ECONOMÍA

El subsidio a combustibles crece; expertos lo atribuyen a la menor producción


El monto del presupuesto consolidado es casi similar al de este año; entre los presupuestos 2018 y 2019 hay una diferencia de 74 millones de bolivianos. Los empresarios ven que la venta de gas sigue siendo el principal sostén del Estado


Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

01/12/2018

De 1.705 millones de bolivianos a 2.727 millones es lo que subirá la subvención a la gasolina y al diésel oil en 2019; es decir, Bs 1.022 millones más, según el Presupuesto General del Estado (PGE), que ayer fue presentado por el ministro de Economía, Mario Guillén. Este aumento, en la voz de dos expertos, tiene una explicación: el país producirá menos crudo y condensados, lo que obliga a una mayor importación de los dos combustibles.

“Lo que hay que tomar en cuenta son dos cosas: cuando hay mejores precios del petróleo tenemos un efecto doble en nuestra economía, por un lado tenemos mejores ingresos, porque nuestro gas sube de precio; pero, por el otro lado, tenemos también un incremento en la subvención, porque nosotros mantenemos congelado el precio tanto del diésel como de la gasolina y, por lo tanto, pagamos más por la importación; eso hace que, sumado a un crecimiento vegetativo de la población, tengamos que presupuestar mayores montos en subvención”, dijo la autoridad para explicar este aumento.

La diferencia entre la subvención en 2018 y la proyectada para 2019 es de Bs 1.022 millones. El hecho llama la atención porque entre los presupuestos 2017 y 2018 el incremento de los mismos ítems solo fue de Bs 73,2 millones.



“El Gobierno pronostica una extrema caída de producción de petróleo y condensado, entonces la materia prima que va hacia las refinerías es escasa, por lo cual se tiene que importar un mayor volumen”, dijo el exministro de Hidrocarburos Álvaro Ríos.

En su opinión, el país importa el 60% del diésel que se consume y el 30% de la gasolina. Explicó que antes el país producía mayores volúmenes de los dos combustibles y conforme bajó la producción, la importación se hace necesaria.

“Sin embargo, hay la buena noticia de que el precio del petróleo está cayendo y hay una sobreproducción de gasolina en el mercado internacional, con lo que se estima que los precios de la gasolina y el diésel van a bajar; el precio de la gasolina está muy bajo”, dijo a su vez el analista Hugo del Granado.

Al igual que su colega, afirmó que el país tiene déficit en la producción de crudo y condensados, lo que obliga a una mayor importación de combustibles.



Los empresarios, a través de la Cámara Nacional de Comercio, exteriorizaron su observación en este punto porque recordaron que una de las razones para la producción de etanol era reducir la importación de gasolina. “El fuerte incremento en este gasto plantea interrogantes sobre la producción actual de combustibles en el país”, señala el comunicado de la institución.

Bs 74 millones de diferencia

Ayer, el ministro Guillén dijo que para 2019 el presupuesto consolidado será de 214.724 millones de bolivianos, frente a 214.650 millones de este año, una diferencia de apenas 74 millones de bolivianos.

Según la autoridad, el 41% de esa suma es aportada por el nivel central del Estado; es decir, Aduana e Impuestos, que son los entes recaudadores; otro 38% será recaudado por las empresas estatales, dijo Guillén, aunque no explicó las razones para mantener el mismo nivel de presupuesto (históricamente crecía entre 2 y 3%), pero dijo que hubo un crecimiento sostenido en todas las gestiones.

En este punto, los empresarios creen que esto implica un mayor peso tributario sobre los actuales contribuyentes porque no se amplía la base tributaria del país, además observan que la ampliación de los límites para acceder al Régimen Simplificado, aprobado por Evo Morales en octubre de este año para los gremiales, es un desincentivo a la formalización.



Además, el sector privado considera que las entidades estatales que más aportan, el 77%, corresponde a la estatal petrolera YPFB, mientras que en 2018 esa cifra era del 75%, “lo que significa que la dependencia de los recursos por exportaciones de gas sigue siendo alta”.

El PGE también prevé en $us 50,25 el barril de petróleo y Guillén recordó que el precio internacional está en un promedio de 66 dólares el barril.

La inflación alcanzó al 2,79% en 2018 y para la siguiente gestión se prevé que llegue al 4,04%. El ministro dijo que para esta gestión estaba previsto un índice inflacionario del 4,5% y que se cierra con mucho menos, y esperan el mismo comportamiento para el próximo año.

En 2018, el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) cerrará en un 4,7% y es el mismo crecimiento que proyectaron para el siguiente año. Sin embargo, Guillén dijo que ese porcentaje no significa que habrá doble aguinaldo la siguiente gestión porque la medición se realiza de junio a junio.

La inversión pública fue fijada en $us 6.510 millones para 2019, superior a los $us 6.057 millones presupuestados el año pasado; aunque el ministro Guillén aclaró que esta suma no contempla la inversión que se hará en el Seguro Universal de Salud (SUS) para la siguiente gestión. Pero los empresarios creen que el crecimiento que genera la inversión pública es cada vez menor, lo que significa que se debe buscar otras alternativas de crecimiento.

La Cámara Nacional de Comercio afirmó que el sector privado debe ser tomado en cuenta a la hora de ver esas nuevas estrategias, al mismo tiempo precisó que de los $us 6.510 millones planificados para inversión pública, el 31% será financiado con recursos externos, lo que significa un incremento de la deuda externa.

En el ámbito de la educación, Guillén informó que se destinará Bs 21.682 millones; mientras que en salud Bs 20.222 millones, que, según el Gobierno, es superior a otros ministerios.

Los economistas indicaron que el Ministerio de Economía presentó el PGE 2019 atrasado, incumpliendo la Constitución Política del Estado (art. 231).

APUNTES

LOS BONOS
Para los cuatro bonos que tiene el Gobierno (renta Dignidad, Juancito Pinto, Juana Azurduy de Padilla y subsidio prenatal) se destinan Bs 4.703 millones y se garantiza su continuidad.

OTRAS SUBVENCIONES
Los servicios básicos, como energía eléctrica, gas y agua, tendrán una subvención de Bs 126 millones, mientras que los alimentos recibirán Bs 301 millones.

GOBERNACIONES
Por transferencia, se destinará a las gobernaciones Bs 5.105 millones; Bs 11.112 millones a municipios y Bs 3.739 millones a las universidades.