DINERO

Estas son las 3 lecciones del cofundador de Netflix


Lo que importa no son las grandes ideas de negocio, sino tener muchas y probarlas, incluso las malas, dice Marc Randolph

“Y si todo mundo les dice que esa idea no va a funcionar, llámenme, porque a mí me gustan todas las ideas”, dijo Randolph

29/12/2016

Tolerar el riesgo y las críticas, buscar el dolor y tener docenas de ideas, son las tres lecciones para emprendedores, que Marc Randolph, cofundador de Netflix, sugiere. Para Randolph lo que importa no son las grandes ideas de negocio, sino tener muchas y un sistema para probarlas, incluso las malas.

La aversión al riesgo es el primer obstáculo para un emprendedor. Por ejemplo, la esposa del cofundador dijo que Netflix era la peor idea del mundo. En respuesta, el empresario estadounidense cita al guionista William Goldman: "Nadie sabe nada”, en referencia a que es imposible saber cuán bien puede irle a una película con presupuestos exorbitantes o a  películas como 'La Bruja de Blair', que con $us 35.000 de presupuesto recaudó $us 200 millones en las salas.

Asumir riesgos para alcanzar el éxito

La empresa que hoy tiene 80 millones de suscriptores a escala mundial comenzó rentando y vendiendo películas en formato DVD por internet, relató Randolph. Hoy Netflix posee una capitalización de mercado por $us 25.500 millones, según Forbes.

Randolph recomienda que los emprendedores busquen el dolor de los problemas en la vida cotidiana. “El mundo es un lugar imperfecto y hay cosas que no funcionan. Hay ideas, pero primero deben preguntarse ¿qué está mal?”, señala.

netflix

 

Ejemplifica con los envases de pintura, con los que sufrió durante un verano en el que intentó pintar su casa y se dio cuenta que para abrir las latas necesitaba una herramienta especial y un removedor para que la pintura no se secara. El empresario, hasta la fecha, no ve una solución práctica a este tema, con envases tipo tetrapack o detergente para ropa, que son fáciles de abrir.

La innovación no es esperar la mejor idea."El éxito es proporcional a las ideas que los emprendedores prueben”, comenta Randolph. Además no todas deben ser disruptivas y da el ejemplo con Post-it que es un pedazo de papel, pero hoy existe en 50 colores, ocho tamaños y factura $us 1.000 millones anuales.

A Randolph, que vivía en Santa Cruz, California, lo despidieron de su empresa al estilo Sillicon Valley, donde mantienen a la gente en su puesto durante seis meses más en caso de que haya dudas. Mientras seguía en la oficina, todos los días él y Reed Hastings, el otro fundador de Netlfix, viajaban juntos al trabajo y pensaban qué negocio crear, con 16 ideas el lunes, ocho ideas el martes, hasta que, con suerte, llegaba una idea al fin se semana.”Una de esas fue Netflix”.

 



En esta nota



e-planning ad