ECONOMÍA

El Gobierno aprobó ley que penaliza el abigeato con seis años de cárcel


Además de rigidez en el castigo, crea el Consejo Nacional de Lucha contra el Abigeato, cuya coordinación nacional será liderada por Congabol. La Asamblea Legislativa cruceña también aprobó la Ley de Apoyo al Productor Ganadero


China insiste en su interés por la producción exportable bovina del país
Escuchar el artículo Pausar Lectura

26/09/2018

El tejido empresarial pecuario de Santa Cruz encamina un nuevo rumbo. En el marco del encuentro ganadero que tuvo lugar en los predios de la Federación de Ganaderos de Santa Cruz (Fegasacruz), el sector recibió dos regalos. El Gobierno entregó la Ley 1102 contra el abigeato que sanciona con seis años de cárcel a los que cometen este ilícito y la Asamblea Legislativa de Santa Cruz sancionó la Ley de Apoyo al Productor Ganadero Bovino.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, a nombre del Gobierno, compartió la noticia dando cuenta de que la ley fue promulgada hoy (por ayer), en su parte medular crea el Consejo Nacional de Lucha contra el Abigeato, cuyo trabajo de coordinación nacional será liderado por Congabol, y hace una tipificación más rígida penalizando con seis años de privación de libertad a los transgresores. Esta norma era parte de los temas irresueltos en el sector.

Romero indicó que el actual Gobierno adoptó medidas normativas para mejorar las condiciones de trabajo en el ámbito productivo. Citó, entre otras, la ampliación de cupos de venta de combustible en las estaciones de servicio, regularización de maquinaria agrícola para que sea adscrita como garantía hipotecaria para acceder a créditos, la obligatoriedad del sistema financiero para ampliar el porcentaje de su cartera en favor del sector agropecuario, cronograma de implementación de procedimientos de desalojo de tomatierras de predios agropecuarios y la moratoria en la verificación de la Función Económica Social (FES) por cinco años.

Entre los temas que preocupan al sector, Romero dijo que no es correcto que la verificación de las condiciones contractuales en materia laboral castigue actividades productivas. “Son dos conceptos que deben ser diferenciados normativamente con toda nitidez porque no es correcta una persecución de inspecciones discrecionales en predios ganaderos”, dijo a tiempo de comprometer la discusión de este tema hoy mismo en el gabinete ministerial.

En el tema de la FES, Romero dijo que también pedirá rediscutir la ampliación de verificación a 10 años. “No estamos en tiempo de perseguir o excedernos en regulaciones, al contrario hay que facilitar el trabajo del sector productivo”, sentenció el ministro.

Óscar Ciro Pereyra, presidente de la Confederación de Ganaderos de Bolivia (Congabol) y de Fegasacruz, agradeció públicamente al ministro de Gobierno por ser uno de los actores políticos del nivel central que contribuyó a la materialización de la ley, cuyo alcance es nacional.

Luego habló de la importancia de que existan “convergencias” entre el sector público y privado, ya sea en el ámbito central, municipal o departamental. “Estamos convencidos que las alianzas público-privada son un éxito”, dijo.

El ganadero sostuvo que el país debe seguir los pasos de Paraguay, que con poca extensión de territorio tiene un excedente de proteína roja bovina de 380.000 toneladas y un ingreso por la exportación de este producto de $us 1.100 millones por año. No obstante, dijo que el país trabaja en el camino correcto para abrir mercados de exportación.

En este ámbito, el presidente de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), Freddy Suárez, manifestó que Bolivia y el sector ganadero están en un momento importante por las posibilidades, cada vez más cercanas, de abrir grandes mercados como China, Rusia y Vietnam.

En la perspectiva de multiplicar el hato bovino y la producción de carne bovina, Suárez pidió destrabar y dar mayor celeridad en el ámbito de seguridad jurídica, tema tributario y laboral, libertad plena para exportar, acceso a tecnología de avanzada en el ámbito genético e infraestructura de transporte.

Productores realzan ley

Desde la presidencia de la Federación Departamental de Productores de Leche (Fedeple), Klaus Frerking señaló que esperan que la rigidez en la penalización que incluye la ley contra el abigeato ayude a reducir los índices de robo de ganado y pérdidas económicas.

El sector lechero estima que el abigeato representa una pérdida de al menos 120.000 cabezas de ganado por año y que, en valor, representa una pérdida por un valor de $us 300.000.

El presidente de la Asociación de ganaderos de Guarayos (Agagua), Pablo Guaristi, ve con beneplácito la norma. Explicó que el último año, uno de los afiliados sufrió el robo de 110 cabezas de ganado. Incluso recientemente se reportó el robo de otras 40 cabezas.

Otra norma productiva

La Asamblea Legislativa cruceña aprobó la Ley de Apoyo al Productor Ganadero Bovino del Departamento de Santa Cruz con el propósito de establecer iniciativas y acciones en apoyo a este sector.

La ley permitirá propiciar alianzas público-privadas, convenios e impulsar acciones para el fortalecimiento del sector ganadero bovino. Contemplan también programas y proyectos y promoción de actividades en eventos como ferias, simposios y encuentros.

La normativa declara el Día del Productor Ganadero Bovino cada 25 de septiembre, fecha en la que se promoverán actos y actividades de apoyo, tanto en la ciudad como en las provincias. Los eventos serán coordinados por la Gobernación cruceña y Fegasacruz.

China, acuerdo es prioridad

“No olviden de exportar la jiba, que a mí me encanta”, afirmó la cónsul de China en Santa Cruz, Wu Di, en el marco de las distinciones que hizo Fegasacruz por el Día del Ganadero.

La diplomática hizo estas declaraciones en el contexto en que ambos Estados, el chino y el boliviano, negocian la exportación de carne nacional al gigante asiático.

La alta funcionaria explicó que tres son los plazos que debe seguir el país para sumarse a la lista de proveedores de carne bovina. La revisión de la sanidad del ganado, que comenzó este mes, la realización de un estudio del sistema productivo integral y el sistema de control de la inocuidad alimentaria, y las evaluaciones sobre las empresas productoras.