencia y profesionalidad que es muy difícil surfear cualquier tipo de información. De hecho diría que el cambio de aquí a diez años atrás es radical, se ve la invasión y crecimiento de los medios.

Ahora, uno como abogado, que viene de una actividad tan social y tan humana, ¿puede escaparse de la realidad? Es más, creo que hoy no solo las universidades vinculadas al Derecho deberían tener materias vinculadas a cómo uno debe tratar la comunicación y los medios.

Soy quien brega porque los estudiantes de Derecho estudien teatro. Negar esta realidad es ir en contra, no solamente del progreso, sino del Derecho. Entonces a los que opinan lo contrario les digo que están equivocados, que están perdiendo clientes, porque yo tengo muchos clientes que nos buscan incluso para que expongamos sus casos ante los medios.

_Su papá era juez, se dice que de algún modo heredó de él ventajas como contactos...

En realidad la ventaja de mi papá es que era una persona muy querida y todo ese halo que tenía de buen hombre y de amigo de los amigos, lo heredé casi sin demostrar nada. Es cierto eso.

_¿Es cierto que por la experiencia de su papá usted considera que el Poder Judicial es ingrato?

En realidad el Poder Judicial es ingrato con la gente del Poder Judicial. Lo pude ver muy joven. Mi viejo realmente era un visionario, vi que amó su profesión, el Poder Judicial y de un día para el otro, cuando le tocó jubilarse, pasó de ser He-Man al Topo Gigio, un pequeño muñequito y sufrió mucho ese trance y ese gran cambio en lo que era su vida.

Entonces desde muy jovencito dije que yo tenía que lograr mi espacio, pero sin sufrir ese tipo de decepciones y la forma era generar una situación de poder desde el no poder, en el que uno sea valorado, y ver que eso sea propio, no ajeno y me parece que transité ese camino y no me fue mal.

_¿Y ese trance con su papá fue lo que lo llevó a brincar del Derecho al ámbito inmobiliario?

He estado permanentemente con proyectos de carácter inmobiliario, de negocios, pero todo me lo dio el Derecho. Hace mucho tiempo me puse a hacer desarrollos en Argentina, de carácter inmobiliario, construcciones de countries y fue una experiencia fantástica, pero diría que radicalmente lo que me ayudó para tener una visión de lo que era la proyección en un negocio fue mi profesión.

_Esa imagen de apertura que vende ¿es el Fernando de verdad, más allá de los medios, o es una forma de inteligencia emocional y protocolar?

Soy así. Me gusta mucho recibir gente, en mi casa me gusta organizar partidos de fútbol y compartir con mis amigos. Es más, he hecho grandes negocios y he solucionado grandes causas en partidos de fútbol. Soy así en todos lados.

_Su novia Barby y su hija mayor tienen casi la misma edad, ¿no le genera problemas esto?


Debe haber, pero Barby es muy inteligente y mis hijas también. Debe ser muy complicado ser la hija de Fernando Burlando, sobre todo con este panorama. Me parece que las nenas saben que yo a Barby la quiero mucho y que eso ha ayudado a aceitar algunas diferencias.

_¿No es una forma de compulsión o excentricidad los gastos en autos, trajes y caballos?

Mira, yo prefiero decir que soy un bon vivant. Me gusta vivir bien, no es ni más ni menos. Trabajo, mi auto lo tengo a mi nombre, no tengo cosas raras, tengo tanta transparencia que soy un tipo que puede exponer su casa o su Ferrari. Hay gente que no lo puede hacer, que tiene ocultas sus cosas. Yo realmente no tengo por qué. Ojo, creo que ha bajado mi apetito un poco por los autos desde que me robaron hace un año, pero es parte de la vida y si uno la puede vivir, este hombre trabaja y se puede dar los gustos. Es lo que recomiendo, que la gente se dé los gustos en vida.



 




En esta nota