ECONOMÍA

FMI avizora ‘tormenta económica’; Bolivia se aferra al mercado interno


“Cuando hay demasiadas nubes, se necesita un rayo para desencadenar la tormenta”, dice Christine Lagarde, del FMI. Se desconoce la magnitud del receso y su influencia en las economías


Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

17/02/2019

Desde las economías más importantes del mundo hasta el Gobierno boliviano, se aguarda una recesión económica más acentuada que la de los últimos años. Los efectos no están siendo aquilatados de la misma manera. Y es porque si bien hay una alerta mundial, se desconoce la magnitud y de dónde vendrá el golpe.

Christine Lagarde, directora general del Fondo Monetario Internacional (FMI), advirtió de una eventual “tormenta económica” que se daría este año 2019.

“No tenemos ninguna idea de lo que va a pasar y lo que sabemos es que ya está comenzando a tener un efecto en el comercio, los tipos de interés y los mercados”, dijo.



Paul Krugman, premio Nobel de Economía (2008), prevé una recesión a finales de 2019 o durante 2020. Sería ocasionada, entre otros factores, por la desaceleración del crecimiento global y las políticas de la Reserva Federal en EEUU. Otro factor sería la Eurozona, que experimenta una desaceleración cerca de los niveles de recesión y no tiene recursos.

Datos en Bolivia

Aunque con otro tipo de visión, en Bolivia también hay una lectura con presagios negativos a nivel económico. Según el ministro de Economía, Luis Arce, existen muchos riesgos que hoy enfrenta la economía mundial y los países en la región atraviesan situaciones delicadas de su manejo económico, lo que va a repercutir en el comercio internacional.

“Ya el libre comercio está cuestionado de fondo. EEUU, con Donald Trump a la cabeza, ha dado señales de que el libre comercio no va más. Se están saneando las economías internas. Y ese efecto, sin duda, lo vamos a sentir paulatinamente también, como un efecto colateral en nuestros países. Hay un problema irresuelto en una lucha comercial entre EEUU y China, que va a tener efectos importantes en el comercio mundial”, advirtió.



El presidente del Banco Central de Bolivia (BCB), Pablo Ramos, respondió a EL DEBER que el Banco Mundial (BM) ha previsto para la economía mundial una desaceleración, aunque predijo que la economía boliviana va a seguir funcionando con alto nivel.

“Una disminución sobre la tasa de crecimiento del comercio de la economía mundial va a influir. Pero lo bueno es que el modelo económico boliviano no se basa solo en la economía externa. Tenemos elementos que nos dan posibilidades de defendernos con ventajas frente a las coyunturas desfavorables de la economía mundial”, agregó.

Según datos del Servicio de Impuestos Nacionales (SIN), en 2018, el mercado interno (tributos sin el Impuesto Directo a los Hidrocarburos, IDH) significó el 82% de las recaudaciones totales. Por su parte, René Martínez, analista de la Fundación Jubileo, manifestó que si se diera este tipo de situaciones mundiales, de seguro afectará a Bolivia porque “somos parte de ese influjo mundial”.

En este sentido, dio sugerencias. “Dentro de este marco, habría que implementar políticas públicas pertinentes. Lo primero, es apostar en el largo plazo y gastar los recursos que generamos. No podemos seguir viviendo a costa de deuda porque eso tiene un límite. Por otro lado, hay que controlar la caída de las Reservas Internacionales Netas (RIN)”, mencionó. Según el BCB, en 39 días de 2019, las RIN disminuyeron en cerca de $us 400 millones.

En las puertas de un crítico reseteo financiero mundial



Desde octubre del año pasado, varios internautas sugieren una crisis económica de gran magnitud durante la presente gestión.

Esta crisis mundial la denominan ‘reseteo financiero’, ‘reseteo económico’, entre otros, cuyos autores explican que será un fenómeno que causará un colapso monetario, por una guerra de poderes de las economías más grandes del mundo, deudas impagables y los precios del petróleo.

Los antecedentes datan desde que se descubrieron las “hipotecas basura” en 2007; otros dicen que desde el 2001. Observando una de esas informaciones que se presentan como “alerta mundial”, el analista económico Alberto Bonadona no vaciló en calificar esos manifiestos como “una realidad catastrofista”.

A todo esto, se sugiere no endeudarse económicamente durante la presente gestión.



 




En esta nota