ECONOMÍA

Esposa de Pari rompe el silencio y dice que no vio “un centavo” del robo


Carolina Jerez y Juan Franz Pari convivieron ocho años y tuvieron dos hijos que tienen 2 y 7 años. Se casaron en febrero de 2016 y se separaron, pero sin divorcio, hace siete meses.  Ella está aprehendida

En la cárcel de mujeres de Obrajes, la esposa de Pari hace más de un mes que está detenida

01/11/2017

Tiene 23 años y aparenta incluso menos. Carolina Jerez está desesperada, porque  ve una serie de “injusticias cometidas por la Fiscalía y mentiras reflejadas por los medios de comunicación”. Su esposo es el principal acusado de un millonario desfalco al Banco Unión, y según ella, eso ha arrastrado a prisión a toda la familia. Pese a eso acepta hablar con este medio en la cárcel de Obrajes.

“Señores fiscales, están buscando el dinero en lugares equivocados, nosotros no lo tenemos”, advirtió refiriéndose a ella y a los padres de Franz. “Mis suegros son absolutamente inocentes, me han acogido en su casa, yo vivía ahí pese a estar separada hace siete meses. Ellos me ayudaban mucho con mis dos hijos (un niño de siete años que cursa el segundo de primaria y una niña de dos años).   

El fiscal Erlan Ayala informó ayer que se procedió al secuestro de un vehículo Mercedes Benz, que está a nombre de la muchacha. El representante del Ministerio Público advirtió que Pari regaló este vehículo a su esposa e indicó que en breve se realizará el avalúo respectivo.

En la conversación de ayer con EL DEBER, Jerez señaló categóricamente que su esposo nunca le dio regalo alguno. “Estamos separados. Hablamos cordialmente, pero él visita a sus hijos cuando yo no estoy. Yo vivo de mi trabajo. No puedo decir que él sea un mal padre, nunca ha hecho faltar para la alimentación ni los estudios de sus hijos. Pero hasta ahí, ni un solo lujo”, recalcó.

Pari no  le entregaba un monto de dinero basado en un acuerdo transaccional que se consensúa entre partes durante el trámite de divorcio. “No iniciamos esos papeleos, y me arrepiento, habría podido acreditar el monto mensual y eso me  hubiera salvado de estar aquí”, se lamentó.

Y recalcó: “No lo odio, pero tengo rabia. No puedo meter las manos al fuego por él, no sé si se robó todo ese dinero, pero yo nunca vi ni un solo centavo”.
En contraste con el relato de la esposa,  los videos en los que Pari aparece con la argentina Luciana Regina Cagnola, cuando le regaló un vehículo de lujo, fueron tomados durante el mes de febrero. En ese entonces él y su esposa ya estaban separados.

Carolina señala que se conocieron cuando ella iniciaba la secundaria en el colegio Sagrado Corazón de Jesús, y su esposo estaba en la promoción.

“Nos enamoramos los dos. Pero lamentablemente, con el tiempo, ambos cambiamos. Él dejó de quererme, y yo también. Yo le puedo decir que le tengo cariño, tenemos dos hijos, y eso nunca cambiará, él será siempre el padre de ellos, pero no puedo decirle que lo amo, porque ya no es así”, manifestó.

La relación tuvo idas y vueltas. Es decir, hubo separaciones y tiempos que ambos se dieron. Decidieron casarse a principios del año pasado. Ella explicó que tomaron la decisión de dar el paso para estabilizar su relación, pero ocurrió todo lo contrario y el matrimonio se vino abajo en menos de un año.
Relató que Pari era cada vez más frío y distante. “Por eso yo no conocía a sus compañeros en el Banco Unión. Él venía, por ejemplo, y me contaba que había un matrimonio de su oficina. Pero no me decía vamos, sino que me informaba que él iría solo”.

No puede negar, al final, que el enterarse de la relación que su esposo tenía con Luciana terminó de sepultar la relación.

La conversación entre ella y EL DEBER transcurría en el comedor del Centro de Orientación Femenina, de Obrajes. Mientras ella hablaba Cagnola pasó por el pasillo contiguo al menos dos veces. Fue inevitable preguntar cómo llevaba adelante esa cercanía, y su respuesta fue concreta.

“Yo no la conozco, no sé si ella al salir con Franz conocía de mi existencia o no.  No le guardo ningún rencor. Les deseo lo mejor a ambos. Cuando nos cruzamos nos saludamos. Hasta ahí”, dijo.

Carolina no realizó estudios universitarios. Tras salir bachiller se dedicó a los negocios. “Soy una mujer muy perseverante. Trabajé desde mis 17 años. Sé que algún rato voy a salir de aquí, y daré todo para sacar adelante a mis hijos”. Tiene un negocio de ropa y realiza ventas por internet.  

“No es fácil estar acá. Tienes dos caminos. Derrumbarte o dar batalla, tenga por seguro que yo no me dejaré vencer”, acotó.

Reacción opuesta

EL DEBER se dio modos para ingresar a la cárcel con el objetivo de obtener la verdad de la esposa, y también de la amante de Pari. Carolina Jerez optó por hablar.

Sin embargo, Luciana Regina Cagnola tuvo una reacción diametralmente opuesta.

Cuando se encontró con el periodista fue muy amable, sonrió, y se excusó de hablar. “El caso ya está en investigación y prefiero que siga su curso. No quiero intervenir”, señaló.

Este medio consultó cómo se encontraba, y ella respondió: “Es lo que hay y debemos seguir adelante”, en ese momento le dio una palmada en el hombro al periodista, y repitió: “No puedo hablar, muchas gracias”, palabras con las que se despidió.

Eran las 12.30. Entre las 12.00 y las 13.00 nadie puede entrar ni salir del centro reclusorio. Cuando este medio esperaba para retirarse, la muchacha volvió a aparecer con dos uniformadas.

“Este es”, les dijo. Inmediatamente, las uniformadas increparon al periodista, le reclamaron por qué había entrado a “sacar información de ese caso sin reportarlo”, e incluso lo amenazaron con detenerlo. Solo después de un trámite de 20 minutos, y una requisa que lo dejó en ropa interior pudo volver a su redacción.

Luego este medio visitó a Nancy Mamani, la madre de Pari, en el penal de Miraflores, pero ella no quiso hablar. “Odio a los periodistas, han dicho muchas mentiras, dejen de hacernos daño”, señaló antes de retirarse. 

Otras seis personas  son procesadas  por el caso Banco Unión

La gerencia general de la entidad estatal designó a dos gerentes que se harán cargo en La Paz y en Tarija
En audiencia de medidas cautelares realizada ayer, hasta el cierre de esta edición, la jueza, Cinthia Delgadillo, evaluaba enviar  a la cárcel preventiva a seis exfuncionarios del Banco Unión por presuntos delitos financieros por no evitar  la sustracción de Bs 37,6 millones.

Los imputados son Carmen V., Víctor Hugo T.M., Zulma S.K. y Ariel U.B. quienes fueron aprehendidos el lunes. Víctor Hugo Q. y Mariela V.R. se sumaron ayer al caso. Trabajaban en la gerencia de Operaciones y en la gerencia de Batallas (La Paz).

El padre de Juan


El director de Comunicación de la Gobernación de La Paz, Edgar Ramos, manifestó que Secundino Pari, padre de Juan Franz, fue funcionario de la entidad entre junio del 2015 y el 28 de septiembre de 2017.

Ramos calificó una persona eficiente en su labor, ganaba como director menos de Bs 10.000, aunque se desconocía el patrimonio que tenía. El padre está siendo buscado por la Policía al igual que otros dos funcionarios del Banco Unión.

Lo cambios

El gerente general de la entidad estatal, Rolando Marín, posesionó ayer  a dos gerentes regionales, que estarán al frente de las agencias de La Paz y de Tarija. 

En un comunicado público, el banco indicó que la gerencia regional La Paz estará en manos  de Eduardo Marcelo Siles Torrico, mientras que la gerencia regional de Tarija estará a cargo de Jaime Roberto Durán Flores./MM