ECONÓMICO

El sueño de Puerto Busch requiere unos cuatro años para concretarse


Exportaciones. El Gobierno mira Ilo como alternativa inmediata y condiciona a estudios fortalecer la salida por el Atlántico; privados piden mayor presencia estatal en Puerto Quijarro para aumentar volúmenes de carga

El Estado contempla obras entre $us 600 y 800 millones, pero con aporte de privados
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

07/10/2018

Todavía al calor de la derrota diplomática en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, el Gobierno mira el puerto Ilo, sur de Perú, como la salida alternativa inmediata, tanto por el compromiso adquirido con el Gobierno de este país de expandir su capacidad de carga, como por su conexión con el futuro corredor ferroviario bioceánico.

Mientras, el sueño de convertir Puerto Busch, el puesto militar asentado en las riberas del río Paraguay, en un puerto soberano que garantice el comercio con los mercados del mundo, deberá esperar al menos unos cuatro años para consolidarse y discurrir por sus rojizas aguas, tal como apuntan productores a base de las inversiones que se requieren.

Lo señaló también el ministro de Obras Públicas, Milton Claros, que respecto al primero destacó el compromiso con Perú de ampliar la capacidad de carga del puerto multipropósito de 1 millón de toneladas al año, con una inversión de $us 20 millones, y de profundizar el calado para grandes embarcaciones, por otros $us 200 millones; mientras que respecto a Puerto Busch dijo que se requiere un estudio de mercado, volúmenes y productos “para instalar la infraestructura adecuada”.



Para el presidente de la Cámara Nacional de Exportadores de Bolivia (Caneb), Wilfredo Rojo, la alternativa rentable es Puerto Busch, aunque es a largo plazo.

“La ventaja es que con este puerto la inversión es en territorio nacional”, apuntó Rojo.

La ministra de Planificación, Mariana Prado, indicó que se contemplan soluciones técnicas como una carretera, o un canal, con una inversión entre $us 600 y 800 millones, a lo que convocó al sector privado, que advierte que falta voluntad política más allá del discurso.

Mirar al Atlántico



Un mes antes de la firma del Tratado de 1904, entre Chile y Bolivia, la Sociedad de Estudios Geográficos e Históricos de Santa Cruz envió al Congreso un memorándum en el que hacía énfasis, entonces como ahora, de la necesidad de integrarse al resto del mundo por la salida más fácil: por el río Paraguay hasta el Atlántico.

A este histórico documento firmado en septiembre de 1904 regresan representantes del sector exportador cruceño, a fin de repetir 114 años después que hay que “mirar al Atlántico para salir del estancamiento”.

Para el gerente general del IBCE, Gary Rodríguez, impulsar Puerto Busch es una inversión a largo plazo que significa la construcción de una carretera (hay 54 kilómetros que se inundan por río Negro), instalar un puerto multipropósito e impulsar la parte logística alrededor del puerto, lo que puede llevar entre 4 y 5 años.

Sin embargo, sugirió que se aprovechen los puertos instalados en el municipio de Puerto Quijarro: Gravetal, Puerto Aguirre y Puerto Jennefer, que se conectan con la hidrovía Paraguay-Paraná, a través del canal Tamengo.

“Para fortalecer los puertos en Puerto Quijarro no se necesitan recursos económicos, hace falta dotar de mayor presencia estatal (Aduana, Senasag y Felcn) que eleven el estatus”, aseveró.



En el mismo tenor, autoridades del municipio de Puerto Quijarro lanzaron un pronunciamiento en el que piden a la Gobernación de Santa Cruz y al Gobierno potenciar el acceso al Atlántico desde el canal Tamengo, “donde empresarios visionarios lograron desarrollar tres puertos privados”.

Priorizar inversiones

Para el presidente de la Cadex, Oswaldo Barriga, el Estado necesita estudiar y aprovechar la mayor cantidad de puertos que sean posibles, “ahora y dentro de unos años más todavía”, debido a que la tendencia es que los volúmenes de exportación e importación se incrementen, por lo que no se debe “desestimar ningún puerto”.

Pero si se trata de priorizar, enfatiza Barriga, se debe invertir en casa, en otras palabras Puerto Busch, ya que “es internacional, soberano, y garantiza que la inversión se queda en el país”.

El presidente de la Cadex adelantó que esta semana esperan reunirse con el ministro de Obras Públicas para expresar su predisposición a colaborar en lo que haga falta, además de presentar informes que ayuden a desarrollar Puerto Busch y los demás puertos alternativos para llevar la carga al resto del continente y así tener una alternativa concreta a los puertos del Pacífico.

Movimiento económico

El flujo de carga estimado en la hidrovía Paraguay-Paraná alcanzó su pico máximo en 2017 con 1,6 millones de toneladas, de los más de 5 millones de toneladas que exporta el país por año. Hasta julio de 2018 se registró un incremento del 11% con relación a similar periodo del año anterior, lo que indica que esta es una ruta que interesa.

El principal producto que se exportó en 2017 fue la torta de soya en un volumen de 668.823 toneladas, y el principal producto importado en el mismo año fue el diésel en un volumen de 351.794 toneladas, según el IBCE.

Desde el Gobierno adelantaron que en 2019 ingresa en fase de construcción la red vial del tren bioceánico, cuya inversión en concesión con capital europeo ascenderá a $us 7.000 millones y se espera concluirlo en 2025.