ECONOMÍA

El transporte desconfía y critica la nueva medida


Los dirigentes de taxis, de radiomóviles y de las cooperativas consideran que la ampliación es una muestra de ineficacia de la empresa estatal de seguros

La venta de certificados siguió durante la jornada de ayer. La cantidad de personas en las filas disminuyó

29/12/2016

Para el transporte cooperativizado y para los representantes de los taxis y radiomóviles de Santa Cruz la nueva medida dispuesta por el Gobierno les genera dudas, por lo que critican el accionar de Univida, empresa estatal de vender el SOAT para la próxima gestión.
Desde la Federación de Transporte Cooperativizado de Santa Cruz (Fedetrans), que presta servicio urbano e interprovincial, observaron la salida que encontró el Gobierno ante la mala comercialización del seguro por parte de Univida.


De acuerdo con Fedetrans eso demuestra que no hubo seriedad en la elección de las empresas que iba a vender el seguro y que con esta ampliación se busca protegerla en vez de sancionarla.
A su vez, Carlos Mamani, representante del sector de los taxis y radiomóviles, sostuvo que no se tienen detalles de cómo funcionará esta ampliación y cómo y quién se hará cargo de los gastos en caso de un accidente de tránsito.


“No recuerdo haber visto esto. Es una vergüenza que en el intento de monopolizar el negocio de los seguros contra accidentes de tránsito el Gobierno no tuvo la capacidad de actuar de una manera más seria y tuvo la irresponsabilidad de salir al mercado sin estar preparado”, subrayó Mamani. 

Pocas ventas
A pesar de que el Ejecutivo anunció la nueva medida de ampliación y vigencia del SOAT 2016 hasta febrero del próximo año, en algunos puntos de venta del seguro la oferta del mismo fue normal.
En el segundo anillo y el Parque Urbano, dos puntos de venta, con pocos compradores, vendían el certificado.

“Hoy (por ayer) vamos a vender los remanentes que nos quedó y desde mañana (por hoy) ya no lo haremos”, explicó Susana Gómez, vendedora del seguro.
La misma situación se dio por la radial 171/2, entre cuarto y quinto anillo, en donde se seguían con la comercialización de la viñeta.


“Aprovecho que hay poca gente para tener por lo menos el certificado. Es peligroso circular sin un documento que cubra un accidente”, dijo Jorge Paz. que compró dos seguros para autos particulares.
En el puesto de la Parí entre cuarto y quinto anillo, cinco vendedores, aburridos por la inactividad, esperaban a los clientes para vender los cincuenta certificados que aún les quedaban 



Notas Relacionadas



En esta nota



e-planning ad